OMAR SHARIF

    Omar Sharif, de verdadero nombre Michel Dimitri Shalhoub, nació en Alejandría (Egipto) el 10 de abril de 1932. De origen libanés, educación cristiana y familia de buena posición económica (sus parientes eran cristianos siríacos), estudió en el colegio británico de la ciudad, y matemáticas y física en la universidad de El cairo. Tras incorporarse al negocio familiar, una fábrica de madera, pronto dejó este trabajo para debutar como actor a los 22 años con «Duelo en los muelles», película egipcia a las órdenes del maestro Youssef Chahine. El público le aceptó rápidamente como galán de moda, y así llegó a protagonizar 18 películas seguidas.
    En «Duelo en los muelles», donde usço el nombre artistico de Omar El-Sharif, conoce a la que sería su primera esposa, la actriz Faten hamama, una estrella del cine egipcio de la época. Pronto Sharif intenta dar el salto internacional, primero en producciones francesas como «Le chatelaine du Liban» o «Goha», junto a una jovencísima Claudia Cardinale (que era de origen tunecino), y después en el cine europeo y americano de la mano del famoso director británico David Lean
    PRÍNCIPE DEL DESIERTO
    Cuando David Lean buscaba actores árabes que hablaran inglés para «Lawrence de Arabia», vio una foto de Sharif y quedó impresionado por la belleza y la virilidad del actor, que cuando el alemán Horst Buccholz declinó interpretar al príncipe Sherif Ali, decantándose por «Uno, dos, tres», de Billy Wilder, Lean llamó a Omar Sharif inmediatamente. El papel de príncipe Alí le reportó ser proclamado candidato al Oscar, lo que paradójicamente no le ocurrió con Doctor Zhivago, aunque sí ganara por este trabajo el Globo de Oro al mejor actor en 1966. La película fue un enorme éxito mundial, pese a la sorpresa de Sharif, ya que en el reparto no había mujeres, solo había dos actores un poco conocidos (Anthony Quinn y Alec Guinness – Peter O’Toole despuntaría como actor también con este filme-) y «solo hombres montados en camello que pasaban de un lado a otro de la pantalla», en palabras del actor.
    El propio David Lean le daría el protagonismo absoluto de su siguiente filme, «Doctor Zhivago» (rodado en parte, como «Lawrence de Arabia», en España), ya que no quería que encasillasen al actor en personajes de árabe. En «Doctor Zhivago» daba vida al ruso protagonista de la novela de Boris Pasternak que vive una inolvidable historia de amor en el marco de los tumultuosos años de la Revolución soviética.
    SUPERPRODUCCIONES ÉPICAS
    Establecido definitivamente en Hollywood, Sharif se especializa en superproducciones épicas com «La caída del imperio romano», «Gengis Khan», «Las aventuras de Marco Polo», siendo reclamado por directores de la talla de John Frankenheimer, Richard Fleischer, Fred Zinnemann, Francesco Rosi, Anatole Litvak, Blake Edwards, William Wyler y Anthony Mann.
    Entre sus películas más populares de los años 70 destacan «El último valle» (1970), «Orgullo de estirpe» (1971), «El furor de la codicia» (1971), «La isla misteriosa» (1973, a las órdenes de Juan Antonio Bardem), «La semilla del tamarindo» (1974), «El enigma se llama Juggernaut» (1974), «El último recurso» (1976), «Ashanti» (1979) y «Lazos de sangre» (1979)
    En las décadas de los 80 y 90 su trayectoria se ralentiza: «Pabellones lejanos» (1984), «Top secret» (1984), «Los poseidos» (1988), «Las montañas de la luna» (1990), «Catalina la Grande» (1995) o «El guerrero nº 13». 1999.
    BARBRA STREISAND Y SOPHIA LOREN
    Su filmografía, cercana a los cien títulos, ha recibido en los últimos años un nuevo impulso, especialmente gracias a «El señor Ibrahim y las flores del Corán» (Frangois Dupeyron, 2003), por la que Sharif ha recibido diversos premios, y «Océanos de fuego» (2004). En las últimas décadas ha combinado sus trabajos para la gran pantalla con el trabajo en miniseries y películas para televisión.
    Su gran afición al bridge (sobre la que se ironizó en «Funny Girl) le ha interesado en ocasiones más que los rodajes, anticipándolos o posponiéndolos de acuerdo al calendario de competiciones internacionales de dicho juego.
    Omar Shrif ha vivido múltiples romances fuera de la pantalla. Entre los más conocidos, con Barbra Streisand con la que hizo «Funny Girl» y «Funny Lady», con Sophia Loren, a la que había seducido en el rodaje de «Siempre hay una mujer» y con Lea Massari.
    En agosto de 2003 pasó un mes ingresado en prisión y obligado a pagar una sustanciosa multa por haber agredido a un policía en un casino francés, A principios de 2015 se desvela que padece Alzheimer, por lo que decide regresar a vivir a Egipto. Sharif fallece a consecuencia de un ataque al corazón en un hospital de El Cairo el 10 de julio de 2015.

    Su hijo, Tarek Sharif, intentó emular la carrera del padre desde que David Lean le contratara para el personaje de Zhivago niño en la secuencia del entierro de «Doctor Zhivago».
    El actor recibió numerosos galardones internacionales, entre ellos dos de Festivales españoles: la Lady Harimaguada de Honor del Festival de Cine de Las Palmas de Gran Canaria y la Alhambra de Honor del Tercer Festival Cines del Sur de Granada.