MORGAN FREEMAN

    Morgan Porterfield Freeman, Jr. nació el 1 de junio de 1937 en Memphis, Tennessee (Estados Unidos), hijo de Mayme Edna Revere y Morgan Porterfield Freeman, quien murió en 1961 de cirrosis en el hígado. Pasó la mayor parte de su infancia con su abuela en Charleston, Mississippi, y después se mudó con su familia a Greenwood, Mississippi, a Gary, Indiana, y, por último, Chicago, Illinois. Durante su estancia en Charleston y Greenwood Freeman asistió a Escuela primaria Threadgill, donde representó su primera obra teatral. A los 12 años ganó un concurso y actuó en un programa de radio en Nashville, Tennessee. En 1955, se graduó en la Escuela secundaria Broad Street, en Chicago, y poco después rechazó una beca parcial para Universidad Estatal de Jackson, optando en su lugar a trabajar como mecánico para la Fuerza Aérea del Ejército de los Estados Unidos, tras deshechar el convertirse en piloto militar.

    Sus primeros pasos interpretativos los realiza en el teatro, representando tanto obras en Broadway como participando en producciones off-Broadway, entre ellas «The Niggerlovers». En Broadway debuta en el año 1968 con el musical «Hello Dolly”. Comienza a trabajar como actor en series de televisión en los primeros años 70. Su primera película, donde su nombre no figuraba en los créditos, fue «A man Called Adam”, de 1966, y en 1971 interviene en «Who says I can’t ride a rainbow”, un título dirigido por Edward Mann, pero hasta los 80 se dedica profesionalmente al cine, al principio con pequeños papeles, hasta que en 1987 recibe su primera nominación al Oscar en «El reportero de la calle 42». En 1978 es nominado para el Premio Tony a la Mejor Actuación por un Actor en una obra en «The Mighty Gents».
    Su carrera en el cine comienza a despeguar al intervenir junto a Robert Redford en «Brubaker” (1980), como Malcolm X en «Death of a prophet” (1981), junto a Paul Newman en «Harry e Hijo” (1984), protagoniza «Escuela de rebeldes” (1989), un drama dirigido por John G. Avildsen, y acompañó a Denzel Washington en «Tiempos de gloria” (1989).

    En 1989 repite nominación con «Paseando a Miss Daisy», que protagoniza y que le consagra definitivamente. En 1994, se consolida por su destacable actuación como un convicto en la película «Cadena perpetua» junto a Tim Robbins. Trabaja «La hoguera de las vanidades», de Brian de Palma (1991), en «Robin Hood, príncipe de los ladrones» (2991), en «Sin perdón” (1992) de Clint Eastwood, y «Cadena perpetua” (1994) de Frank Darabont, film por el cual recibe su tercera nominación al Oscar. Pero es con «Seven” (1995), una intriga criminal co-protagonizada por Brad Pitt y dirigida por David Fincher cuando se convierte en una estrella de primera categoría. Posteriormente rueda «Amistad» a las órdenes de steven Spielberg y, Junto a Ashley Judd «El coleccionista de amantes” (1997). Su fama crece ya con cada nueva película.

    El siglo XXI se inicia para Freeman con su debut debutó como productor con «Bajo sospecha” (2000), producida por su compañía Revelation Entertainment. Protagoniza «Toda la verdad” (2002), «El cazador de sueños” (2003) de Lawrence Kasdan, interpreta a Dios en «Como Dios” (2003) y en su secuela, «Sigo como Dios» (2007), y, entre otras películas, co-protagoniza el film de Clint Eastwood «Million Dollar Baby” (2004), por el que tras cuatro nominaciones, gana el Oscar en la categoría de mejor actor de reparto.
    Freeman ha realizado papeles muy diversos, como vagabundo, convicto, entrenador de boxeo, jefe de la CIA, presidente de los EE. UU. (todas éstas dentro de lo dramático) e incluso como el mismísimo Dios. En «The Contract» (2006) comparte créditos con John Cusack dando vida a a un asesino a sueldo; en «Ahora o nunca» (2007) interpreta junto a Jack Nicholson a un enfermo de cáncer terminal que decide cumplir sus últimos deseos.

    En 2005 formó parte del elenco de «Batman Begins», en el papel de Lucius Fox. En 2008 volvería a repetir en este rol en «El caballero oscuro» («The Dark Knight»), y repite en «The Dark Knight Rises», la tercera entrega de la nueva saga de Batman. En «Wanted (Se Busca)» (2008) es Sloan, miembro de una organización de asesinos en la que también se encuentra Angelina Jolie. En 2007 trabaja en el debut como director de su colega Ben Affleck en «Adios pequeña, adios». En «The Code» (2009) trabaja junto a Antonio Banderas en una intriga policiaca. En 2009 vuelve a ponerse a las órdenes de su amigo Clint Eastwood en «Invictus», para dar vida a Nelson Mandela, político sudafricano que combatió el apartheid en su país. La película adapta un libro de John Carlin, siendo nuevamente nominado al Oscar como mejor actor protagonista. En 2010 vuelve a la comedia de acción con «Red» (2010) compartiendo créditos con Bruce Willis y John Malkovich y en 2011 hace «Dolphin Tale».
    La noche del 3 de agosto de 2008 Freeman sufrió un accidente automovilístico en el estado de Mississipi siendo ingresado en un hospital de la ciudad de Memphis con pronóstico grave. Es dado de alta seis días después, tras haber pasado por el quirófano, donde tuvo que ser operado -por las fracturas que sufrió- e intervenido para reconectar los nervios y los tejidos del brazo y la mano heridos en el percance. Según medios locales, la causa fue que el actor se quedó dormido al volante.