MICHAEL DOUGLAS

    Michael Douglas nació el 25 de septiembre de 1944 en New Brunswick, New Jersey (Estados Unidos). Hijo mayor del mítico actor Kirk Douglas y de su primera mujer Diana, conoció desde muy pequeño el ambiente de Hollywood. En 1951 sus padres se separan y Michael y su hermano menor Joel, tres años menor, deben compartir sus vidas con los dos. Kirk Douglas se volvería a casar posteriormente dando a Michael dos hermanos más, Peter Vincent y Erc Anthony. Michael y su hermano Joel asisten a la prestigiosa escuela privada Alan Stevenson y es allí, donde se inicia como actor infantil tras las contínuas visitas de su padre que le lleva a los rodajes. En los años 60 Michael Douglas estudia en la Universidad de santa Barbara, en california, donde, imbuido por el ambiente de la época, coquetea con el movimiento hippy, con la psicodelia, las drogas, el amor libre, la contracultura y el pacifismo. Michael, hijo de un actor famoso, se convierte en uno de sus líderes, combinando su vida en una comuna hippy con diferentes trabajos en grupos radicales de teatro. Sus estudios universitarios los finaliza en 1968, año en que obtiene un premio como actor (aún amateur) por su trabajo en la obra «Cándida».

    Un año después Michael Douglas se traslada a Nueva York para estudiar teatro e interpretación, primero con Sanford Meisner en el Neightborhood Playhouse y posteriormente con Wynn Handman en el American Place Theatre. Será en Nueva York donde el actor (que ya había aparecido de extra en alguna película de su padre y había realizado difrentes funciones técnicas en otras, también recomendado por él, consiga su primer trabajo importante, una obra para la televisión titulada «El experimento», que fue emitida por la CBS. Tras este debut, le llama el director David Miller, que había dirigido a Kirk en «Los valientes andan solos», para ofrecerle el protagonismo de un filme, «Hail, hero!»
    Sn primeras películas no son especialmente relevantes: «Summertree», «Napoleón y Samantha», «Adán a las 6 de la mañana»… en el cine, y direntes apariciones en series como «Tha Albatros» o «Centro médico», en televisión. En 1972 su suerte cambia: Protagoniza la serie de televisión «Las calles de San Francisco», junto a Karl Malden, que le mantiene ocupado hasta 1976, que decide abandonar para realizar una arriesgada pirueta profesional y convertirse en productor.

    Douglas muestra su buen olfato para el éxito al producir «Alguien voló sobre el nido del cuco», segundo trabajo en Estados Unidos del director checo exiliado tras la Primavera de Praga Milos Forman, protagonizada magistralmente por Jack Nicholson y Louise Fletcher en 1975. El trabajo le reporta su primer Oscar como productor del filme y las puertas de Hollywood se le abren de par en par.
    En 1978 protagoniza «Coma» a las órdenes de Michael Crichton, y «El síndrome de China», un feroz alegato antinuclear junto a Jack Lemmon y Jane Fonda que dirige James Bridges y que inmediatamente se conviere en un éxito mundial. Un año después es el protagonista de «Running» con dirección Steven Hilliard Stern y en 1980 «Ahora me toca a mi» («It’s my turn») que firma Claudia Weil. Ese año Michael Douglas sufre un accidente de esquí, que le mantiene apartado de su carrera interpretativa durante tres años, reapareciendo en 1983 con «Los jueces de la ley» («The star chamber»), de Peter Hyams.

    La gran explosión de su popularidad se produce en 1984 con una comedia romántica de aventuras al lado de Kathleen Turner y Danny De Vito: «Tras el corazón verde» («Romancing the Stone»), a las órdenes de Robert Zemeckis. Su papel en esta exitosa película le muestra como un actor capaz de realizar roles protagonistas y en distintos registros interpretativos. El éxito provoca una secuela, «La joya del Nilo», ahora con dirección de Lewis Teague. El éxito del trio actoral aún provocaría un tercer filme, aunque sin relación argumental con los anteriores, «La guerra de los Rose» en 1989, ahora dirigida por el propio Danny De Vito.
    Entre tanto, en 1985 prueba suerte en el musical con la adaptación al cine de uno de los grandes éxitos musicales de Broadway, «A Chorus Line», que dirige Richard Attenborough. Su popularida se vuelve a disparar en 1987 con «Atracción fatal» («Fatal Atraction»), que protagoniza junto a Glenn Close, en la que interpreta a un marido infiel. Adrian Lynne, que venía de realizar «Nueve semanas y media» fue el director. Su personaje marcó un claro punto de inflexión en su carrera cinematográfica. Ambos, Douglas y Close, estudiaron en la misma escuela preparatoria. Michael Douglas insistiría en un papel similar de hombre con problemas en otras dos películas de éxito: «Instinto básico», con Sharon Stone, de Paul Verhoeven, que inaugura el Festival de Cannes en 1991, y «Acoso» (1994), esta vez asediado por Demi Moore.

    Su primer Óscar interpretativo lo obtiene por el papel protagonista de «Wall Street» en 1988, dirigida por Oliver Stone, con la que gana también el Globo de Oro. En 2010 se ha realizado una secuela de esta película, «Wall Street: El diero nunca duerme», igualmente con Douglas y con Oliver Stone como director. Otros éxitos de su trayectoria son «Black Rain» (1989), dirigida por Ridley Scott, «Resplandor en la oscuridad» (1991), al lado de Melanie Griffith, que escribe y dirige David Seltzer, «Un día de furia» (1993), «El presidente y Miss Wade» (1995), «Los demonios de la noche» (1996), «The Game» (1997), «Un crimen perfecto» (1998) o «Jóvenes prodigiosos» (2000). En 1997 se le había concedido el Premio Donostia del Festival de San sebastián por toda su trayectoria artística.

    Michael Douglas entra en el siglo XXI con otro enorme éxito, «Traffic» (2001), que dirige Steve Soderbergh. Le sigue «Ni una palabra» (2001), «Cosas de familia» (2003), «Hasta que la muerte los separe» (2003), «La sombra de la sospecha» («The Sentinel, 2006), «Tú, yo y ahora… Dupree» (2006), «El rey de California» (2007), «Más allá de la duda» («Beyond a reasonable doubt», 2009) de nuevo con Peter Hyams, «Los fantasmas de mis ex novias» (2009) o «Solitary Man» (2009). En 2004 había obtenido en los Globos de Oro el Premio Honorífico Cecil B. De Mille.
    Michael Douglas ha tenido dos matrimonios. Con Diandra Luker se casó el 20 de marzo de 1977. Tuvieron un hijo, Cameron Douglas. El matrimonio se disolvió en el año 2000, después de 23 años de unión. Entre las razones aducidas por Diandra estaba el que él no era un padre apropiado para sus hijos; por otro lado Michael se había convertido en adicto al sexo por lo que su conducta extramarital causó la ruptura. A partir de ahí, Michael Douglas siempre ha estado relacionado con el mundo de las drogas y el alcohol y su personalidad comenzó a introducirse en el mundo de la prensa rosa. En septiembre de 1992 fue internado para someterse a un tratamiento contra el abuso del alcohol en el Sierra Tucson Center.

    En 1998 Douglas asiste al estreno del filme «La máscara del Zorro» y se queda prendado de la imagen de la protagonista, Catherine Zeta-Jones. Poco después estableció una solida relación con Zeta-Jones, y finalmente se casó con la actriz. La pareja está felizmente casada desde el 18 de noviembre de 2000 y tiene dos hijos, Dylan (15 de agosto de 2000) y Carys (20 de abril de 2003). Con frecuencia suelen visitar España, ya que poseen una finca en Mallorca, como muchos otros famosos, antigua propiedad del archiduque Luis XV, primo del emperador austro-húngaro Francisco José, cuya propiedad comparte con su primera esposa Diandra.
    El 16 de agosto de 2010 se hace público que Michael Douglas padece un cáncer en la garganta teniéndose que someter a un tratamiento de radio y quimioterapia durante 8 semanas. Sólo en el caso de que este no funcionara, tendría que ser sometido a una laringectomía o extirpación parcial o total de la laringe, cosa que afectaría a su habla y a su sentido del gusto y del olfato.

    El actor ha tenid en el 2010 más problemas, pues su hijo Cameron Douglas fue condenado a pasar cinco años en prisión por narcotráfico de metanfetaminas. Cameron Douglas (13 de diciembre de 1978), había sido adicto a las drogas desde que tenía 13 años, y fue acusado de ser intermediario en una red de contrabando entre Nueva York y California. Durante el juicio que se llevó a cabo en Nueva York, Cameron se declaró culpable y pidió una nueva oportunidad para rehabilitarse. El juez estimó que su historial hacía dudar sobre su capacidad para superar su adicción. Michael Douglas, desesperado, le escribió una carta al juez pidiendo compasión por su hijo, quien tuvo una infancia muy difícil y quien además ha vivido con «la presión de encontrar su propia identidad teniendo un padre famoso». Sin embargo nada de esto sirvió para que Cameron quedara libre de las rejas. se declaró culpable.