MERIAN C. COOPER

    Merian Caldwell Cooper, conocido en el cine como Merian C. Cooper, nació el 24 de octubre de 1894. Fue un director, productor, guionista y aviador estadounidense, así como oficial de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos y de la Fuerza Aérea de Polonia recondado como el codirector de «King Kong» (1933).
    Sus padres fueron John C. Cooper y Mary Caldwell de ascendencia inglesa. Merian Caldwell Cooper ingresó a la Academia Naval de los Estados Unidos en 1912 hasta su retiro en 1915. En 1916 se unió a la Guardia Nacional de los Estados Unidos para ayudar en la persecución de Pancho Villa en México. Cooper fue piloto de un bombardero durante la Primera Guerra Mundial. Fue derribado y capturado por el ejército alemán, permaneciendo el resto de la guerra en un campo de prisioneros de guerra.

    Desde finales de 1919 hasta el Tratado de Riga de 1921 fue miembro voluntario de un escuadrón de vuelo, el Kościuszko Squadron, que apoyaba al Ejército de Polonia durante la guerra Polaco-Soviética. El 26 de julio de 1920, fue derribado de su avión y permaneció cerca de nueve meses en un campo de prisioneros de guerra soviético. Se escapó del mismo hacia Letonia justo antes de terminar la guerra. Fue condecorado por el comandante en jefe Józef Piłsudski con la condecoración militar Orden Virtuti Militari.

    Aunque ya estaba exonerado del servicio militar por su edad en la Seguda Guerra Mundial, se enlistó y fue comisionado como coronel de las Fuerzas Aéreas del Ejército de los Estados Unidos, prestado servicio en China al General Claire Chennault del escuadrón de voluntarios, los Tigres Voladores. Realizó diversos trabajos periodísticos y empezó en la industria del cine como cámara en la Keystone Pictures de Mack Sennett. Aventurero innato, participó, junto al que sería su socio y compañero inseparable en la dirección Ernest B. Schoedsack (1893-1979) en varias expediciones antropológicas en calidad de operadores de cámara, y de ahí surgió su pasión por el cine documental.
    Cooper dirigió la RKO Pictures antes y después de prestar servicio durante la Segunda Guerra Mundial. Trabajó con Ernest B. Schoedsack en la película «Chang: A Drama of the Wilderness» en 1927. Cooper también se desempeñó como vicepresidente a cargo de la producción de Pioneer Pictures de 1934 a 1936, y vicepresidente de Selznick International Pictures en 1936 y 1937, antes de pasar a la Metro-Goldwyn-Mayer.

    Pero Cooper es mayormente recordado por su trabajo en la película de 1933 «King Kong» junto a Ernest B. Schoedsack. Reconocidos durante generaciones por ser los artífices de la emblemática «King Kong» (1933), la aportación de Cooper y Schoedsack al cine fantástico no se reduce a esta obra maestra que remodeló el mito de la Bella y la Bestia, creó un delirante y antediluviano universo plástico inspirado en Gustave Doré e innovó la técnica de la animación stop motion.
    Debutaron dirigiendo juntos dos piezas maestras del género, «Grass» (1925) y «Chang» (1927). En la primera retrataron el día a día de una tribu nómada de Persia (actual Irán), mientras que en la segunda mostraron la relación entre un nativo de la selva de Siam y una cría de elefante. Aunque después realizaran películas fantásticas, dramas, de aventuras y de misterio, en su cine de ficción siempre estuvo muy presente el aprendizaje documental: las historias de «King Kong» y «Zaroff» surgirán del contacto con mundos exóticos por explorar, de modo que la fantasía más desbordante y la realidad de las selvas y montañas asiáticas o africanas se mezclan a lo largo de toda su obra. De ahí el estilo tan personal que les caracterizaría a lo largo de toda su obra. Después de sus dos documentales realizaron «The Four Feathers» («Las cuatro plumas», 1929), primera versión sonora de la conocida novela de A.E.W. Masson sobre el honor y la cobardía.
    En 1933 Merian C. Cooper y Ernest B. Schoedsack, con Fay Wray, Robert Armstrong y Bruce Cabot como actores principales, dirigen «King Kong», película que marcaría un antes y un después en la historia del cine. La película fue producida por la compañía cinematográfica RKO Pictures y escrita por Ruth Rose y James Ashmore Creelman, basándose en una idea de Merian C. Cooper y Edgar Wallace.

    El filme muestra el hallazgo, por un equipo cinemsatográfico, de Kong, un gorila gigante, en una isla prehistórica perdida y sobre cómo fue capturado y llevado a la civilización contra su voluntad. En un principio, la película fue titulada «La octava maravilla» («The Eighth Wonder»). Los folletos de prensa fueron enviados en 1932 para entusiasmar a los propietarios de los cines y que presentaran «La octava maravilla» en sus anuncios. En el guion original, el gorila es llamado tan solo Kong y fueron los publicistas quienes añadieron «King», de forma que en la película el nombre completo aparece solamente en los títulos de apertura y al finalizar los créditos.

    Merian C. Cooper y Ernest B. Schoedsack también ofrecieron otros registros igual de atractivos en títulos como «The Most Dangerous Game» («El malvado Zaroff», 1932), la gran película sobre el tema de la caza del hombre por el hombre, producida por Cooper y realizada por Schoedsack e Irving Pichel.
    Tras el gran desafío técnico que supuso «King Kong», cumbre del fantástico de los años treinta y también metáfora sobre la situación económica que atravesaba el país tras el crack bursátil de 1929, Cooper fue apartándose de la dirección y se estableció como uno de los principales productores de RKO. En su cargo de jefe del estudio, produciría, entre otras películas, la primera de las elegantes comedias musicales para Fred Astaire y Ginger Rogers, «Flying Down to Rio» («Volando hacía Río de Janeiro», 1933), de Thornton Freeland, y la fantasía aventurera «She» («La diosa de fuego», 1935), de Lansing C. Holden e Irving Pichel, según la novela de H. Rider Haggard y objeto de un remake años después producido por Hammer Film.

    En 1933 se asoció con David O. Selznick en Pioneer Pictures, productora dedicada a experimentar con el Technicolor tricromo: la primera película con esta técnica que lanzaría Pioneer sería «Becky Sharp» («La feria de las vanidades», 1935), de Rouben Mamoulian. Después, a finales de los años cuarenta, fundó con John Ford la pequeña compañía independiente Argosy Pictures, con la que produjeron «The Fugitive» («El fugitivo», 1947), «Fort Apache» (1948), «Rio Grande» («Río Grande», 1950), «The Quiet Man» («El hombre tranquilo», 1952) y «The Searchers» («Centauros del desierto», 1956), entre otras películas de Ford. Cooper sería también uno de los impulsores del formato Cinerama, creado por el fotógrafo y cineasta Fred Waller a principios de los cincuenta.

    Cooper, retidado desde mediados de la década de los 60 («Lo mejor de Cinerama», 1963) fue su última producción, falleció el 21 de abril de 1973 en Jacksonville, Florida.