MAE WEST

    EL GRAN MITO ERÓTICO DE LOS AÑOS 30

    Mae West, uno de los mitos eróticos del cine de los años 30, nació el 17 de agosto de 1893 en Brooklyn, Nueva York. Su verdadero nombre era Mary Jean West. Famosa por su actitud provocativa e irreverente, se la considera como el primer símbolo sexual y la primera mujer fatal de la historia del cine. Sus padres trabajaban en el mundo del show-business, por lo que Mae creció dentro del mundo del espectáculo. Estudia baile y canto desde pequeña e inmediatamente se incorpora a diferentes shows musicales. Con 14 años aparece en un espectáculo como vampiresa, bajo el nombre de The Baby Vamp iniciando el camino por la que sería conocida mundialmente.
    Su primer espectáculo propio en Broadway se titulaba «Sex», que escribió, dirigió, produjo y protagonizó y provocó su primera detención por obscenidad. Mae West empieza a ser la directora y guionista de sus interpretaciones y siempre es ella quién elige a sus compañeros de reparto, algo que raramente se concedía a las demás actrices.
    Su debut en el cine vino provocado por uno de sus espectáculos, «Diamond Lil» (1928), cuyo enorme éxito provoca que Mae en sea llamada por Hollywood. Su debut en la pantalla se produjo en 1932 con la película de Archie L. mayo «Noche trs noche». Aparece como actriz secundaria, pero sus escenas, llenas de malicia y picardía la convierten en protagonista.
    Pronto se convierte en el gran mito erótico del cine de comienzos del sonoro. Cuando en 1932 lleva a la pantalla una adaptación de su obra «Diamond Lil», con el título de «Lady Lou», sale convertida en una megaestrella, una auténtica mujer fatal de la pantalla, pero con un toque inocente en el doble sentido de sus diálogos y con mucho humor.
    En «Lady Lou» Mae West tiene a su lado por primera vez a Cary Grant. La actriz se había fijado en él cuando le encontró en un pasillo de los Estudios Paramount en un descanso del rodaje de «Madame Butterfly» que estaba haciendo el actor. Cuando preguntó por él a un jefazo de la Paramount, le dijo: «Es Cary Grant y está haciendo «Madame Buterfly». «Por mí como si hace Blancanieves» respondió la actriz. «Si sabe hablar, me lo quedo».
    PELÍCULAS
    En los años 30 Mae West protagoniza títulos como «No soy ningún ángel» (1933), «Belle on the Nineties» (1934), «Vete al Oeste, joven » (1936), «Klondike Annie» (1936), o «Every Day’s a Holilay (1937). En la segunda mitad de la década de los 30 entra en vigor el Código Hays de censura, que provoca todo tipo de cortapisas a las películas de West. Aunque la actriz se enfrentó a él con todas sus fuerzas, era una batalla perdida, ya que el Código era una elaboración de los propios estudios cinematográficos. Así, al principio de los 40, tras rodar «My little chickadee» (1940) y «The Heat’s on» (1943), la actriz abandonó el cine para retornar a los escenarios.
    La actriz no volvería a la pantalla hasta 1970 (con el Código Hays ya desaparecido), con «Myra Breckinridge», película en la que también aparecía otro mito erótico cinematográfico mucho más posterior, Raquel Welch. Su última película, basada en una obra de la propia Welch, fue «sextette», en la que compartía reparto con Alice Cooper, Ringo Star y Tony Curtis. Dos años despuéws, el 22 de noviembre de 1980, fallecía a los 82 años.
    SUS FRASES
    Mae West es conocida por sus frases picantes que han pasado a la historia, como: «¿Tienes una pistola en el bolsillo o es que te alegras de verme?», «Cuando soy buena, soy buena; pero cuando soy mala, soy mucho mejor» o «Mae, mido 6 pies y 8 pulgadas (dos metros); -Vale chico. Olvídate de los 6 pies y hablemos de las 7 pulgadas818 centímetros aproximadamente)». Dotada de gran ironía y curvas sinuosas que exhibía en poses lánguidas y provocativas, Mae West fue una maestra del doble sentido y cuando apareció en el firmamento cinematográfico escandalizó a la América puritana de su tiempo.
    Mae West solo estuvo casada una vez, con Frank Wqallace. La pareja perduró desde 1911 hasta 1942. El pintor español Salvador Dalí la retrató en un famoso cuadro suyo: Retrato de Mae West que puede utilizarse como apartamento surrealista.