LOLA GAOS

    173

    Dolores Gaos González-Pola, conocida como Lola Gaos (Valencia, 2 de diciembre de 1921 – Madrid, 4 de julio de 1993) fue una de las grandes actrices secundarias del cine español, fue especialmente conocida por sus trabajos en el papel de Chus en «Mi querida señorita» (1972) de Jaime de Armiñán, y Martina en «Furtivos» (1975), de José Luis Borau, unas películas clave de la transición del franquismo a la democracia. Fue una mujer activista antifranquista, independiente, reivindicativa y feminista. No militó en ningún partido político aunque colaboró con varios partidos de izquierdas. En 1976 fue una de las promotoras de la Asociación Democrática de Mujeres.

    Creció en el seno de una familia culta, de clase media, de izquierdas y republicana formando parte de una saga de artistas e intelectuales.​ Su padre José Gaos y Berea, natural de La Coruña y su madre Josefa González-Pola y Menéndez, asturiana de Gijón, tuvieron catorce hijos de los que sobrevivieron nueve, supieron transmitir a sus hijos su pasión por la cultura, la música y la libertad además del compromiso de los valores republicanos. José Gaos y Berea fue un referente en Valencia durante la Segunda República y la residencia familiar se convirtió en un lugar de peregrinaje para intelectuales nacionales e internacionales.

    Su hermano mayor, José Gaos, catedrático de Lógica, ocupó la cátedra de Ortega y Gasset, de quien fue uno de sus discípulos más notables, antes de exiliarse a México al término de la Guerra Civil, donde creó toda una escuela de pensamiento en las universidades de ese país. Otro hermano, Vicente, fue un conocido poeta y profesor, al igual que su hermano Alejandro, catedrático de Filosofía y poeta, que murió relativamente joven.​ Ángel e Ignacio fueron escritores además de actor y escritor el primero y traductor el segundo. Su padre murió en 1939 en un campo de concentración francés al final de la Guerra Civil y la familia decide exiliarse a México.

    El destino inicial de Lola Gaos era estudiar medicina pero la Guerra Civil truncó sus expectativas cuando tuvo que exiliarse con su familia a México al finalizar la Guerra Civil Española en 1939 y redirigió su carrera a la interpretación. Allí empezó a trabajar en el teatro. El tipo de personajes que interpretó fue deudor de su peculiar físico: enjuta con un tono de voz ronco, es habitual encontrarla en papeles desgarrados dando vida a personajes oscuros, dramáticos o raros1​ de aldeana, bruja o criada,4​ siendo considerada una de las grandes actrices secundarias del cine español.

    De regreso a España en 1945, Lola Gaos empieza desde cero y en circunstancias adversas. Empieza a trabajar en el teatro y toma contacto con algunas de las compañías teatrales de las actrices Mercedes Prendes, Mary Carrillo y del actor Guillermo Marín. Entre sus creaciones destacan los papeles en «Espectros» y el estreno en España de «La casa de Bernarda Alba» de García Lorca (1950), «Las viejas difíciles» (1966) de Carlos Muñíz, «El pelícano» (1968) de August Strindberg, «Woyzeck», y en «De San Pascual a San Gil», de Domingo Miras.

    Sus apariciones en televisión se remontan a los primeros momentos del medio en España, y ya en 1957, cuando TVE solo llevaba un año emitiendo, protagonizó la serie «Los Tele-Rodríguez», de Arturo Ruiz Castillo. Participaría luego en espacios y series emblemáticas de la Televisión española, como «Historia de la frivolidad», «Historias para no dormir», «Estudio 1», «Teatro de siempre», «Novela», «El Irreal Madrid» (1969), «Tres eran tres» (1972-1973) o «Lorca, muerte de un poeta» (1987), trabajando con Chicho Ibáñez Serrador, Valerio Lazarov o Jaime de Armiñán. De todo su trabajo para RTVE destaca su interpretación en la obra «Medea», de Eurípides, que fue emitida en el programa «Teatro de siempre», en diciembre de 1966, acompañada por Agustín González y María Luisa Ponte.

    Lola Gaos trabajó en más de cincuenta películas. Rodó la primera en 1949, «El sótano», dirigida por Jaime de Mayora, con guion escrito por el escritor Camilo José Cela. En años sucesivos, y en especial a partir de la década de los sesenta, se convirtió en actriz de reparto de prestigio en títulos imprescindibles de la historia del cine en España, trabajando a las órdenes de Luis Buñuel («Tristana», «Viridiana»), Luis García Berlanga («El verdugo»), José María Forqué («Atraco a las tres»), Jaime de Armiñán («Mi querida señorita») o Juan Antonio Bardem. Destaca entre todos su papel protagonista, junto a Ovidi Montllor, en «Furtivos» (1975), de José Luis Borau. ​También participó en «Sonámbulos» (1978) de Manuel Gutiérrez Aragón y en «Marianela» (1972) dirigida por Angelino Fons.

    En 1983 Francisco Umbral en el diario El País hizo pública una carta escrita por Lola Gaos explicando sus dificultades económicas y sus penurias. «He estado hospitalizada cerca de dos meses, con una enfermedad que me ha dejado incapacitada de trabajar, aun en el no muy probable caso de que tuviera trabajo. De mi marido, del que estoy separada, cobro 40.000 pesetas mensuales, de las que hemos de vivir mi hija Inés y yo. Inés, licenciada en periodismo, se halla en paro. La pensión que te he dicho corre el riesgo de quedarse en 10.000 pesetas. Se trata llanamente de trabajar para comer».

    Rodó su última película en 1988, una historia de marineros titulada «Gran Sol», dirigida por Ferran Llagostera. Una operación de laringe le había dejado casi sin voz y enferma. Falleció de un cáncer intestinal el 4 de julio de 1993 a los 71 años tras varios años condenada al ostracismo y con penurias económicas.

    La actriz se había casado en 1945 con el abogado Gonzalo Castelló Gómez-Trevijano (quien aportó al matrimonio una hija, Luz) y con el que tuvo una hija, Inés (fallecida en 2003). Se divorció de él, en el año 1982. Activista comunista y feminista, Lola Gaos no militó en ningún partido pero destacó por su compromiso en la defensora de las libertades, los derechos de las mujeres y la lucha contra el régimen franquista.​ En 1976 fue una de las promotoras de la Asociación Democrática de Mujeres junto a Francisca Sauquillo.​ Participó en numerosas asambleas junto a sus compañeras y compañeros de profesión, dando también conferencias y mítines.

    El escritor y poeta Rafael Calero Palma, en julio de 2019 en una semblanza de Lola Gaos, recordó la entrevista realizada por Diego Galán para Televisión Española poco antes de su muerte en la serie «Queridos cómicos». Estaba realizada en su casa y detrás tenía una fotografía de Ernesto Ché Guevara. Sobre su oficio de actriz explicó: «Al actor no se le da la categoría de trabajador, no sé por qué, (…) Cuando voy a trabajar voy contratada con un salario que será más grande o menos grande, pero exactamente igual que el señor que me arregla el televisor. Entonces, ¿por qué nos llaman artistas y nos niegan la categoría de trabajadores?»

    La actriz obtuvo dos Medallas del Círculo de Escritores Cinematográficos. La primera en 1972 como Mejor actriz de reparto en labor de conjunto, y la otra en 1975 como mejor actriz protagonista por «Furtivos». También obtuvo un Fotogramas de Plata en 1975 por «Furtivos». En 1989 XVII Semana Internacional de Cine de Autor de Málaga (antigua de Benalmádena), dedicó un homenaje a Lola Gaos proyectando «Viridiana», «Sonámbulos» y «Tristana». Tresocalidades españolaas tienen calles con su nombre, Valencia, Collado Villalba y Roquetas del Mar.