LIAM NEESON

    Liam John Neeson (llamado William John Neeson originalmente), nació en OBE (Ballymena, Antrim, Irlanda del Norte), el 7 de junio de 1952. Es hijo de Barney Neeson, ya fallecido, y de Kitty Neeson, ex cocinera de un instituto femenino, ambos católicos; y el tercero de cuatro hermanos, siendo él el único varón. Fue criado bajo la religión católica (incluso fue monaguillo) en Ballymena, Irlanda del Norte, una ciudad predominantemente protestante y unionista.

    Neeson se ocupó en diversos oficios antes de dedicarse a la interpretación, ejerciendo de boxeador en su adolescencia, período en el cual le rompieron la nariz. A los dieciséis ya había sido Campeón de Peso pesado de Juventud de Irlanda durante tres años consecutivos, entre otras cosas ayudado por su altura de dos metros.
    Fue a los once años cuando tuvo su primera relación con la actuación. Desde aquel momento siguió actuando en las producciones escolares durante los años siguientes. Tras abandonar el boxeo, Neeson estudió en la Universidad Queen’s de Belfast con la intención de convertirse en maestro, además de cursar estudios en física e informática, pero abandonó esta idea para estudiar interpretación en la Gaiety School y trabajar en el teatro en los años 70, participando en el Belfast Lyric Player’s Theatre y en el Abbey Theatre de Dublín. Teniendo su primera experiencia en una película en 1973, interpretando a Jesús en el film religioso «Pilgrim’s Progress» dirigido por Ken Anderson. Anteriormente tuvo diversos trabajos como operador de grúa para la compañía de cerveza Guinness y conductor de camiones.
    Neeson consiguió su primer papel de entidad en el cine al intervenir en «Excalibur» (1981), película dirigida por John Boorman, quien había admirado el talento del actor tras verle en la escena teatral. Aquí interpreta a Gawain. El elenco lo completaron Helen Mirren (de quien sería pareja), Ciarán Hinds (su íntimo amigo) y Gabriel Byrne.

    Durante la década de los 80 Neeson participó en películas como «Krull» de Peter Yates; «Motín a bordo», junto a Mel Gibson y Anthony Hopkins, remake de la película «Rebelión a bordo» de 1935; «La misión» de Roland Joffé, donde interpreta a un sacerdote jesuita, junto a Jeremy Irons y Robert De Niro. También apareció como actor invitado en la tercera temporada de la serie de televisión «Miami Vice» en 1986. En «Lamb» hace de un sacerdote que duda de su vocación. Las películas que le siguen son «Duet for One» con Julie Andrews y «A Prayer for the Dying» con Mickey Rourke, Bob Hoskins y Alan Bates.

    Pero fue su interpretación en «Sospechoso» de Peter Yates en 1987 el punto de inflexión en su carrera, donde interpreta a un vagabundo sordomudo acusado de asesinato y defendido por Cher. En dicha película también trabajan Dennis Quaid y Joe Mantegna. En «Satisfaction» hace del representante de un grupo musical de jóvenes, y en «The Good Mother» interpreta a un artista irlandés que comienza una relación con una mujer divorciada (Diane Keaton) y con una hija pequeña. En «High Spirits» con Peter O’Toole hace de un fantasma de un hotel que intenta ligar con una inquilina. En «La lista negra» trabaja junto a Clint Eastwood, quien interpreta a Harry el Sucio.

    En 1990 protagoniza la primera película de la trilogía de «Darkman» creada por Sam Raimi, donde interpreta a un científico que estudia la piel humana, que luego de incidentalmente involucrarse con una mafia tendrá que vengarse tras quedar completamente quemado. En ese año interpreta a un minero que se queda desempleado y se ve obligado a boxear, en «The Big Man». Al año siguiente protagoniza el thriller «Bajo sospecha», en el papel de un detective privado. Pero sería su papel en «Shining Through» (1992) como un oficial nazi el que le hizo que Steven Spielberg se fijara en él. En 1992 obtiene un pequeño papel en la película de Woody Allen, «Maridos y mujeres» y en «Leap of Faith» hace del policía que intenta desenmascarar a Steve Martin. Estos papeles lo consagraron; sin embargo su actuación más célebre aún estaba por llegar.

    En 1993, trabajó en «Ethan Frome», con Tate Donovan, Joan Allen y Patricia Arquette, y en «Ruby Cairo» con Andie MacDowell y Viggo Mortensen. También en 1993, Neeson fue nominado al Óscar, a los Globos de Oro, y al premio BAFTA, como mejor actor, por su destacada actuación en el papel del industrial nazi Oskar Schindler en la aclamada «La lista de Schindler», de Steven Spielberg. La película se complementa con excelentes interpretaciones de Ralph Fiennes como Amon Goeth y de Ben Kingsley.

    En «Nell» (1994) interpreta a un psicólogo que le tocará analizar a una joven salvaje que ha vivido sin relación con los hombres, interpretada por Jodie Foster. Tras interpretar a Robert Roy MacGregor en «Rob Roy», con Jessica Lange, John Hurt y Tim Roth en 1995, protagonizó la película «Michael Collins» (1996) con el que ganó la Copa Volpi del Festival de Cine de Venecia. La película fue dirigida por Neil Jordan, director con quien había trabajado en «High Spirits» en 1988. Aidan Quinn, Alan Rickman, Stephen Rea y Julia Roberts completan el elenco. En «Before and After» trabaja con Meryl Streep e interpreta a un hombre que intenta ocultar un crimen cometido por su hijo.
    El 3 de julio de 1994 Neeson se casó con la actriz Natasha Richardson, hija del director Tony Richardson y de la actriz Vanessa Redgrave, su compañera en «Nell» y en la miniserie «Ellis Island» (1984), así como en el teatro.

    En marzo de 1998, tras 12 años, Liam Neeson en los teatros ingleses dirigido por Richard Eyre en el estreno mundial de la obra de David Hare «El beso de Judas». Ese mismo año encarna magistralmente a Jean Valjean en la versión cinematográfica de la novela de Victor Hugo «Los Miserables», dirigida por Bille August, junto a grandes actuaciones de Geoffrey Rush, Uma Thurman y Claire Danes.

    En 1999, Neeson participó en una entrega de la saga «Star Wars», «La Amenaza Fantasma» como el caballero y maestro Jedi Qui-Gon Jinn, maestro de Obi-Wan Kenobi interpretado por por Ewan Mcgregor. Esta película iniciaba una nueva trilogía de la obra de George Lucas. Posteriormente, en el año 2000 protagoniza «Blanco perfecto» junto a Sandra Bullock en lo que fue una de sus pocas experiencias cómicas, aunque la película, en sí, no fuera una comedia. En «The Haunting» interpreta a un médico que lleva a sus pacientes a una casa embrujada. La película la dirige Jan de Bont y en ella trabajan también Catherine Zeta-Jones, Owen Wilson y Lili Taylor.
    En 2002, trabaja en el film «K-19: The Widowmaker», donde interpreta a un capitán de submarinos ruso en rebeldía junto al consagrado actor Harrison Ford. Más tarde obtiene un pequeño papel en «Gangs of New York» de Martin Scorsese, donde interpreta al padre de Leonardo DiCaprio. En la comedia «Love Actually» da vida a un padre que ayuda sentimentalmente a su hijo tras perder a su esposa y madre del chico. En la película además trabajan Hugh Grant, Colin Firth, Alan Rickman, Emma Thompson, Keira Knightley y Laura Linney.

    En 2004 interpreta a Alfred Kinsey, el científico que revolucionó a los Estados Unidos con sus estudios sobre el sexo, en «Kinsey» papel por el que fue nominado a un Globo de Oro. En 2005 trabaja en «Las llaves del reino», de Ridley Scott donde esta vez le toca ser de un caballero cruzado que va en búsqueda de su hijo (Orlando Bloom) para que se una en su viaje a Jerusalén para reclamar su título de noble y encontrar perdón a sus pecados.

    En «Batman Begins» (2005) de Christopher Nolan interpreta a Ra’s Al Ghul, mentor del joven Bruce Wayne. Christian Bale interpreta el papel de Batman, y Gary Oldman, Morgan Freeman, Katie Holmes, Cillian Murphy, Tom Wilkinson y Rutger Hauer completan el elenco de protagonistas. En 2006 vuelve a trabajar en «Desayuno en Plutón», con Cillian Murphy y Brendan Gleeson. En 2006 hace «Enfrentados» junto a a Pierce Brosnan. En «Crónica de un engaño» vuelve a reunirse con la actriz Laura Linney, en un drama también protagonizado por Antonio Banderas y Romola Garai.

    En agosto de 2008 estrena la película «Venganza» («Taken») interpretando a un ex-agente del gobierno cuya hija de 17 años (Maggie Grace) es secuestrada por una mafia albanesa para ser vendida como prostituta al mejor postor. Él tratará de encontrarla y vengarse de todo aquel que intervino en el secuestro.
    Lian Neeson y Nastascha Richardson tuvieron dos hijos, Michael y Daniel Neeson-Richardson, educados bajo el catolicismo, y vivían en Millbrook, Nueva York. Pero Nastascha fallece el 18 de marzo de 2009, tras un grave accidente sufrido en una estación de esquí cercana a Montreal, Canadá. Neeson queda absolutante desolado y, aunque en un principio anuncia que abandona la interpretación, se acaba refugiando en ella para superar su dolor.

    En 2010, encarna al dios griego Zeus en el remake de la película «Furia de titanes» de 1981, en la que se reunió nuevamente con el actor Ralph Fiennes, quien interpretó a Hades. Ese mismo año interpreta al Coronel John «Hannibal» Smith en la adaptación cinematográfica de la serie «El equipo A», junto a Bradley Cooper, Quinton Jackson y Sharlto Copley. En 2011 protagoniza «Sin identidad» del español Jaume Collet-Serra, donde comparte créditos con January Jones y Diane Kruger. En 2012 protagoniza «Infierno blanco», un film que trata de las penurias de un grupo de operarios cuyo avión donde viajaban se estrella en unas montañas en pleno invierno. También protagoniza «Venganza: Conexión Estambul» interpretando al mismo ex-agente del gobierno, con la diferencia de que en la primera película se llevaron a su hija, ahora vienen a por él. También vuelve a interpretar su papel de Ra’s Al Ghul en «El caballero oscuro. La leyenda renace».
    Neeson es nombrado Oficial de la Orden del Imperio Británico por la Reina Isabel II de Inglaterra en 1999. Mantuvo una relación durante dos años con Freya St. Johnston, 23 años más joven que él, sin embargo en octubre de 2012 se confirmó la ruptura de la pareja.

    En 2014 vuelve a trabajar con Jaume Collet-Serra en «Non Stop: Sin escalas», además protagonizar «Mil maneras de morder el polvo», de Set Mac Farlane, y «Caminando entre las tumbas», de Scott Frank. Este mismo año rueda en diferentes localizaciones, entre ellas en Murcia (España), la tercera entrega de «Venganza» y trabaja a las órdenes de otro director español, J.A. Bayona en «Un monstruo viene a verme».