LEE VAN CLEEF

    Clarence LeRoy Van Cleef, Jr. nació el 9 de enero de 1925 en Nueva Jersey. Más conocido como Lee Van Cleef, fue un actor conocido principalmente por su participación en películas de acción y em spaghetti-western durante las décadas de los años 60 y 70 del siglo XX. Está considerado como unos de los más destacados villanos cinematográficos. Entre sus principales villanos están los que hizo junto a Clint Eastwood en «La muerte tenía un precio» (1965) y «El bueno, el feo y el malo» (1967), ambas del director Sergio Leone.
    De ascendencia holandesa, sus padres fueron Marion Levinia y Clarence LeRoy Van Cleef. Durante la Segunda Guerra Mundial sirvió en la Armada de los Estados Unidos, y se convirtió en actor después de una breve carrera como contable. Sus duros rasgos y sus ojos penetrantes lo convertirían en el villano ideal para cualquier filme.

    Su primera película fue el western clásico: «Solo ante el peligro» («High Noon», 1952) de Fred Zinnemann, en la cual interpretaba a un villano. A partir de ahí, comienza su periplo por el cine estadounidense a través de papeles secundarios en películas de cine negro y aventuras, casi todas de serie B, incluyendo su colaboración con el director Phil Karlson en varios films: «El cuarto hombre» en 1953, junto a John Payne, «Calle river 99» en 1954, junto a Brad Dexter y en «Duelo de titanes» («Gunfight at the O.K. Corral», 1957 ) de John Sturges, junto a Burt Lancaster y Kirk Douglas.

    Aparece también como villano en el clásico de John Ford «El hombre que mató a Liberty Valance» («The Man Who Shot Liberty Valance», 1962), pero a mediados de los la década de 1960, estaba retirado de la actuación y se ganaba la vida como pintor, hasta que un día el director italiano Sergio Leone lo reclutó para sus spaghetti-western. Inicialmente reacio a abandonar Nueva York para trasladarse a Europa a rodar, porque aquel entonces tenía que terminar un cuadro por valor de 30 dólares, sus reticencias rápidamente se disiparon al oír que su sueldo sería de 50.000 dólares. Después de participar en dos películas de Sergio Leone, su carrera se reactivó por sí sola, en un caso muy parecido al de otro actor encasillado en villanos y en parecida situación profesional: Jack Palance.
    A partir de entonces, su presencia en papeles ya de protagonista absoluto y en producciones similares no se hacen esperar: «El halcón y la presa» (1966), de Sergio Sollima, considerada como uno de los mejores spaguetti-western, por su atmósfera mezclada de terror, thriller y western, coproducido entre España e Italia, «El cóndor» (1970), de John Guillermin, junto a Jim Brown en una apreciable cinta que no obtuvo demasiada repercusión, «Los forajidos de Rio Bravo» (1971), de Gordon Douglas, junto a Warren Oates, «El hombre de Rio Malo» (1972), del español Eugenio Martín, junto a James Mason, etc.

    1972 es también el año en que el actor comienza un largo tándem con el director Frank Kramer en varios films muy populares en su día, adscritos al spaguetti-western mas convencional. De este momento son también algunos films de la serie «Sartana» en los que Van Cleef participó.
    A finales de la década de 1970, y tras el declive del spaghetti-western, Van Cleef se incorporó en la televisión, donde el western vivía una segunda edad de oro en multitud de series y telefilms, y ocasionalmente vuelve a la pantalla grande, como en «Escape from New York» (1981), de John Carpenter, convertida hoy en film de culto.
    Lee Van Cleef falleció a causa de un infarto agudo de miocardio el 16 de diciembre de 1989 en Los Angeles. Sus restos reposan en el cementerio Forest Lawn, Hollywood Hills en Los Ángeles.