KIM NOVAK

    Marilyn Pauline Novak, conocida como Kim Novak, nació en Chicago el 13 de febrero de 1933. Considerada uno de los sex symbol de la época dorada de Hollywood, recobró vigencia en su madurez participando en la popular serie de televisión «Falcon Crest». Su padre, que había sido profesor, era funcionario municipal de tráfico, y su madre también había sido profesora. No fue una buena estudiante en el colegio. No se sentía a gusto y le molestaba que se le dijese lo que debía hacer. Cuando terminó sus estudios escolares se dedicó a presentar como modelo vestidos de adolescentes en unos grandes almacenes de la ciudad. Más adelante consiguió una beca para ingresar en una escuela de modelos.

    Unos años después Novak realizó diversos trabajos intentando encontrar su camino para el futuro. Hizo de ascensorista, empleada de tienda e incluso de asistente de un dentista. Pero todo ello no le satisfizo, por lo que volvió a su profesión de modelo, que según ella consideraba había desempeñado bien. Se marchó a Los Ángeles para buscar suerte como modelo en esa ciudad. Comenzó a trabajar y un directivo de los estudios RKO le ofreció un papel muy pequeño en una película de 1954. Aún siendo su papel insignificante, un agente se fijó en ella y le consiguió una prueba ante la cámara en los estudios Columbia, de la que resultó un primer contrato de seis meses.
    Siendo su nombre Marilyn, el estudio decidió cambiarlo, para evitar comparaciones entre Novak y Marilyn Monroe. Ella insistió que su apellido fuese el verdadero, de manera que finalmente todos se pusieron de acuerdo en Kim Novak. Tomó unas clases de interpretación, que el estudio no quiso pagar, y Novak apareció en ese mismo año de 1954 en su primera película, «La casa número 332» («Pushover»), con Fred MacMurray y dirección de Richard Quine. Aunque su actuación no fue digna de mención, los críticos y las audiencias se fijaron en su atractivo físico y en la expresividad de sus ojos, de forma que unos meses después volvió a actuar en otra película, «Phffft!» (1954) esta vez con Jack Lemmon con dirección de Mark Robson.

    Kim Novak comenzó a ser popular a raíz de estas dos películas. Recibía gran cantidad de escritos de sus admiradores y admiradoras. Después de sus siguientes películas, («Son of Simbad» y Five Against the House»), rodadas en 1955 y que también resultaron un éxito para la joven actriz, llegó en ese mismo año su gran oportunidad con «Picnic», de Joshua Logan, film que protagonizó junto a William Holden y que tuvo un éxito rotundo. Novak se había convertido en una actriz, e hizo una interpretación realmente excelente, al igual que Holden. Desde entonces se sucedieron sus apariciones como protagonista en películas co-protagonizadas por actores famosos, como Frank Sinatra en «Pal Joey», de George Sidney, «El hombre del brazo de oro», de Otto Preminger o James Stewart en «Vertigo», de Alfred Hitchcock, donde pasó a ser una rubia hitchcockniana.

    De 1958 es «Me enamoré de una bruja», una de sus comedias más famosas, de nuevo junto a Jack Lemmon y dirección de Richard Quine, director con el que volvería en 1960 con «Un extraño en mi vida». Un año antes, en 1959 se había puesto a las órdenes de Delbert Mann «En mitad de la noche». De 1960 es tambien «Pepe», de George Sidney y de 1962 «Una vez a la semana»m, de Michael Gordon, y «La misteriosa dama de negro», de nuevo con Richard Quine. En 1964 hace «Servidumbre humana» («Of Human Bondage»), de Michael Gordon y «Bésame tonto» («Kiss Me, Stupid»), una ácida comedia de Billy Wilder.

    Tras rodar «Moll Flanders» («The Amorous Adventures of Moll Flanders»), de Terence Young, en 1965, Novak decidió retirarse del cine por un tiempo, y volvió tres años después. Intervino en «La leyenda de Lylah Clare» («The Legend of Lylah Clare»), de Robert Aldrich, que fue un fracaso de taquilla, aunque un éxito de crítica. A pesar de ello, Novak pudo elegir sus papeles en los siguientes años, debido a su enorme popularidad entre el público, que la consideraba una de las actrices más atractivas del cine: «Ojos verdes, rubia y peligrosa» o «Las orgías de la locura» fueron dos de los títulos de esos años. Sin embargo, las películas en las que actuó en los años siguientes no eran buenas, motivo por el cual se fue orientando hacia la televisión, aprovechando las oportunidades que se le ofrecían en este medio de participar en proyectos de mayor calidad o con mayores perspectivas de audiencia como la serie «Falcon Crest».

    En 1977 rodó con Charles Bronson «El desafío del búfalo blanco», que dirige J. Lee Thompson, y en 1979 «Just A Gigolo» (curioso filme con Marlene Dietrich y David Bowie). En 1980 participó en «El espejo roto», adaptación de un relato de Agatha Christie con un largo plantel de estrellas: Angela Lansbury, Elizabeth Taylor, Tony Curtis, Rock Hudson…, bajo la dirección de Guy Hamilton. En 1991 hizo su última película para la gran pantalla, «Liebestraum».

    Novak se casó en 1965. Ese matrimonio duró sólo un año, y acabó en divorcio. Fueron sonados sos romances con Sammy Davis Jr., Frank Sinatra, Cary Grant y Ali Khan. En 1976 se casó de nuevo, con el actor Richard Johnson. Vive con su marido en sus casas de California y Oregón, donde cría caballos y llamas.