JULIE ANDREWS

    Para muchos espectadores, el nombre de Julie Andrews está asociado al de una simpática niñera vestida de negro, con un coqueto sombrerito y un parlanchín paraguas, capaz de hacer vivir, gracias a la magia y la imaginación, las más deliciosas aventuras a un par de niños en la Inglaterra victoriana. Julie Andrews es «Mary Poppins”, sin ninguna duda. Pero no se debe olvidar que esta inteligente actriz y excelente cantante tiene en su haber una filmografía que va mucho más allá de los números musicales que interpretaba en dicha película.

    Nacida en el condado de Surrey (Inglaterra), el 1 de octubre de 1935, Julie Andrews fue descubierta cuando apenas era una niña gracias a su voz llena de encanto. Tenía 19 años cuando debutó en Broadway interpretando «The Boy Friend”. Y la pequeña Julie conquistó al exigente público neoyorquino. Más tarde, cuando estrenó My Fair Lady en 1956, confirmó que también era una gran actriz. Su popularidad fue en aumento al protagonizar una hermosa versión de «Cinderella” en televisión.

    ELEGANTE, DÚCTIL, IRREPETIBLE

    El cine, sin embargo, tardó en fijarse en ella. Cuando se preparaba la versión cinematográfica de «My Fair Lady”, que había representado en Broadway con enorme éxito, albergó esperanzas de protagonizarla, pero Hollywood no confiaba en una estrella inglesa y prefirió a Audrey Hepburn. Julie Andrews tuvo, sin embargo, su pequeña revancha cuando en ese mismo año (1964). Disney le propuso el papel de «Mary Poppins”, con el que ganaría el Oscar de interpretación. A partir de ese momento, su carrera discurrió entre los escenarios y el cine, obteniendo en ambos medios un éxito extraordinario. «Sonrisas y lágrimas” (1965), de Robert Wise, «Cortina rasgada” (1966), de Alfred Hitchcock, o «Darling Lili” (1970), de Blake Edwards, con el que se casó en 1969 y que iba a ser uno de los directores más importantes en su carrera con títulos inolvidables como «10, la mujer perfecta” (1979), «Sois honrados bandidos” (1981), «¿Víctor o Victoria?” (1982) o «¡Así es la vida!” (1986), confirmaron que era una actriz de múltiples registros. Elegante, dúctil, irrepetible, con un sutil sentido del humor, Julie Andrews es una estrella y una gran dama del teatro y de la pantalla.