JUDY GARLAND

    Judy Garland una de las grandes cantantes y actrices del Hollwood clásico, ligada a la MGM, nació en Grand Rapids, Minesotta, el 10 de junio de 1922. Destacó por su prodigioso arte de cantante y por su gran versatilidad como actriz. Su verdadero nombre era el de Frances Ethel Gumm y creció en una familia consagrada al espectáculo ya que sus padres (Frank Gumm y Ethel Milne) y hermanos se dedicaban al teatro musical, en particular al mundo del vodevil.
    La actriz fue una típica niña prodigio, comenzó a andar encima de un escenario a dos años y medio (desde ese entonces solo conoció el trabajo), aparecía en las funciones de sus familiares y poco después y aún niña, su madre la impulsó a crear junto con sus hermanas el conjunto femenino llamado The Gumm Sisters Kiddie Act donde bailaba y cantaba. Ethel Milne al darse cuenta del increíble talento que poseía su pequeña la llevo rapidamente a Hollywood. Fue en esta etapa cuando la pequeña Frances cambió su nombre por el de Judy Garland, bajo sugerencia del productor y actor George Jessel.
    A mediados de los años 30, y con el trío ya disuelto, Judy Garland en Hollywood participo en varias pruebas cinematográficas, que demostraron el elevado talento vocal de la gran intérprete y, a los 13 años, consiguió firmar un contrato con los estudios Metro Goldwyn Mayer (MGM), en los que brillaría en imprescindibles títulos como «Pigskin Parade» (1936) y «Andrés Harvey se enamora» (1938), su primer encuentro con Mickey Rooney, con el que conincidiría en un buen número de películas.
    DOROTHY
    En 1938 Garland apareció en «Melodías de Broadway» como una niña que es llevada por su madre a buscar fortuna en Broadway deslumbrando a todos por su preciosa Voz y le dedica una canción a Clark Gable, otra leyenda de la época.
    Después de varios papeles secundarios, a los 16 años consiguió el papel de Dorothy en la hoy mundialmente famosa película «El Mago de Oz» de 1939. No le fue fácil lograr el papel, ya que se la consideraba demasiado mayor para el personaje por lo que en la pantalla hubo de caracterizarse con menos edad de la que en realidad tenía. La historia, basada en el libro de Lyman Frank Baum, sigue a Dorothy Gale una niña que vive en Kansas pero que se pierde cuando su casa es arrastrada por un ciclón y aplasta a una de las dos brujas que estaban en guerra, Dorothy quiere regresar a casa pero se entera que solo podrá hacerlo si encuentra al Mago de Oz, el símbolo de una ilusión, la magia de la esperanza por encontrar la felicidad a través de uno mismo. Desde ese entonces, el film es asociado con la canción que Judy canta en una parte de la historia, la inmortal «Over the Rainbow» aclamada como la mejor canción de la historia del cine por el American Film Institute. Esta actuación le valió un Oscar especial a la mejor actriz juvenil. Tras el éxito de «El Mago de Oz», Garland se convirtió en una de las actrices más cotizadas de la MGM.
    Y a pesar del éxito (o quizás a causa de esto) Judy Garland tendía a sufrir de frecuentes crisis nerviosas. Pero el trabajo solo profundizaba sus crisis, así para continuar con el ritmo frenético de filmar una película tras otra, la Metro Goldwyn Mayer proveía a la joven Garland constantemente de píldoras para adelgazar, de barbitúricos para poder dormir, anfetaminas para poder levantarse y acudir nuevamente a trabajar. Y a ésto se añadía unas crecientes dosis de tranquilizantes para resistir la tensión. Para Garland, esta constante ingestión de drogas que tenía que consumir para aguantar el implacable ritmo de trabajo la llevaría a padecer de Anorexia, a la drogadicción y a una lucha de por vida contra ellas.
    La apariencia física de Garland era juzgada como inaceptable por MGM, y en muchas ocasiones se sentía poco atractiva. No poseía la clase de belleza para la época que tenían sus compañeras, y esto le causaba gran ansiedad. Por lo tanto, Judy se sometió a grandes transformaciones durante su carrera. En 1944, MGM le dio a Garland una nueva maquilladora, Dorothy Ponedel, que le cambió la apariencia de la actriz en muchos aspectos, desde cambiar la curva de sus cejas hasta modificar la línea del pelo y la forma de sus labios. A Judy le agradaron tanto los resultados que siguió trabajando con Ponedel a través de todo su contrato con La Metro.
    VINCENTE MINNELLI
    Tras un primer matrimonio con el músico David Rose en 1941 que solo dura cuatro años, durante el rodaje de «Cita en St. Louis» («Meet me in St. Louis») un musical clásico filmado en 1944, Judy Garland se enamora del director, Vincente Minnelli, «Cita en St. Louis» combina canciones hilarantes, románticas y la melancólica «Have Yourself a Little Merry Christmas», también en la lista de una las 100 mejores canciones de la historia del cine según el American Film Institute. En septiempre de 1945 se casa con Vincente Minnelli y un año después nace su hiza Liza, destinada a seguir los pasos de su madre, tanto como cantante y actriz, como con su desgraciada vida llena de adicciones.
    En 1945 protagoniza «El reloj» («The Clock»), su primer filme dramático, que no es bien recibido por los espectadores que tenían encasillada a Garland como estrella del cine musical. El frustrante horario de trabajo empieza a afectarla, lo que provoca que falte a varios días en los rodajes sus películas.
    En 1947, mientras filmaba «El pirata», dirigida por su marido Vincente Minnelli, Garland tuvo una crisis nerviosa. A partir de ahí se harían muy notorios los problemas emocionales, que desencadenaron su primer intento de suicidio, lo que llevo a que los ejecutivos de la MGM, ante el escándalo que se acercaba y quienes la habían hecho trabajar sin parar, la introdujeron al consumo de estimulantes, proveyéndola constantemente de ellos, de tranquilizantes y de antidepresivos para poder filmar sin descansar. Dos meses después, llegaría un nuevo intento de suicidio, seguido de otros posteriores por las «radicales bajones» que sufría y por los desordenes inducidos por las drogas que le dieron para trabajar. Su inestabilidad emocional se reflejaba también en otros aspectos de su existencia, en especial en su adicción a las drogas, al alcohol y la anorexia que padecía.
    GIRAS MUSICALES
    Pese a ello salió adelante y esta crisis se transformó en el principio de una nueva etapa alejada de los platós de Hollywood, iniciando giras como cantante por todo el mundo, sus brillantes performances ante el público generaron una serie de grabaciones que se convirtieron inmediatamente en discos clásicos: Apareció en Broadway, tuvo un programa memorable en televisión; mientras seguía ganando aplausos y cada día más y más era considerada toda una leyenda en vida lo que se conoce como el Culto Garland.
    En 1951, Judy Garland se divorcia de Vincente Minnelli para casarse con Sif Luft, su jefe. De esta relación nace, en 1952, su hija Lorna. Da conciertos en EEUU, Inglaterra, Escocia, Irlanda y París, y en 1951, recibe un premio Tony. En 1954 regresa al cine, protagonizando «Ha nacido una estrella», película que le proporcionaría su primera nominación al Oscar y en 1955, gana el Globo de Oro como Mejor actriz en una comedia o musical.
    Tras el divorcio de Luft, comienza una nueva lucha, ahora por la custodia de sus hijas. En 1964 se vuelve a casar, esta vez con el actor Mark Herron, del que se divorciaría en 1968. Pero su vida privada sigue siendo muy dura, afectada por su adición las drogas y al alcohol, con los trastornos emocionales que buscaba paliar con los psicofarmacos.
    EL SHOW DE JUDY GARLAND
    A principios de los años 60, la CBS le firma un contrato de 24 millones de dólares para filmar una serie semanal de televisión, «The Judy Garland Show», que se convirtió en un clásico de la televisión americana de los primeros años 60, obteniendo 4 nominaciones al Emmy. Sin embargo no duró más de 26 episodios porque competía ferozmente con «Bonanza» serie emitida a la misma hora por la NBC y su final resultó ser tanto personalmente como emocionalmente devastador para Garland. En 1961 había regresado de nuevo al cine con un papel secundario en «Vencedores o vencidos». Posteriormente haría «Ángeles sin paraíso» de John Cassavetes, y el musical «I Could Go Singing», su última película, que alternaba con las giras. Su último concierto fue en 1969 en Copenhague.
    En marzo de 1969 contrajo matrimonio con el empresario Mickey Deans, quien la encontró muerta en Londres el 22 de junio de ese año en el baño debido a las pildoras que tomaba para dormir. Tenía 47 años. La versión oficial dice que fue un paro cardiaco accidental, otros dicen que falleció por daño hepático, pero otros apuntan a su enfermedad la anorexia; probablemente fue causada por la suma de todo ello: una vida viviendo entre el trabajo duro, la fama, consumiendo psicofarmacos, alcohol y padeciendo anorexia y terribles depresiones.
    La fama y la gloria de Judy Garland siempre han ido aumentando una vez muerta. Pronto se convierte en el mayor icono para la comunidad gay, que vivió su inesperada pérdida con gran tensión emocional. De hecho, es frecuente la conexión entre su funeral y los disturbios de Stonewall, el 28 de junio de 1969, catalizador del movimiento de liberación homosexual moderno y origen del Día del Orgullo Gay. Dichos disturbios fueron causados por una brutal redada policial en el bar homosexual Stonewall Inn de Nueva York, tan sólo horas después del funeral de la artista. Reconocida y recordada por su brillante aporte y su enorme talento que brindo al cine y a la música; Su cuerpo reposa en el cementerio de Ferncliff, Nueva York. Su tumba es objeto de peregrinajes y culto y en ella nunca faltan flores.