JUDI DENCH

    Dame Judith Olivia Dench, conocida como Judi Dench, es una de las prestigiosas actrices británicas, condecorada por la Reina Isabel II lo que le hace acreedora del título de Dame (equivalente al Sir masculino), que ha compaginado con rigor sus trabajos en cine, teatro y televisión, por los que ha ganado el Óscar, el Globo de Oro, el Tony y el BAFTA.
    Judi Dench nació en York (Gran Bretaña) el 9 de diciembre de 1934 en el seno de una familia de religión cuáquera. Su madre era irlandesa, originaria de Dublín. Finalizada su educación elemental, estudió interpretación en el Central School of Speech and Drama en Londres.
    Se debut artístico se produjo en los escenarios de Liverpool en 1951, representando a Ofelia en el «Hamlet» de William Shakespeare, incorporándose diez años después a la Royal Shakespeare Company, en la que coincidió con el actor Edward Woodward. Por esas fechas se casó con el actor Michael Williams. Desde entonces se ha asociado su nombre a la alta cultura y al teatro. A ello ha contribuido su trabajo en obras de prestigio como el montaje en 1960 de «Romeo y Julieta» bajo las órdenes de Franco Zeffirelli.
    Judi no inició su carrera en el cine hasta el año 1965, año en el que hizo tres películas, «Cabalgando sobre un tigre», «Four In The Morning», por la que ganó el Premio BAFTA a la mejor actriz revelación, y «A Study In Terror», pero pese a este formidable debut, no volvería a ponerse ante una cámara hasta 20 años después, en 1985, con «Wetherby».
    En los años 60 y 70 del siglo XX, Dench siempre mostró sus preferencias por el teatro. En 1969 logra un enorme éxito de taquilla interpretando a Sally Bowles en «Cabaret», papel que consagraría a Liza Minnelli en la adaptación cinematográfica de la obra años después. Durante década y media Judi Dench estrenó sobre los escenarios «The Good Companies» (1974), «The Wolff» (1974), «Macbeth» (1977), «Juno y Paycock» (1980) y «La importancia de llamarse Ernesto» (1982). La actriz dio el salto a la dirección teatral en 1985 con la Royal Shakespeare Company dirigiendo a Kenneth Branagh y a Emma Thompson en la versión teatral de «Mucho ruido y pocas nueces», que el propio Branagh llevaría al cine. Mientras la obra se mantuvo en cartel, Judi Dench rodó con Vanessa Redgrave la película «Wetherby», que supus su regreso a la gran pantalla. Doce meses después, James Ivory le asignaría su primer papel importante en el mundo del cine: el de la escritora que traicionaba los secretos que le confiaba una amiga en «Una habitación con vistas», que le supuso su segundo BAFTA.

    En 1987 trabaja en «La carta final» («84 Charing Cross Road»), de David Hugh Jones y en 1988 «Un puñado de polvo», de Charles Sturridge. Ese mismo año de 1988, como reconocimiento a su carrera, la Reina Isabel II le otorga el título de Dama del Imperio Británico, razón por la cual su nombre se acompaña del tratamiento Dame en las reseñas oficiales.

    La trayectoria cinematográfica cinematográfica de Jubi Dench comienza a despuntar gracias a su pupilo en la Royal Shakespeare Company Kenneth Branagh, que le ofrece prqueños papeles en sus adaptaciones de William Shakespeare para la gran pantalla, como «Enrique V» (1989) y «Hamlet» (1996), donde la actriz compartió planos con John Gielgud.

    Así mismo Pierce Brosnan, entonces protagonista fijo de la saga James Bond, pensó en convertir a M, el jefe del servicio de inteligencia británico, en una mujer. Este cambio se introdujo en la película «Goldeneye» (1995). Judi Dench fue su primera elección para tal papel, ya que Brosnan consideró que podía dotar el personaje de cierto autoritarismo. Posteriormente Dench prosiguió con el personaje en sucesivas películas de la saga: «El mañana nunca muere» (1997), «El mundo nunca es suficiente» (1999), «Muere otro día» (2002), donde M considera a James Bond un anacronismo viviente, un despojo de la guerra fría, inútil en «un mundo en expansión». Le siguen «007 Casino Royale» (2006), viéndose obligada a defender a Daniel Craig, el intérprete que sustituía a Pierce Brosnan como James Bond, ante las reiteradas quejas de los fans de la serie. En ella la jefa del espionaje británico veía como 007 se metía en su casa sin su permiso y la colgaba por teléfono mientras vigilaba expectante su evolución. Le siguieron «007: quantum of Solace» (2008) y «Skyfall», en 2012 en la que interpreta, por séptima y última vez, al personaje de M en la 23ª película basada en las misiones de James Bond, donde muere el personaje
    Con todo, el reconocimiento de Hollywood le llega a Judi Dench con «Su majestad Mrs. Brown» (1997), dirigida por John Madden, donde encarnó a una Reina Victoria de Inglaterra asolada por la viudez y que volvía a sonreír gracias a Mr. Brown. El papel le supuso una candidatura a los Óscar y el Globo de Oro a la mejor actriz dramática, entre otras distinciones. John Madden vuelve a contar con ella para «Shakespeare enamorado» («Shakespeare in Love», 1998), en la que Judi Dench se vio obligada a ponerse según sus palabras, «una horrible dentadura postiza». En dura pugna con Kathy Bates, Judi Dench obtuvo el Óscar a la mejor actriz de reparto por un papel con sólo ocho minutos en pantalla, sólo tras haber aguantado una broma de Whoopi Goldberg al principio de la ceremonia, en la que la maestra de ceremonias había anunciado que tras ser la Reina Victoria e Isabel I, Judi Dench también daría vida al año siguiente «a otra reina: George Michael». Al año siguiente Judi Dench encabeza el plantel de actores en «Amy’s View en Broadway», logrando el premio Tony y hace historia al convertirse en la primera persona en ganar dos premios Laurence Olivier (premios del teatro en Inglaterra), por dos papeles diferentes.

    En 1999 rueda junto a Cher, Maggie Smith, Joan Plowright y Lily Tomlin, «Té con Mussolini», bajo las órdenes de un Franco Zeffirelli que pretendía rendir homenaje a unas mujeres que conocieron el desencanto y lucharon por preservar la dignidad de la vida -incluyendo en ella las manifestaciones artísticas- durante la dictadura italiana.

    En 2000 Judi Dench regresó al Shrine Auditorium de Los Angeles para entregar el Óscar a Michael Caine por su papel en «Las normas de la Casa de la Sidra», dirigida por Lasse Hallström, quien estaba trabajando en ese momento con la actriz en el filme «Chocolat». En él la oscarizada intérprete encarna a una anciana que mantenía malas relaciones con su hija, quien le prohibía a su madre mantener relación alguna con su nieto y que gracias a su amiga Vianne (Juliette Binoche) logra recuperarse de sus disgustos en su fiesta de su setenta cumpleaños. Su trabajo le valió el premio del Sindicato de Actores (Screen Actors Guild), así como unas respectivas candidaturas a los Óscar, el BAFTA y los Globos de Oro, en cuya ceremonia fue designada como mejor actriz protagonista de un telefilme llamado «Las últimas rubias explosivas», en cuyo reparto figuraban Ian Holm, Leslie Caron y Olympia Dukakis. Desgraciadamente su triunfo profesional coincidió con el fallecimiento de su marido.
    En 2001 estrena «Atando cabos», de nuevo bajo las órdenes de Lasse Hallström, donde daba vida a una mujer lesbiana que había sido violada de pequeña por su propio hermano y que de mayor había decidido construir un futuro en Nueva Escocia con la compañía de su sobrino (Kevin Spacey). Ese año se puso bajo la piel de Iris Murdoch en «Iris», donde la mirada perdida de un ser cuya memoria se descompone paulatinamente le valió otra candidatura al Óscar. En 2002 compagina una gira teatral con Maggie Smith con un pequeño papel en la versión cinematográfica de «La importancia de llamarse Ernesto», a las órdenes de Oliver Parker, en la que comparte reparto con Colin Firth, Rupert Everett, Frances O´Connor, Reese Witherspoon, Tom Wilkinson y Anna Massey.
    En 2004 rueda de nuevo con Maggie Smith «La última primavera», donde interpretaba a una mujer que acogía a un joven naúfrago (interpretado por el hispano alemán Daniel Brühl), del que no podía evitar enamorarse tras una vida solitaria exenta de afecto. Más tarde Maggie y ella optan al Premio del Público de la Academia de Cine Europeo.

    En 2005 encadenó la filmación de «Diario de un escándalo», de Richard Eyre, «Orgullo y prejuicio» y «Mrs. Henderson presenta», de Stephen Frears. En la primera Judi Dench encarna a Barbara Cobett, una profesora que apoya a otra compañera acusada de acostarse con un alumno de manera no altruista. En la segunda, la actriz se ponía en la piel de vieja rica que se oponía al matrimonio entre su sobrino y una joven de más baja condición. En la tercera recrea la vida de Laura Henderson, una mujer que regentaba un teatro en el que las actrices ofrecían sus atributos -sin moverse por el escenario- mientras asumía la pérdida de su hijo en la primera guerra mundial y la de su marido. Las tres películas mostraban el perfil de dama autoritaria, aunque con el matiz de que en la segunda se distinguía por su conservadurismo y en las otras por su ideología liberal.

    Al finalizar el año la actriz recibió dos satisfacciones: el 27 de octubre de 2005 es nombrada Dama de la Orden del Imperio Británico por la Reina Isabel II y el 13 de diciembre de 2005 es nominada de nuevo al Globo de Oro por «Mrs. Henderson presenta». Un mes después disfruta de su quinta candidatura al Óscar y otra mención para los BAFTA. A finales de 2006 se anunció su séptima candidatura a los Globos de Oro por «Diario de un escándalo» y su sexta a los Óscar.

    Regresa a Broadway donde estrena «Hay Fever», según el texto de Neil Coward. A finales de 2008 participa en el rodaje de «Nine» de Rob Marshall, con el que volverá a trabajar en la cuarta entrega de «Piratas del Caribe: En mareas misteriosas». 2011 es un año especialmente activo para Judi Dench: «J. Edgar» de Clint Eastwood, «Mi semana con Marilyn» que dirige Simon Curtis, filme sobre Marilyn Monroe protagonizado por Michelle Williams, una nueva versión de «Jane Eyre», dirigida por Cary Fukunaga, junto a Mia Wasikowska y Michael Fassbender en donde interpretaba a la ama de llaves o «El exótico hotel Marigold», de nuevo a las órdenes de John Madden, donde vuelve a compartir créditos con Maggie Smith, con quien ya había trabajado en «Ladies In Lavander».
    En 2012 la actriz británica confiesa que recibe tratamiento para una enfermedad visual degenerativa, algo que no le impedirá proseguir con su carrera: «Este tipo de enfermedad afecta a miles y miles de personas en todo el mundo que tienen que enfrentarse a ello. Es algo con lo que tengo que aprender a lidiar y a lo que me tengo que adaptar pero no conlleva ceguera», aseguraba Dench en un comunicado.
    En 2014 recibe una nueva nominación al Oscar por «Philomena», de nuevo con otro de sus directores favoritos, Stephen Frears. En la película Dench interpreta a una humilde y bienintencionada mujer de setenta y tantos años que se ha pasado los últimos cincuenta buscando a su hijo. Un cínico y descreído periodista caído en desgracia que un buen día se encuentra con la historia de su vida, la historia de Philomena. Ambos se embarcarán en una aventura a través de dos continentes en busca de la verdad y la justicia, lo que les cambiará a ambos para siempre.
    Dench es activista en contra del maltrato animal y exigió que en las cintas de James Bond ninguno de los actores usara pieles de algún ser vivo. La actriz es una apasionada del fútbol. Su equipo es el Everton Football Club.