JOSEFINA MOLINA

    Josefina Molina Reig nació en Córdoba el 14 de noviembre de 1936. Estudió Ciencias Políticas, y en 1962 fundó el Teatro de Ensayo Medea en su ciudad natal, en el que dirigió varios montajes. Ejerce la crítica cinematográfica en Radio Vida de Sevilla. Con la práctica «Melopdrama infernal» (1967), es la primera mujer que consigue el título de dirección en la Escuela Oficial de cine, cuyos cursos había sumultaneado con quehaceres de ayudante en Televisión Española hasta que en 1968 realiza «La metamorfosis» de Kafka, grabada en video plano a plano.

    Pronto se hizo pronto un hueco en la realización de piezas de ficción y teatro para televisión. Por sus trabajos en espacios como «Hora Once» o «Teatro de Siempre» se convirtió en una de las principales realizadoras de la entonces TVE 2 durante los años 70 del pasado siglo, como demostraría con «El camino» (1977), adaptación de la obra de Miguel Delibes que recibió el premio a la mejor dirección en el Festival de Praga. Otras destacadas producciones televisivas de Josefina Molina han sido «Escrito en América» y «Entre naranjos», entre otras.
    Una película de género fantástico, «Vera, un cuento cruel» (1973), será su primer largometraje, para el que contó con la participación de Fernando Fernán Gómez, Julieta Serrano y Alfredo Mayo como protagonistas, al que seguirá seis años después el episodio «La tilita», del filme colectivo «Cuentos eróticos» (1979). Josefina Molina alcanzará su mejor nivel como cineasta en 1981 gracias a la transgresora «Función de noche», exploración delmjundo en pareja gracias a la relación personal entre dos actores, Lola Herrera y Daniel Dicenta, que se interpretaron a sí mismos en el filme.

    A partir de los 80, su contribución creativa al teatro, al cine y a la televisión se amplió al campo literario, a través de la publicación de cuatro novelas.
    Posteriormente, y tras la larga elaboración de la serie de televisión «Teresa de Jesús» (1984), dirigió la muy notable «Esquilache» (1988), basada en «Un soñador para un pueblo», de Buero Vallejo, y en 1990 dirige a Charo López y Miguel Bosé en la comedia crítica «Lo más natural». Tres años después realiza «La Lola se va a los puertos» (1993), nueva adaptación de la obra de los hermanos Antonio y Manuel Machado, que reunió bajo los focos a Paco Rabal y Rocío Jurado, que será su ultimo largometraje. Su filmografía incluye también cuatro cortometrajes: «La otra soledad» (1966), «Aquel humo gris» (1967), «Melodrama infernal» (1967), y «La rama seca» (1972).

    En 1990 drige en teatro «Los últimos días de Emmanuel Kant», de Alfonso Sastre. Antes, había llevado a escena con gran éxito «Cinco horas con Mario», monólogo sobre la obra de Miguel Delibes interpretado por Lola Herrera, que daría pie a la película «Función de noche».
    La cineasta cordobesa ha sido merecedora de importantes premios a lo largo de su carrera, entre ellos la Medalla de Oro al Mérito de las Bellas Artes y el Premio a Toda una Vida otorgado por la Academia de Televisión. En cine y televisión, sus producciones han sido exhibidas en los principales festivales del mundo. Ha recibido doce nominaciones a los Goya, y ha ganado el premio especial del jurado del Festival de Biarritz, o el primer premio en el Festival Latino de Nueva York, entre otros. Además posee el gsalardón Toda una vida de la Academia de la Televisión y es presidenta de honor de la Asociación de Mujeres Cineastas (CIMA). En 2012 Josefina Molina recibre el Goya de Honor de la Academia de Artes y ciencias Cinematográficas de España.