JOSÉ LUIS LÓPEZ VÁZQUEZ

    EL REY DE LA COMEDIA

    José Luis López Vázquez de la Torre nació en Madrid, 11 de marzo de 1922, frente al cine Doré, en pleno centro de Madrid, en el seno de una familia pobre y desestructurada. El viejo cine, conocido como el Palacio de las Pipas (hoy sede de la Filmoteca Española) y las películas de Buster Keaton marcaron, según explicaba él, su destino. Hijo de una modista y de un funcionario de Justicia que abandonó a su familia a los pocos años de nacer el futuro actor, López Vázquez creció en un hogar formado por su madre, su tío y su abuela.
    SUS INICIOSDe pequeño quería ser pintor o artista. Tras la guerra civil ingresa en la Organización Juvenil Española (OJE) y es destinado a los Servicios de Prensa y Propaganda.
    Comienza después a trabajar como dibujante figurinista y escenógrafo, faceta en la que destacó durante los años cincuenta y sesenta en obras como «El casamiento engañoso» de Gonzalo Torrente Ballester, «Adèle o la margarita», de Jean Anouilh, «El grillo», de Carlos Muñiz o «Clerambard», de Marcel Aymé. Fue ayudante de dirección de Pío Ballesteros y Enrique Herreros y en 1946 debutó como actor con la obra «El anticuario», en el Teatro María Guerrero; su carrera cinematográfica comenzó en 1951. Se formó como actor en el Teatro de las Organizaciones Juveniles y en el TEU,
    Formó parte de las compañías de Conchita Montes y de Alberto Closas. En esta faceta de actor teatral se recuerdan especialmente sus actuaciones en «La plaza de Berkeley», «El vergonzoso en palacio», «Crimen y castigo», «Historia de una escalera», «Después de la niebla», «Don Juan Tenorio», «El calendario que perdió siete días», «La dama boba», «Las maletas del más allá», «El abanico», «Kean», «Cena de matrimonios», «Cartas credenciales», «¡Amoor!», «Equus», «La muerte de un viajante» y «El manifiesto», entre otras.
    SUS PELÍCULASSu debut en cine se produjo en 1951 con «Esa pareja feliz», de Bardem y Berlanga. Desde que en 1957 rodara «Los jueves, milagro», también con Berlanga y, sobre todo, un año después, con «El pisito», de Marco Ferreri, su popularidad de actor no cesó. Intuitivo y extraordinariamente dotado, en su filmografía se encuentra gran parte de lo mejor del cine español.
    A partir de 1960, López Vázquez comienza a centrar sus interpretaciones en el cine con películas tan conocidos como «Atraco a las tres» (1962), de José María Forqué o «El verdugo» (1964), de Luis García Berlanga. En su filmografía destacan «Una muchachita de Valladolid», «Los tramposos», «Tres de la Cruz Roja», «Vuelve San Valentín», «La gran familia», «Los guardiamarinas», «Sor Citroën», «¡Cómo está el servicio!», «Peppermint Frappe», «El bosque del lobo», «El jardín de las delicias», «Operación Mata-Hari», «Mi querida señorita», «La decente», «La prima Angélica», «Habla mudita», «La escopeta nacional», «La verdad sobre el caso Savolta», «Mamá cumple 100 años», «Patrimonio Nacional», «La colmena», «La Corte de Faraón», «Moros y Cristianos», «El juego de los mensajes invisibles», «Todos a la cárcel» o «Torrente 2, misión en Marbella», fueron sólo algunos de los cientos de títulos en los participó. Su incursión en el cine de Hollywood quedó plasmada en «Viajes con mi tía», dirigida por George Cukor en 1972, quién intentó llevárselo a Hollywood, aunque López Vázquez prefirió quedarse en España.
    SUS DIRECTORESEn un principio papeles cómicos haciendo pareja con Gracita Morales, pero hacia los años sesenta empezó a actuar en películas dramáticas y llegó a aparecer en más de 200 largometrajes, de los que rodaba varios al año; Dotado de una inconfundible comicidad que con gran versatilidad supo compatibilizar con papeles dramáticos, López Vázquez lo fue todo en la comedia española de los años 50 y 60. Trabajó a las órdenes de los mejores directores del momento, Luis García Berlanga, Marco Ferreri, José María Forqué, Jaime de Armiñán, Antonio Mercero, Carlos Saura, Pedro Lazaga, Fernando Palacios, Fernando Fernán Gómez, Francisco Regueiro, Mario Camus, Pedro Olea, Jaime Camino, Manuel Gutiérrez Aragón, Antonio Drove, Juan Pinzás, Angelino Fons, Juan José Campanella… También con grandes directores internacionales, como el francés Christian-Jacque o el norteamericano George Cukor. su última aparición en el cine fue en 2008 con «Y usted… ¡quién es?», de Antonio Mercero.
    En televisión ha protagonizó las series «Este señor de negro» (1975-1976) y «Los ladrones van a la oficina» (1993-1996), además de ser el inolvidable hombre atrapado en una cabina de teléfono en «La cabina», de Antonio Mercero, tv movie que ganaría un premio Emmy.
    SUS AMORESLópez Vázquez estuvo casado con la actriz Ana María Ventura, y luego se relacionó con Catherine Magerus, con la que no pudo casarse debido a la inexistencia de divorcio y de la que tuvo dos hijos, José Luis, dedicado al cine y Virgina, fallecida en 1994. Posteriormente tuvo otras dos hijas con la periodista Flor Aguilar; en sus últimos días estuvo unido a la actriz Carmen de la Maza.
    Entre otros premios obtuvo el Ricardo Calvo (1982), el del Espectador y la Crítica (1982), la Medalla de Oro al Mérito en la Bellas Artes, la Medalla de Oro al Mérito en el Trabajo y el Premio Nacional de Teatro. También le concedieron la I edición del Premio Nacional de Teatro Pepe Isbert, que otorga la Asociación de Amigos de Teatro Circo de Albacete, hoy Amigos de los Teatros de España (AMITE) y el Goya de Honor. El actor falleció el 2 de noviembre de 2009 en Madrid a los 87 años tras una larga enfermedad.
    SUS FRASES:»Yo pienso que el cine ha sido siempre un actor, una actriz, que hablan, se mueven, se expresan, sufren, lloran, se ríen, viven… y eso no debe desaparecer»
    «Yo era un niño muy independiente, muy solitario, muy de andar por mis propios medios, con el Museo del Prado al lado, el Museo Antropológico también y bueno, una biblioteca popular y el cine. Así, cuando no tenía perras para ir al cine me consolaba en la biblioteca, leyendo a Salgari o a Julio verne, o la colección El Tesoro de la Juventud»
    «La vocación ha sido por cinéfilo, porque yo he sido cinéfilo desde mi más tierna infancia, que mi madre me llevaba en brazos al cine. He recorrido todo ese perímetro clásico de locales que hay en Madrid que lo forman el cine Doré, el Monumental Cinema, el cine Ideal, los tres primeros. Luego vino el san Carlos, el Delicias, que estaba enfrente de mi casa, más popular, y el cine Elcano, que también estaba muy cerca, el Montecarlo con sus programas dobles. O sea que la vocación empieza viendo, viendo y viendo películas»
    «En mi carrera hay una indudable supremacía de los papeles cómicos, de la comedia. He hecho papeles dramáticos muy importantes, muy decisivos, pero -no lo puedo remediar-, me gusta más lo cómico y que la gente se ría, se divierta»
    «Yo he trabajado con toda la vieja guardia de actores del cine español, en los 50 estuve con Antonio Riquelme, José Isbert, Antonio Vico, Valeriano león… y en nuestros días con gente muy joven, por ejemplo con Maribel Verdú en «Soldadito español». Eso me hace sentirme un poco puente entre dos generaciones».
    «Yo no sé realmente como pude hacer ocho o diez películas en un año. Pero en el cine español tienes que coger todo lo que te den, no puedes dejar pasar. a mi me decían «te puedes quemar». Milagrosamente no se quema uno, por suerte, por capacidad, sabiendo cambiar…»
    «Tanto «El verdugo» con Nino Mamfredi como «Tamaño natural» estaban escritas para mí, que iba a ser su protagonista. Lo que pasa es que por el tema de la coproducción con Italia o Francia, enseguida los extranjeros se llevan la mejor tajada, y se la dejamos, y es una barbaridad, un papanatismo, parece que no creemos en nosotros mismos, no nos damos crédito…»
    «A mi me ha apetecido muchísimo pasar a la dirección cinematográfica, pero no estaba el horno para bollos. Me pareció que había que luchar por el tema económico, y soy incapaz… Pero sí, me apetecía dirigir actores, ser todos ellos a la vez, aportar todas mis ideas, es una maravilla… pero no he podido ni nadie me ha dado medios»HAN DICHO DE ÉL:
    «José Luis López Vázquez es una de las figuras más importantes de nuestro cine. Ha estado en las mejores películas, probablemente en la mejor película. Es una de las patas en las que se sustenta el cine de nuestro país”. (Alex de la Iglesia)
    «Era uno de los actores más grandes que ha dado el teatro y el cine español. José Luis López Vázquez fue un actor muy carismático y versátil que dedicó más de 50 años de su vida a la gran pantalla, a las tablas y a la televisión. Su legado artístico es un regalo imborrable que perdurará en la retina de los españoles: hay papeles interpretados por López Vázquez que no se conciben en nuestra memoria colectiva sin el rostro y la voz de este maravilloso actor” (Ángeles González-Sinde)
    «Uno de los más grandes actores que ha tenido el cine español, que lo ha hecho todo, que ha sido versátil, prolífico, un genio absoluto y que en comedia era el número uno». (Santiago Segura)
    «Un actor importante, muy personal, con un físico característico, capaz de hacer bien tanto papeles cómicos como dramáticos. Un hombre un poco seco, reservado, que no salía mucho con los compañeros, pero muy profesional y un caballero en el trabajo» (María Asquerino)
    «Era un actor inconmensurable al que admiraba muchísimo. Creo que en España aún no hemos reparado en el tipo de genio que era este hombre. Su versatilidad era total: tan pronto era capaz de hacer del típico gracioso como de firmar aquellos trabajos complejos y fascinantes junto a Carlos Saura. Le recordaremos siempre como un hombre entrañable” (Pilar Bardem)
    «Uno de los más grandes, si no al más grande de los actores de cine y teatro. Un ejemplo de entrega, disciplina y amor a la profesión. Para él era lo mismo trabajar con los grandes, que en pelis más frivolonas que hemos hecho juntos, aunque no hay que poner etiquetas de ninguna índole a ninguna porque se ha demostrado que todas son importantes. Cuando aparecía en los rodajes con su guión nos daba vergüenza. Lo traía escrito, preparado, anotado y estudiado todo, era un prodigio y claro nos avergonzaba». (Concha Velasco)
    «Parece imposible que un actor pueda tener tanta precisión . También estaba genial en todas las que hizo con Ozores y su gente, nos dejaba anonadados preguntándonos como podía inventarse todo eso. Se decía que tenía algo que ver con Groucho Marx. Se acercaba a esa figura en muchas cosas y viendo el cine cómico que hizo al final de la dictadura, simultáneamente al de Carlos Saura, o La Cabina de Mercero , se comprende que era tan grande como aquellos cómicos italianos, tipo Tognazzi , Manfredi, Sordi, Mastroiani…» (Álvaro de Luna)
    «Era un actor de los que se formaron haciendo de todo, de esos que hizo de lo peor y lo mejor del cine español, miembro de una generación que ya no existe” (Manuel Gutiérrez Aragón)