JOAN BENNETT

    Joan Geraldine Bennett, conocida como Joan Bennett, nació en Palisades, New Jersey; 27 de febrero de 1910. Hija de los actores Richard Bennet y Adrianne Morrison y hermana de las también actrices Constance y Barbara. Debuta en el teatro de niña junto a su padre. En el año 1915, participa junto a su familia en el rodaje de «The Valley of Decision». Joan estudió en importantes colegios de Manhattan y Connecticut para acabar su formación académica en Versalles. Sus primeros pasos en el cine fueron con papeles secundarios, hasta que en 1929 apareció en la película de F. Richard Jones «El Capitán Drummond» junto a Ronald Colman.

    En 1926 contrajo matrimonio con John Marion Fox del que se divorciaría en 1928. En 1932 hasta 1938 volvió a casarse, en esta ocasión con el guionista y productor Gene Markey. Durante esos años afianzó su nombre con películas como «Mi chica y yo» (1932) de Raoul Walsh o «Mujercitas» (1933) de George Cukor. Tras el estreno de ‘Mujercitas’ (1933), donde solo Katharine Hepburn pudo eclipsarla, el productor independiente Walter Wanger se fijó en ella y le ofreció un contrato para mejorar su carrera. La relación de Bennett con Wanger sería clave tanto dentro como fuera de la pantalla durante las siguientes tres décadas.

    En la segunda mitad de los años 30 del siglo XX triunfa con «Wedding Present» (1936) de Richard Wallace, la comedia junto a Cary Grant «Big Brown Eyes» (1936) o el cambio de su color rubio platino a moreno en «La fugitiva de los trópicos» (1938) de Tay Garnett con la que conquistó a medio mundo convirtiéndola en una mujer fatal muy representativa del cine de la época.
    Divorciada de Markey, el 12 de enero de 1940, contrajo matrimonio con el productor Walter Wanger. En esa época alcanzaría la fama cinematográfica gracias a Fritz Lang, con películas como «El hombre atrapado» (1941), «La mujer del cuadro” (1944), «Perversidad» (1945), remake americano de la película «La golfa» (1931, Jean Renoir) y «Secreto tras la puerta» (1948). Desde 1945 alternó su actividad de actriz con la de productora y combino siempre cine y teatro.

    En 1950 Vincente Minnelli la dirigió en la comedia «El padre de la novia» y su continuación, «El padre es abuelo» (1951), junto a Spencer Tracy y Elizabeth Taylor. Ese mismo año, y en lo alto de la fama, su marido Walter, en un ataque de celos, disparó contra el agente de Joan, Jennings Lang hiriéndolo en la ingle. Este escándalo la apartó de la carrera cinematográfica haciéndola actuar principalmente en teatro y en televisión. En septiembre de 1965 se divorciaría de Wanger en México. A partir de ese momento centra su actividad en el teatro y la televisión, siendo nominada al Emmy a la Mejor Actriz por «Dark Shadows» (1966). En 1978 se casaría por cuarta vez con el publicista David Wilde, que permaneció a su lado hasta su muerte.
    De la última etapa de la vida de Joan Bennett cabe destacar su participación en la película de Dario Argento «Suspiria» (1977), que le valió la nominación a los premios Saturn en la categoría de Mejor Actriz de Reparto.

    Joan tuvo cuatro hijas. Una con John Mario Fox a la que llamó Adrienne (nacida en 1928 y conocida también como Diana Markey). La segunda con Gene Markey, Belinda (1934), y las otras dos con Walter Wanger, Stephanie (1943) y Shelley (1948). La actriz murió el 7 de diciembre de 1990 en Scarsdale (Nueva York) debido a un ataque de corazón.