JEFF BRIDGES

    Perteneciente a una familia de actores, Jeff Bridges nació el 4 de diciembre de 1949 en Los Angeles. Su nombre completo es el de Jeffrey Leon Bridges. Su padre es el actor Lloyd Bridges, su madre la actriz Dean Simpson y su hermano el también actor Beau Bridges. Al margen de Beau, Jeff tiene una hermana menor llamada Cindy y un hermano ya fallecido de nombre Gary. Influido por su padre, Jeff Bridges se preparó desde muy pequeño para ser actor, haciendo pequeñas apariciones en series de televisión desde los dos años. Estudió interpretación en Nueva York con Herbert Berghof, y su verdadero debut, utilizando su nombre de Jeffrey Bridges sucedió en 1969, en una película producida para la televisión titulada «Silent Night, Lonely Night». Un año después intervendría en sus primeras películas, «The Yin and the Yang of Mr. Go» y «Odio en las aulas» («Halls of Anger»). A la vez se hizo pintor (sigue siéndolo), y para muestra vale la pena consultar su página web, www.jeffbridges.com, una de las más divertidas e imaginativas que se puedan encontrar

    Estos trabajos llamaron la atención del director Peter Bogdanovich que le dio uno de los papeles protagonistas de «La última película» («The Last Picture Show», 1971), como el joven Duane Jackson, con la que obtendría su primera nominación al Óscar, como mejor actor de reparto, y a partir de la cual se le consideró uno de los mejores actores de su generación. Bridges volvería a meterse en la piel de Duane Jackson en 1990 cuando Bogdanovich volvió a llamar a todo el reparto que dieren vida a los jóvenes de «La última película» para ver como habían evolucionado sus personajes en «Texasville».

    Considerado como uno de los actores más camaleónicos de Hollywood, entre los personajes memorables que han salpicado su trayectoria y que consolidaron su prestigio como actor, destacan el joven boxeador Ernie de «Fat City» (1972), a las órdenes de John Huston; el irreverente Lightfoot, compañero del ladrón de bancos de Clint Eastwood en la película de Michael Cimino «Un botín de 500.000 dólares» («Thunderbolt and Lightfoot», 1974), su segunda nominación al Oscar; El Jack Prescott en la versión de «King Kong» de John Guillermin, producida por Dino de Laurentiis en 1976: Su reencuentro con Cimino en «Las puertas del cielo» («Heaven’s Gate», 1980) como John L. Bridges; el programador informático Kevin Flynn, atrapado dentro de un ordenador en la rompedora película «Tron» (1982); al extraterrestre que choca contra la tierra en «Starman» (1984), su tercera nominación al Oscar y la primera como actor principal; el Matthew «Matt» Scudder de «8 millones de maneras de morir» («8 Million Ways to Die», 1986); el compañero de Jane Fonda en «A la mañana siguiente» («The Morning After», 1986); el Preston Tucker de «Tucker: Un hombre y su sueño» («Tucker: The Man and His Dream», que rueda en 1988 a las órdenes de Francis Ford Coppola; o el pianista de bar Jack Baker en la seductora película romántica «Los fabulosos Baker Boys» («The Fabulous Baker Boys», 1989) donde actuaba al lado de su hermano Beau.

    Ya en los 90 fue el presentador del programa de radio Jack Lucas en «El rey pescador» («The Fisher King», 1991); el superviviente del accidente de avión Max Klein en «Sin Miedo» («Fearless», 1993); el gandul Jeff Lebowski, alias «El Nota”, en la película de los hermanos Cohen «El gran Lebwoski» («The Big Lebowski», 1998), el inquietante Michael Faraday en «Arlignton Road: temerás a tu vecino» («Arlington Road», 1999), el presidente de los EE.UU. Jackson Evans en la película «Candidata al poder» («The Contender», 2000), que supuso para el actor su cuarta nominación al Oscar); el deportista Charles Howard en «Seabiscuit: Más allá de la leyenda» («Seabiscuit», 2003); el complejo Ted Cole de «Una mujer difícil» («The Door in the Floor», 2004); el Noah drogodependiente y colgado ajeno a todo de «Tideland» (2005), de nuevo con Terry Gilliam; el industrioso super villano Obadiahh Stane en el éxito de taquilla «Iron man» (2008); el fuerte oficial del ejército Bill Django en la película «Los hombres que miraban fijamente a las cabras» (2009) y el alcoholizado cantante country Bad Blake en «Corazón rebelde» («Crazu heart»), por la que por fin logra el Oscar al mejor actor.

    Entre sus últimos trabajos destacan la película de suspense y ciencia ficción de Disney «Tron Legacy» (2010), una aventura en 3D de alta tecnología situada en un mundo digital, donde epite el papel de Kevin Flynn de «Tron» y protagoniza la película junto a Garrett Hedlund y Olivia Wilde para el director Joseph Kosinski; «The oper road» en el papel de Kyle Garrett, un legendario pelotero que intenta volver a conectar con su hijo mientras se hace cargo de quiénes son y de que tipo de hombres deben ser, bajo la dirección de Michael Meredith. Además, «A dog yaer» para la televisión por cable estadounidense, película basada en las memorias de Jon Katz y que está dirigida por George LaVoo.

    Jeff Bridges se ha ido convirtiendo con los años en uno de los actores más sólidos del cine de los Estados Unidos, demostrando en numerosas ocasiones su capacidad de interpretar de forma convincente muy diversos personajes. En 1977 contrajo matrimonio con la fotógrafa Susan Geston, con quien permanece felizmente casado. Susan y Jeff, que tienen tres hijas en común, se conocieron durante el rodaje de la película «Vidas sin barrera” (1975), un film dirigido por Frank Perry.
    En el 2000 editó un disco, «Be Here Soon», y ha cantado sus propias composiciones en distintos films. Además de pintar se ha interesado por la fotografía (tiene publicado un libro con fotos tomadas en los rodajes). En 2004 recibió el premio Donostia del Festival de Cine de San Sebastián. Entre sus numerosos premios destacan también el recibido en enero de 2010 por sus compañeros del Sindicato de Actores de Hollywood como el mejor actor del año por su papel del cantante country Bad Blake en «Corazón rebelde».

    Bridges nunca ha pertenecido a la liga de las estrellas de Hollywood, ha rehuido de la fama y de todo lo que ello conlleva eligiendo papeles alejados de la comercialidad y viviendo una vida familiar carente de escándalos. Por su sencillez y naturalidad «Mr. Nice Guy» (Mr. Tipo estupendo) como muchos le llaman, podría decirse que es la «antiestrella» de Hollywood. Consciente del problema del hambre en el mundo, Jeff Bridges es uno de los máximos impulsores de la organización End Hunger Network, por la que se le concedió el Premio Raul Julia en el año 2000. En 2010 participó en la grabación de una multitudinaria versión del célebre «We are the world» para destinar los beneficios a los afectados por el terremoto de Haiti. Bridges es un hombre que, como el sabio que aparece en su págona web, puede enorgullecerse se seguir las cinco reglas para ser feliz: 1. Mantener el corazón límpio de odio; 2. Mantener la cabeza libre de preocupaciones; 3. Vivir simplemente; 4. Dar más; y 5. Esperar menos.