JANET LEIGH

    Janet Leigh nació en Merced (California) el 6 de julio de 1927. Su verdadero nombre era el de Jeanette Helen Morrison. Tuvo una infancia y adolescencia convencionales y estudia música y psicología en el College of the Pacific en Stockton (California). Es en esta época de estudiante universitaria cuando la actriz Norma Shearer ve su fotografía en un centro de esquí. Queda impresionada por su belleza y le recomienda que hable con el representante Lew Wasserman. Poco después firmó su primer contrato con la MGM. Louis B. Meyer le cambia su apellido por el de Leigh que considera más artístico.
    Janet Leigh perteneció al principio a la larga serie de promesas juveniles con que Hollywood intentaba ponerse al día cuando inició una cierta decadencia en la década de los 50. Pero pronto Janet escapa a este destino encarnando con sinceridad, intensidad y encanto a una serie de vibrantes heroínas antiguas y contemporáneas que, sin embargo, no acabaron de lograr de esta vivaz actriz una estrella de primera magnitud.

    Debuta en el cine en 1947 con «The Romance of Rosy Ridge», de Roy Rowland, y en «If Winter Comes», de Victor Saville. Un año después trabaja a las órdenes de Fred McLeod Wilcox en «Hills of Home», una de la serie de películas de la perra Lassie, con Norman Taurog en el musical «Palabras y música» («Words and Music»), y con Fred Zinnerman en «Act of Violence», ya de mucha mayor entidad dramática.
    Pero su consagración le llega en 1949 con la versión de «Mujercitas» que dirige Mervyn LeRoy. Ese mismo año trabaja en otras tres películas: «The Doctor and The Girl», de Curtis Bernhardt, «La dinastía de los Forsyte» («The Forsythe Woman»), de Compton Bennett, y «El Danubio Rojo» («The Red Danube»), de George Sidney.
    Janet Leigh va alternando dramas, musicales («Strictly Dishonorable» o «Two Tickets to Broadway», ambas de 1951) y películas tan variadas como el filme de espadachines «Scaramouche» (George Sidney, 1952), el western «Colorado Jim» («The Naked Spur», Anthony Mann, 1953) o el biopic «El gran Houdini» («Houdini», George Marshall, 1953), donde conoce a Tony Curtis, protagonista del filme, contribuyendo a demostrar tanto su versatilidad como su valía como actriz.

    En 1942 se había casado con John Carlyle, divorciándose poco después y entre 1946 y 1948 estuvo casada con Stanley Reames. Tras conocer a Tony Curtis se casa con él, filmando juntos varias películas, entre ellas la mítica «El príncipe valiente» (Prince Valiant», Henry Hathaway, 1954). Este tercer matrimonio se prolonga hasta 1963, naciendo sus hijas Kelly y Jamie Lee Curtis, ambas actrices, y junto a quienes filmó varias películas. Su matrimonio más duradero fue con Robert Brandt, con quien se casó en 1964.
    Leigh apareció en varias producciones de la RKO, propiedad del magnate Howard Hughes, quien intentó por todos los medios acceder a los favores sexuales de la actriz, pero sus intentos fueron en vano. Películas de Janet Leigh de los años 50 son también «Just This Once» (Don Weis, 1952), «Fearless Fagan» (Stanley Donen 1953), «Viviendo su vida» («Living It Up», Norman Taurog, 1954), «Prisionero de su traición» («Rouge Cop», Roy Rowland, 1954), «Coraza Negra» («The Black Shield of Falworth», Rudolph Maté, 1954), «Mi hermana Elena» (My Sister Eileen», Richard Quine, 1955), «Safari» (Terence Young, 1956), «Amor a reacción» (Jet Pilot», Josef Von Sternberg, 1957) o «Vacaciones sin novia» («The Perfect Furloughh», Blake Edward, 1958).

    Con el final de la década llega la época de mayor esplendor de Janet Leigh: Orson Welles la convierte en la protagonista femenida de «Sed de mal» («Touch of Evil», 1958), Richard Fleischer la dirige en «Los vikingos» («The Vikings», 1958), y Alfred Hitchcock la llama para «Psicosis» (Psycho», 1960), por la que es nominada al Oscar como mejor actriz secundaria y gana el Globo de Oro, donde tomaba la ducha más famosa de la historia del cine. Según relataría años después, los siete días que costó grabar la secuencia de la ducha dejaron huella en ella y nunca pudo darse una ducha con tranquilidad.
    De 1960 es «¿Quién es esa chica?» y «Pepe», ambas de de George Sidney, de 1962 «El mensajero del miedo» («The Manchurian Candidate»), de John Frankenheimer, de 1963 «Un beso para Birdie» («Bye, Bye, Birdie»), de George Sidney, y de 1966 «Harper, investigador privado» («Harper», de Jack Smight, y «Tres en un sofá» («Three on a Couch»), de Jerry Lewis. después su carrera experimenta un inesperado e inmericido declive, pero marcado por filmes mediocres en los que su presencia imponía un toque de autoridad al viejo estilo. Fue el suyo uno de los crepúsculos más sntidos de su generación.

    Como tantas actrices, se refugió en la en la televisión. En la década de los 80 se retiró por completo de la interpretación: Janet Leigh se despide del cine con «La niebla» («The Fog», 1978), una gran película de john Carpenter, y con «Halloween h20» (1998), ambas al lado de su hija Jamie Lee Curtis. En 1984 había publicado su autobiografía, «Psycho: Behind the Scenes in the Classic Thriller». La actriz fallció en su residencia de Beverly Hills el 3 de octubre de 2004 a causa de una vasculitis. Tenía 77 años.