JANE FONDA

    Actriz, escritora, editora de libros y videos de aeróbic y activista política, Jane Fonda nació el 21 de diciembre de 1937 en Nueva York. Es hija del actor Henry Fonda y de Frances Ford Seymour. Tiene ancestros alemanes y el apellido Fonda es originario de Holanda. Aparentemente el nombre de Jane está inspirado por lady Jane Seymour (tercera esposa de Enrique VIII de Inglaterra), quien es una pariente lejana por parte de su madre, una mujer que subrió abusos sexuales de pequeña y que se acabaría suicidando, que siempre estuvo distanciada de su hija. Su hermano, Peter Fonda (nacido en 1940), y su sobrina Bridget Fonda (nacida en 1964), también son actores. Tiene una hermanastra mayor, Frances Brokaw, así como una hermana adoptada, Amy, quien nació en 1953.
    Estudia en Haward y recibe clases de interpretación en el Actor’s Studio antes de debutar en el cine en el año 1960 con la película «Tall Story» («Me casaré contigo»), bajo la dirección de Joshua Logan. En ella desempeña el papel de una estudiante que mantiene un romance con un jugador de basket, interpretado por Anthony Perkins. A esta presentanción le siguen «Period of Adjustment» («Reajuste matrimonial») y «Walk on the Wild Side» («La gata negra»), ambas estrenadas en 1962. Por esta última película, en la que desempeña el papel de una prostituta, recibe el premio Globo de Oro a la nueva actriz del año. Le sigue «»The Chapman Report» («Confidencias de mujer»), de George Cukor.

    En 1963, Jane Fonda aparece en la película «Sunday in New York» («Domingo en Nueva York») y a continuación, en 1964 y enEuropa, aparece en «Los fellinos», de René Clement, y «La rode» («Un historia de amor a la francesa»), de Roger Vadin, que supone su primer encuentro con este director que se convertirá en su primer marido un año después. De nuevo en Hollywood, en 1965 protagoniza la comedia «Cat Ballou» («La ingenua explosiva») de Elliot Silverstein. La película tiene un gran éxito de crítica y público, se convierte en una de las más taquilleras de ese año. Después, la actriz interviene en las comedias cinematográficas «Any Wednesday» («Cualquier miércoles»), de 1966, y «Barefoot in the Park» («Descalzos en el parque», 1967), junto a Robert Redford.
    Roger Vadim decide convertirla en un símbolo sexual a nivel mundial, como había hecho años antes con Brigitte Bardot, su anterior esposa, y crea para ella «Barbarella», unas historia de ciencia ficción basada en el cómic de igual título, que la convierte en una heroína capaz de enfrentarse a una máquina del amor, que mata a las personas a base de placer, y vencerla. La película es de 1968.

    De nuevo en Estados Unidos, Fonda busca romper con está imágen de mujer objeto, y rueda con Sydney Pollack «Danzad, danzad, malditos», junto a Gig Young, Red Buttons, Bonnie Bedelia y Bruce Dern. Es un drama ambientado en los tiempos de la Gran Depresión, por la que es nominada al Oscar a la mejor actriz. A la vez se convierte en una brillante activista política poniéndose al lado de las causas progresistas y de los derechos civiles, apoya la ocupación de la isla de Alcatráz y se manifiesta radicalmente en contra de la Guerra del Vietnam, que por entonces provocaba una brutal sangría en los jóvenes estadounidenses. Su postura le cuesta alguna detención.

    En 1971, Fonda protagoniza la película «Klute», a las órdenes de Alan J. Pakula, donde interpreta el papel de una prostituta. Por su actuación egana el Óscar a la mejor actriz y el Globo de Oro a la mejor actriz de drama. También recibe una nominaicón al premio BAFTA como mejor actriz. Saltando de Estados Unidos a Francia, en 1972 aparece junto a Yves Montand en la película «Tout va bien» («Todo va bien»), donde es dirigida por Jean-Luc Godard y Jean-Pierre Gorin. Sus siguientes películas son «Steelyard Blues» («Material americano») de 1973 y «The Blue Bird» («El pájaro azul», 1976), dirigida por George Cukor y donde Fonda trabajó con Ava Gardner y Elizabeth Taylor.
    En 1973 se divorcia de Roger Vadim, con el que tuvo una hija llamada Vanessa y poco después se casa con Tom Hayden, autor y político, matrimonio que se prolonga hasta 1990 y en el que tiene un hijo llamado Troy Garity, nacido en 1973, quien también es actor.

    A través de su propia compañía de cine, IPC Films, Jane Fonda produce una serie de películas con las que vuelve al frente de la escena internacional. En 1977 protagoniza dos películas: la comedia «Fun with Dick and Jane» («Roba sin mirar a quién») y el drama «Julia». Por ésta última, gana el Globo de Oro a la mejor actriz dramática y es nominada al Óscar a la mejor actriz. En 1979 obtiene un enorme éxito con «El síndrome de China», que protagoniza junto a Jack Lemmon, que dirige James Bridges y que se convierte en bandera del movimiento ecologista contra la energía nuclear.

    En 1980, la actriz protagoniza la comedia «Cómo eliminar a su jefe» junto a Lily Tomlin y Dolly Parton. La película recibe una gran acogida por parte de la crítica y logra ser una de las de mayor éxito comercial de ese año. Después, la actriz y su padre, Henry Fonda, adquieren los derechos de la obra teatral «On Golden Pond» («En el estanque dorado») con el fin de llevarla al cine. La película, que cuenta además con la actuación de Katharine Hepburn, le proporciona al actor su único premio Óscar en la categoría de mejor actor. En la entrega de dichos galardones, es Jane quien lo recibe en nombre de su padre ya que él no se encuentra en buenas condiciones de salud para asistir al evento. Henry Fonda fallecería cinco meses después.

    En 1984 Fonda desempeña el papel de la Dra. Martha Livingston en el polémico largometraje «Agnes de Dios». En 1987 consigue una nueva nominación al premio Óscar como mejor actriz por intepretar a una mujer alcohólica en el thriller «A la mañana siguiente», galardón que finalmente no gana. A finales de la década de 1980, aparece en «Gringo viejo», junto a Gregory Peck. En 1990 protagoniza el drama romántico «Stanley & Iris» («Cartas a Iris»).
    A finales de los 80 se convierte en uno de los primeros íconos estadounidenses en promover el cuidado del cuerpo mediante la práctica de ejercicio en casa. Difundió el aeróbic, editando videos sobre rutinas de ejercicios, y todavía actualmente promociona productos de belleza para la mujer mayor. Y en 1991 se casa con Ted Turner, magnate de la televisión por cable y fundador de la CNN, matrimonio que dura hasta 2001. Este matrimonio le hace abandonar el cine durante una década: En 1991, después de trabajar durante más de tres décadas como actriz, Fonda anuncia su retiro de la industria cinematográfia, aunque mantiene su activismo político manifestándose en contra de la Guerra de Irak. Sin embargo, regresa a la actuación en 2005 con la película cómica «Monster-in-Law» («La madre del novio»), que logra un gran éxito comerial. En 2007 aparece en la película del cineasta Garry Marshall, «Georgia Rule». Allí comparte escena con Felicity Huffman y Lindsay Lohan, y en 2011 es una de las protagonistas de la coproducción franco alemana «¿Y si vivimos todos juntos?» («Et si on vivait tous ensemble?»).

    Jane Fonda se ha descrito a sí misma como una persona liberal (en el sentido estadounidense del término, diferente del europeo) y feminista. En 2005 publica su autobiografía, la cual se convierte en un éxito de ventas y crítica.
    PALABRA DE JANE FONDA
    «Desde pequeña, respiraba en el ambiente la constante presión de que tenía que ser buena, perfecta y, sobre todo para mi padre, delgada. Así que nunca me veía suficientemente delgada. Ahí fue cuando mi alma se separó de mi cuerpo; al no gustarme mi cuerpo, me «desencarné». Recuerdo, a los 13 años, la sensación, física casi, de tener el alma allí y el cuerpo aquí».
    «De las cosas que me han marcado en mi vida, recuerdo especialmente cuando tuve acceso al historial médico de mi madre. De su puño y letra contó que había sufrido abusos sexuales de niña, y fue entonces cuando pude perdonarla. Lo curioso es que yo llevaba una década estudiando las secuelas que tienes las víctimas de abusos sexuales, parecía que Dios me estaba preparando para ese descubrimiento»
    «Mi padre era un hombre bueno y muy íntegro. Le quería muchísimo. El problema que tuvimos es muy común, especialmente entre los hombres de su generación al no ser muy dados a expresar sus emociones. Pienso que se hizo actor para expresar en películas lo que no se atrevía a manifestar en su vida. Quizá mi caso es muy límite, pero no es único, hay bastante padres como el mío. Yo estaba empeñada, obsesionada, en que me quisiera»

    «Ted Turner y yo conectamos en muchas cosas, no le daba miedo mi éxito, no dependía de mí económicamente y lo mejor, por primera vez alguien me hizo sentir que yo era necesaria. Ted y yo somos buenos amigos, lo que pasa es que él va muy rápido y a mi me gusta profundizar»
    «No se puede compartir la intimidad con otro si no te quieres a ti misma. Yo ya me he adueñado de cada arruga de mi piel y de cada cicatriz de mi corazón. Ya soy capaz de aceptar la imperfección»
    «Cuando dejé el cine en los 90 no tenía ninguna intención de volver a trabajar. No lo echaba de menos. Veía todas las películas porque soy una gran fan del cine, y me encantaron muchas interpretaciones, pero nunca, ni por un momento, pensé «desearía haber hecho ese personaje». Pero he querido demostrarme a mi misma que interpretar sigue siendo divertido, y ahora espero que surjan mas oportunidades para seguir divirtiéndome»