ERNEST BORGNINE

    EL EMPERADOR DEL NORTE

    Ernest Borgnine nació en Hamden, Connecticut el 24 de enero de 1917 en el seno de una modesta familia de inmigrantes italianos conformada por Carlo Borgnino y Anna Boselli,procedentes de Módena, Italia. Sus padres se divorciaron y volvió con su madre de nuevo a Italia cuando tenía tan sólo dos años de edad. Pero a los cinco, Ernest volvió a Hamden, por la situación sociopolítica que vivía Italia después de la Primera Guerra Mundial. En 1935, Borgnine se alistó en la marina de los Estados Unidos y, aunque se desvinculó de ella, volvió en 1941, para servir al país en la Segunda Guerra Mundial hasta 1945.
    Tras diez años de deambular sin oficio, fue su madre quien sugirió a Ernest Borgnine probar con la interpretación, ya que tenía una fuerte personalidad. Borgnine entra en el Randall School de Hartford, Connecticut. Después de graduarse, es contratado por el Barter Theatre de Abingdon, Virginia. En 1949, debuta en Broadway en el papel de enfermero de la obra «Harvey».

    En 1952, se traslada a Los Ángeles, California para probar suerte en el cine, sin embargo hizo su debut en una serie de televisión, «Captain Video and his Video Rangers». Al poco tiempo, recibe un papel importante en «De aquí a la eternidad» (1953), donde interpreta al cruel sargento Fatso Judson, que mata a Maggio (personaje encarnado por Frank Sinatra). Poco después, también entraría en el reparto de otros grandes clásicos como «Johnny Guitar» (1954), «Veracruz» (con Gary Cooper, Sara Montiel y Burt Lancaster) y «Conspiración de silencio» (1955).
    EL OSCAR

    En 1955, Borgnine protagoniza «Marty», versión cinematográfica de una serie de televisión y por que gana el Óscar de la Academia al mejor actor. A partir de ahí, la cara de Borgnine se hace habitual en muchas películas en las que participa como actor secundario. Así, la enorme lista de Borgnine en esta época incluye «Los vikingos» (1958), «El vuelo del Fénix» (1965), su personaje del el depravado militar de «Doce del patíbulo» (1967), el del detestable productor de «La leyenda de Lylah Clare» (1968), el bandido de «Grupo salvaje» (1969) y «El abismo negro» (1979).
    Paralelamente, de 1962 hasta 1966, protagonizó la popular sit-com «McHale’s Navy», en la que recibe una nominación premio Emmy como mejor actor principal de comedia en 1963 y de la que también filmó dos versiones cinematográficas de igual título, en 1964 y 1997. Posteriormente, Borgnine vuelve a introducirse en la televisión en la serie de acción «Airwolf» (1984 a 1986). En 1971 protagoniza «Ana Coulder» («Hannie Caulder»), de Burt Kennedy.

    En 1972, protagoniza al decadente e irritable detective Mike Romo en «La aventura del Poseidón» donde destaca por la gran credibilidad de su personaje. Sus principales características actorales de Borgnine es que a través de su masiva , fuerte y brusca presencia física irradia torrentes de emociones reconocibles de una gran credibilidad. Un año después interpreta otro de los iconos de su carrera, el del cruel y sádico jefe del tren encargado de eliminar a vagabundos sin billetes en los años de la Gran Depresión en «El Emperador del Norte». Fue muy apreciado por los directores Robert Aldrich y Richard Fleischer.
    En 1977, Ernest Borgnine es aceptado por Franco Zeffirelli para actuar como el único centurión romano que se relaciona con Jesucristo en la clásica película «Jesús de Nazaret» (1977), papel en el que se mueve con una gran emotividad.
    EN EL BUS
    Por su contribución en el mundo del cine, Ernest Borgnine recibió una estrella en el Paseo de la fama de Hollywood situada en el 6324 de Hollywood Boulevard. En 1996, Borgnine viajó por todos los Estados Unidos para encontrarse con sus fans. El viaje fue grabado y editado bajo el nombre de «Ernest Borgnine on the Bus». Cuando no está trabajando en alguna película, Borgnine se mantiene sumamente activo realizando obras de caridad u organizando actos de beneficencia alrededor de todo Estados Unidos.
    Desde 1999, Borgnine ha dado su voz a la serie «Bob Esponja» e incluso ha aparecido en un episodio de Los Simpson haciendo de sí mismo. En 1999 viajo a Almería, donde había rodado algunas de sus películas («Los desesperados» (1969), «Ana Coulder» (1971) y «Blueberry» (2004). En los dos primeros hacía de bandido), para recibir el Premio Almería Tierra de Cine. En 2010, Ernest rodó en Toronto su última película, un film de acción llamado «Red» junto a Bruce Willis, Morgan Freeman y Helen Mirren. Borgnine falleció el 8 de julio de 2012, a los 95 años, a consecuencia de una insuficiencia renal, en el hospital Cedars-Sinai Medical Center, en California.
    El actor estuvo casado 5 veces: con Rhoda Kemins (1948-1958), con la actriz Katy Jurado (1959-1963), con Ethel Merman (1964-1964), con Donna Rancourt (1965-1972) y con Tova Traesnaes desde 1973.
    BORGNINE DIJO:
    «Yo vengo de una familia trabajadora, que ha tenido que buscarse la vida. Y me gusta el agua, el mar. Para mí, los pescadores eran todo”.
    «una ventaja que tenemos los actores de reparto sobre los protagonistas es el poder trabajar mucho. Yo he hecho más de 200 películas. Los secundarios tenemos trabajo toda la vida. Que te haces viejo…, da igual; te dan un papel de viejo. Si eres de los guapos, es difícil durar más de diez años».
    «Los directores ya no se ponen detrás de la cámara. Están en el set y miran la escena por un monitor. Son incapaces de valorar un cruce de miradas entre actores. Es terrible que miren por el monitor y no dirijan. ¡Han olvidado cómo hacer películas!»
    «Luché en la Segunda Guerra Mundial. Navegaba en un viejo cascarón reconvertido para la lucha contra submarinos. Lanzábamos cargas de profundidad que nunca estallaban. Las habían fabricado en 1917. No sé cómo ganamos la guerra».
    «¿Qué cómo se puede ser tan malo en una película y ser bueno en persona? Es que soy actor, y tengo que hacer que el espectador se crea mi actuación”
    «Me gustan las películas de acción en general, piratas, gánsteres… Filmes en los que te tienes que probar a ti mismo cuando todo está en contra».
    «Me gustaría que me recordaran Como alguien que procuró hacer felices a los demás»
    «En «Marty» no tuve que buscar la inspiración en otros. Hice de mí mismo. El carnicero que no sabe bailar soy yo. No soy Fred Astaire, precisamente… Y yo era igual de tímido con las mujeres que en aquella película»