EMMA THOMPSON

    Hija de la actriz Phyllida Law y el director Eric Thompson y hermana de Bobb’e J. Thompson, la actriz y guionista británica Emma Thompson nació el 15 de abril de 1959 en Londres. Aunque estudió en la Universidad de Cambridge, graduándose en la especialidad de Filología Inglesa en 1980, la BBC la contrató para el espectáculo televisivo «Alfresco», programa de humor en el que coincidió con Stephen Fry y Hugh Laurie, del que fue novia cuando estaban en la universidad.
    Debutó en el teatro con un papel principal la obra «Me and My Girl» en el West End de Londres. Su interpretación llamó la atención de los ejecutivos de la BBC, que le ofrecen un papel importante en la serie «Fortune of War», durante cuyo rodaje se convirtió en la novia de uno de sus intérpretes, Kenneth Branagh. En 1989 Kenneth se declaró a ella en Central Park, donde varios paseantes le oyeron gritar «¡Casémonos, casémonos!». Ella aceptó. Al año siguiente Emma Thompson y Kenneth Branagh se pusieron a las órdenes de Judi Dench en el montaje teatral de la shakesperiana «Mucho ruido y pocas nueces». A la vez, en televisión, Emma trabaja junto a su hermana Sophie y a su madre en el «Show Thompson».

    Debuta en el cine en «Un tipo de altura» (1989), una sátira del teatro londinense donde, daba vida a una enfermera algo insegura y en la que compartía reparto con Rowan Atkinson y Jeff Goldblum. ese mismo año trabaja a las órdenes de su marido en la shakesperiana «Enrique V» dando vida a la reina de Francia. Branagh obtuvo dos candidaturas a los Óscar como Mejor Director y Mejor Actor por la película Enrique V. La carrera cinematográfica de Emma Thompson toma impulso, siempre junto a su marido. Los cónyuges prosiguen su colaboración en «Morir todavía» (1990), un thriller psicológico, y en «Los amigos de Peter» (1992), donde Emma interpreta a Maggie, una solterona especialista en fracasos sentimentales que recupera su autoestima seduciendo a un menor… cuya madre en la ficción era Phyllida Law.
    Tras la fama alcanzada por Emma en el cine y en el teatro,James Ivory la llama para «Regreso a Howards End» (1992), emparejándola con Anthony Hopkins. Phyllida, temerosa de que su hija fuese eclipsada por Hopkins, envió una nota a este actor, en la que le decía: «Por favor: no te la comas» (en referencia a su anterior papel como el caníbal Hannibal Lecter). Pero su trabajo como Margaret Wilcox, mujer decidida, capaz de arbitrar en los conflictos familiares, aportando serenidad a cada situación al mismo tiempo que escalaba posiciones sociales con unos exquisitos modales, logra el Globo de Oro, el BAFTA y un Óscar a la mejor actriz, aplaudido a rabiar por su compañera de reparto Vanessa Redgrave, y cuya lectura corrió a cargo del coprotagonista de la cinta.
    La colaboración con Ivory y Hopkins continua en «Lo que queda del día» (1993), en donde encarna a Miss Kenton, una ama de llaves de una gran mansión, enamorada del mayordomo, con ideas propias sobre el señor de la casa (un millonario afín al partido nazi), y que frustrada por la indecisión e impasibilidad del mayordomo termina por embarcarse en un matrimonio abocado al fracaso. Le sigue el rodaje de «En el nombre del padre», película en la que se puso en la piel de la abogada que logró la absolución de los Cuatro de Guildford, acusados injustamente de pertenecer al IRA. Tras esta película, vuelve a meterse en el papel de Beatrice en la adaptación cinematográfica de «Mucho ruido y pocas nueces» (1993), la obra con la que se había consagrado en la escena, reafirmando su imagen de mujer con voluntad propia, dada a la exaltación, pero también capaz de la meditación, que defiende sus propios criterios en la situaciones adversas. Fue entonces, durante aquel rodaje en la Toscana cuando escribe un borrador del guión de «Sentido y sensibilidad» que había emprendido estimulada por el consejo de su compañera de facultad, la productora Lindsay Doran.

    A finales de enero de 1994 rueda en Hollywood «Junior», una comedia en la que compartía estrellato con Arnold Schwarzenegger. En 1995 protagoniza «Carrington», donde encarna a la pintora Dora Carrington, enamorada de Lytton Stracey. Poco después anuncia su separación con Kenneth Branagh, que rápidamente se empareja con Helena Bonham Carter. Emma, por su parte, finaliza el guión de «Sentido y sensibilidad», a partir de la novela homónima de Jane Austen, que también protagoniza a las órdenes del chino Ang Lee, interpretando a Elinor, una mujer pobre y sensata que termina casándose con el amor de su vida. durante se enamora del actor Greg Wise. La Academia de Hollywood la recompensa con dos candidaturas a los Óscar: al mejor guión adaptado y a la mejor actriz. Cuando Anthony Hopkins anunció que Emma había vencido en el primer apartado, confesó a los asistentes al acto que horas antes había visitado la tumba de Jane Austen para comunicarle que la adaptación de la novela funcionaba muy bien. Emma perdió el segundo premio frente a Susan Sarandon, a quien ovacionó de pie nada más pronunciar su nombre Tom Hanks.

    Tras un año sabático para disfrutar de su matrimonio, Emma regresa a la pantalla protagonizando junto a su madre la película «El invitado de invierno» (1997), dirigida por su amigo Alan Rickman, en la que Phyllida y ella escenifican los enfrentamientos generacionales. A continuación Emma Thompson se metió en la piel de Susan Stanton, un personaje inspirado en la figura de Hillary Clinton, en «Primary Colors» (1998) una sátira política de Mike Nichols. Emma estuvo secundada en esta película por John Travolta, Kathy Bates, Adrian Lester, Billy Bob Thornton, Larry Hagman, Maury Tierney, Diane Ladd y Caroline Aaron. Por entonces ya se había desprendido de las películas de época que habían asociado su imagen a la alta cultura para reincidir en ese perfil de mujer inteligente y pragmática. Así mismo interpreta el papel de agente del FBI que compartía observaciones irónicas con su compañero -encarnado no casualmente por Rickman- en el thriller «El beso de Judas» (1999).
    En 1999 nace su hija Gia, obligándola al reposo. Durante ese tiempo además de cuidar de la pequeña, Emma escribie diversos borradores de guión sobre la vida del cantautor chileno Víctor Jara asesinado por órdenes de Pinochet en los primeros momentos del golpe militar chileno del 11 de septiembre de 1973, con el fin de protagonizar el filme junto a Antonio Banderas, aunque el proyecto, de momento aún no se ha llevado a cabo.

    Emma Thompson vuelve al trabajo en 2002 con «Wit» sobre una profesora de literatura que se enfrenta a un cáncer, y se embarcaba en un proyecto sobre la dictadura Argentina que combina la denuncia con el realismo mágico. «Imagining Argentina» la reune de nuevo con Christopher Hampton, el director de «Carrington», a la vez que logra trabajar por fin junto a Antonio Banderas.
    En «Love Actually» (2003), Emma encarna a Karen, la hermana del Primer ministro de Reino Unido, así mismo amiga de un viudo que no sabía como encarar su relación con su hijastro. En el filme su personaje descubría accidentalmente la aventura que mantenía su marido (otra vez Rickman) con una joven. El papel le supuso una candidatura a los BAFTA. En el mismo año estrena «Harry Potter y el prisionero de Azkaban», en la que interpreta el papel de una profesora despistada que enseñaba artes adivinatorias. Desde entonces Emma Thompson interpreta a Sybil Trelawney en las siguientes entregas de «Harry Potter». En 2007 vuelve a EE.UU. con un pequeño papel en «Soy leyenda», película de acción con Will Smith de protagonista.

    A la vez, Emma Thompson regresa al activismo político de su juventud, manifestando públicamente su desencanto hacia Tony Blair por su participación en la Guerra de Irak, y retoma su labor de guionista con «Nanny McPhee» («La niñera mágica», 1995), película basada en una serie de cuentos infantiles, que contó con la colaboración de Angela Lansbury y que tendría una secuela en 2010). En 2008 trabaja en «Brideshead Revisited» y en 2009 estrena la comedia romántica «Nunca es tarde para enamorarse», coprotagonizada por Dustin Hoffman y encarna a la directora de la escuela en «An Education».
    Emma Thompson es hoy la actriz más comocida del reino Unido y permanece como una actriz muy preparada para grandes papeles, como una mujer independiente, imagen que ella ha sabido explotar con gran éxito. Ha vivido en la misma calle durante toda su vida, en Hampstead Oeste, frente a la casa de su madre y en la misma acera que su hermana. Sus libros favoritos son «La ascensión y caída del Tercer Reich» de W.L. Shirer y «Cultura e imperialismo» de E. Said. Es además una feminista convencida (guardó durante muchos años en su bolso una copia del ensayo de Virginia Wolf «Una habitación para uno solo») y posee un gran sentido del humor. Habla un perfecto español, aprendido durante el rodaje de «Imagining Argentina» y no siente reparos al expresar sus ideales de mujer liberada y progresista y es a la vez todo un ejemplo de sencillez.