EMMA COHEN

    Nacida en Barcelona del 21 de noviembre de 1946, Emmanuela Beltrán Rahola, más conocida como Emma Cohen, talento y personalidad a raudales, creció en el seno de una familia acomodada con la que no tardó en romper.

    Formada en el teatro, sus primeros contactos con la interpretación se producen en el Teatro Español Universitario mientras estudia la carrera de Derecho, que abandona antes de finalizar.
    A partir de ese momento comienza a labrarse una carrera como actriz, que le lleva tanto a interpretar sobre un escenario («Marat-Sade», con Adolfo Marsillach o «Un enemigo del pueblo»). El mismo año en el que vivió en primera persona el mayo de 1968 en París, se estrenó en el cine con el papel de Mariona en «Tuset Street», filme en el que apareció en los títulos de crédito como Emma Silva.

    Es elegida Lady España y posteriormente Lady Europa. Pronto se convierte en musa de los realizadores más singulares de nuesta cinematografía, pero terminaron dirigiéndola muchos de los directores del momento –Jorge Grau, Javier Aguirre, Roberto Bodegas, Jesús Franco, Eloy de la Iglesia, Mariano Ozores, Fernando Colomo, José Luis Garci, Imanol Uribe, José Luis García Sánchez…–. Títulos como «El hombre que se quiso matar», «Españolas en París», «El diablo Cojuelo», «La semana del asesino», «Las petroleras», «Condenados a vivir»; «Demasiado bonitas para ser honestas»; «El espanto surge de la tumba»; «Al otro lado del espejo»; «La mujer con botas rojas»; «Tigres de papel»; «Solos en la madrugada», «Nosotros que fuimos tan felices», «Deseo» y «Celedonio y yo somos así», entre otros, dibujan su filmografía en la década de los setenta.
    En el rodaje de una película de Javier Aguirre («Pierna creciente, falda menguante»), conoció a Fernando Fernán-Gómez, que se convirtió en el hombre de su vida y la dirigió en «Mambrú se fue a la guerra», «Bruja, más que bruja», «El viaje a ninguna parte o «El mar y el tiempo». Esta relación se vio interrumpida por espacio de aproximadamente un año, cuando Emma vivió un romance con el escritor Juan Benet, si bien volvió al lado de Fernán Gómez hasta el fallecimiento de éste en 2007.

    Emma Cohen también escribió y dirigió cortometrajes como «La plaza», «Quería dormir en paz», «La Chari se casa», «Yo que sé» y «El séptimo día del sol», además de dirigir uno de los episodios del filme colectivo «Cuentos eróticos» y protagonizar otro.
    Emma Cohen llegó a toda una generación sin pretenderlo dando vida a la archiconocida Gallina Caponata, en la serie «Barrio Sésamo». Este personaje alcanzó enorme popularidad y es aún recordado, pero dado que la actriz actuaba con un disfraz de cuerpo entero que le ocultaba el rostro, los niños no sabían su identidad.

    En televisión participó además en las series «El conde de Montecristo» (1969), «Tres eran tres» (1973), «Juan soldado» (1973), «El pícaro» (1974), «Curro Jiménez» (1976), «El juglar y la reina» (1978), «Gatos en el tejado» (1988) y «Delirios de amor» (1989).
    Emma encontró también un hueco en el mundo de la literatura a partir de los años ochenta, cuando publicó su primera novela, «Toda la casa era una ventana». Con el tiempo publicó otros títulos como «Magia amorosa para desesperadas y desesperados», «Ese vago resplandor», «Muerte dulce» y «Rojo milady».

    Emma Cohen falleció en Madrid el 11 de julio de 2016 como consecuencia de un cáncer que padecía y que lo mantuvo en secreto hasta el final de sus días.