EMIL JANNINGS

    Emil Jannings nació en Rorschach, Suiza, 23 de julio de 1884 y fue un actor suizo, cuyo verdadero nombre era Theodor Friedrich Emil Janenz. Se nacionalizó alemán y fue el primer actor en ganar un Oscar en su categoría.
    Jannings estudió primero en Zúrich y luego en Görlitz. En esta ciudad inicia su carrera teatral, a los 18 años en el Teatro Municipal de la ciudad. Recorre Europa central en el seno de diversas compañías ambulantes, y en 1906 es contratado por Max Reinhardt para trabajar en el Deutsches Theater de Berlín. En 1914 se incorporó al mundo del cine, participando en tres películas, «Passionels Tagelbuch», «Im Schützengraben» y «Arme Eva», trabajando también con Max Reinhardt como productor. En esta primera etapa destacan sus apariciones en películas de Ernst Lubitsch y F.W. Murnau, en las que desplegó su gran talento, uno de los mayores que conoció el cine mudo. Con Lubitsch trabaja en 10 películas entre las que se encuentra el ciclo histórico formado por «Ana Bolena» (1920), Q»Madame DuBarry» (1919) o «El patriota» (1928), esta última ya en Hollywood.
    En 1926 se traslada a Hollywood, donde tiene el honor de ser el primer actor que consiguió un Óscar en la categoría de mejor actor en la primera edición de estos premios en 1928, por sus magníficas interpretaciones en dos películas mudas: «La última orden», de Josef von Sternberg y «El destino de la carne» de Victor Fleming.
    La llegada del cine sonoro le perjudicó, debido a su pésimo acento inglés: Su diálogo en «Betrayal» de Lewis Milestone fue eliminado al resultar ininteligible y decidió regresar a Alemania en 1930, en donde llevará a cabo una de sus interpretaciones más recordadas, la del inocente maestro engatusado por la cantante que interpreta Marlene Dietrich en «El ángel azul», de Josef von Sternberg. Su carrera artística en el cine sonoro no fue muy brillante, pero gozaba de una enorme popularidad en Alemania y, debido a su afinidad con el régimen nazi (otros dicen que solamente por el deseo de seguir filmando), permaneció en Alemania después de 1933, donde consiguió llegar a la dirección de la famosa productora cinematográfica UFA. Pese a que nunca perteneció al partido nazi, Jannings mostró, hasta el final de la guerra, su apoyo al Nacional Socialismo alemán.
    Tras la derrota de los nazis en la Segunda Guerra Mundial, y a pesar que rogó sin éxito a las autoridades aliadas de ocupación de Alemania que le permitieran trabajar nuevamente, abandona el mundo del cine y se retira a Austria, en donde muere de cáncer hepático en Strobl, el 3 de enero de 1950. Deja inacabada la película «¿Dónde está Mr. Belling?», de 1945, que dirigió Erich Engel.
    Jannings fue calificado como «el actor» más prestigioso del mundo por la crítica de la época, que se basó en las que han sido consideradas como sus tres mejores películas, «El último» (1924), «Variety» (1925) y «El ángel azul» (1930).