ELSA MARTINELLI

    Elsa Martinelli nació en Grosseto, Toscana (Italia), el 30 de enero de 1935. De auténtico nombre Elsa Tia, en 1953, fue la séptima hija de una humilde familia de ocho hermanos, y de joven se trasladó con su familia desde su Toscana natal a Roma, donde fascinó al modisto Roberto Capucci y, gracias a él, comenzó su carrera como modelo de moda. fue una de las divas más elegnates del cine italiano, y de más corta carrera: actuó, salvo algún trabajo posterior esporádico, entre 1953 y 1970. Solo 17 años para alguien que incluso tuvo una lustrosa carrera internacional.
    En la década de 1950 empezó a participar en películas. Debutó en 1952 en el cine con «Se vincessi cento milioni», de Carlo Campogalliani y Carlo Moscovini. Fue especialmente importante su participación en el wéstern «Pacto de honor» («The Indian Fighter», 1955), dirigido por André de Toth y protagonizado por Kirk Douglas y Walter Matthau. Fue el propio Douglas quien quiso que Martinelli actuara tras haber visto una foto suya en una revista norteamericana. En 1956 ganó en el Festival Internacional de Cine de Berlín un oso de plata a la mejor actriz por su personaje en «Donatella» de Mario Monicelli.

    Elsa Martinelli se casó por primera vez en 1957 con el conde Franco Mancinelli Scotti di San Vito, con quien tuvo una hija, Cristiana Mancinelli, nacida en 1958 y que también inició una breve carrera actoral que no prosperó. En 1968 Elsa Martinelli se casó en segundas nupcias con el fotógrafo y diseñador de muebles Willy Rizzo, de quien posteriormente también se divorció.
    Su carrera cinematográfica tuvo desde el principio una gran proyección internacional, y entre mediados de la década de 1950 y finales de la siguiente se dividió entre Estados Unidos y Europa (aquí especialmente entre Italia y Francia). Trabajó con directores como Orson Welles y Howard Hawks, y junto a actores como Marcello Mastroianni, John Wayne o Robert Mitchum.
    Martinelli marcó el cine de una época por su elegante belleza, explotada tanto en Italia como en el extranjero en películas a menudo menores, pero también por su capacidad para dar vida a personajes complejos en producciones más ambiciosas. Y de ahí su carrera internacional, con títulos como «¡Hatari!», junto a John Wayne (Howard Hawks la vio en «Pacto de honor» y decidió contratarla), «Hotel Internacional», con Richard Burton y Elizabeth Taylor, o «El millón de Madigan», junto a Dustin Hoffman. De sus trabajos italianos destacan «Un amore a Roma» (1960), de Dino Risi, o «La víctima número diez», de Elio Petri (1965), con Marcelo Mastroianni.

    En 1970 viajó a Perú y Chile para el rodaje de «La Araucana», dirigida por Julio Coll e inspirada en el poema épico homónimo escrito por Alonso de Ercilla y Zúñiga. En este filme, Martinelli encarnó a Inés de Suárez, compañera del conquistador Pedro de Valdivia.
    Al final de su carrera participó en algunas series de televisión. A partir de entonces sólo actuó esporádicamente en alguna película, serie de televisión o telefilmes italianos. En 1971 presentó el Festival de San Remo. Fue asidua del mundo de la jet set y veraneó en muchas ocasiones en la Costa del Sol española, grabó un disco y presentó el Festival de San Remo. Al final de su carrera participó en algunas series de televisión.

    En 1995 publicó su autobiografía, «Sono come sono. Dalla dolce vita e ritorno». La actrz falleció en su casa de Roma el 8 de julio de 2017 a la edad de 82 años.