DUSTIN HOFFMAN

    Dustin Lee Hoffman nació en Los Ángeles el 8 de agosto de 1937. En un principio quiso ser médico, por lo que estudió medicina. Sin embargo, durante los estudios se dio cuenta de que quería ser actor, y comenzó a actuar en la Pasadena Playhouse en Los Ángeles, un teatro y una escuela de interpretación prestigiosa. Allí coincidió con Gene Hackman, otro alumno que se convertiría en un gran actor. Cuando había adquirido ya una formación básica como actor, decidió ir a Nueva York para probar suerte en el teatro.

    En Nueva York, Hoffman tuvo que realizar algunos trabajos poco convencionales para ganarse la vida. En una ocasión consiguió un pequeño papel en una película para la televisión, y durante un verano fue de gira con una compañía teatral de segundo orden. Hoffman se desanimó y se dedicó a dar clases durante un tiempo.

    Por fin, en 1960 le ofrecieron un papel en una obra teatral, y al año siguiente actuó en otra. A pesar de ello no tenía ingresos suficientes, por lo que realizó de nuevo toda clase de trabajos. Durante varios años dejó el teatro y se apuntó a la famosa escuela de interpretación Actor’s Studio, donde se formó en «interpretación metódica» (expresión que hace referencia a un método derivado del sistema Stanislavski).

    En 1967 cambió la suerte para Hoffman. Consiguió su primer papel en el cine, aunque fue pequeño. Intervino también en una comedia teatral, donde le vio Mike Nichols y le ofreció el papel principal en «El graduado». Aunque ya tenía 30 años, Hoffman fue muy convincente como joven que acababa de terminar sus estudios universitarios. Consiguió una nominación al Óscar y, lo que fue más importante, se convirtió en un actor extremadamente popular, representativo de la nueva generación de Hollywood. Sólo dos años después, Hoffman repitió el éxito, cuando intervino junto con Jon Voight en «Cowboy de medianoche», película por la que obtuvo su segunda nominación al Óscar.

    En los años siguientes protagonizó películas muy populares como «John y Mary», junto a Mia Farrow, «Pequeño Gran Hombre» (1970) de Arthur Penn, «Perros de paja» (1971) de Sam Peckinpah, «Papillon» (1973) de Franklin J. Schaffner, «Lenny» (1974) de Bob Fosse –que la valió otra nominación al Oscar–, «Todos los hombres del Presidente» (1976) de Alan J. Pakula o «Marathon Man» (1976) de John Schlesinger.
    Todas ellas fueron en su mayoría éxitos destacados. En 1980 ganó su primer Oscar por su trabajo en «Kramer contra Kramer», y volvería a ser nominado por uno de sus más recordados y sorprendentes papeles en el film de Sidney Pollack «Tootsie» (1982). En 1989 recogió su segundo Oscar por otro de los grandes éxitos de su carrera, «Rain Man» (1988), dirigido por Barry Levinson. Aún sería nominado una vez más a la estatuilla por otro film de Levinson, «La cortina de humo» (1997), que protagonizó junto a Robert De Niro. Sus interpretaciones eran igual de buenas en papeles cómicos que en papeles dramáticos.

    En 1974 volvió al teatro, y cosechó también éxitos. Tiene un premio Emmy por su encarnación de uno de los grandes personajes del teatro americano, Willy Loman, en la TV movie «La muerte de un viajante» (1985), dirigida por Volker Schlondorff, que en España se vio en cines.
    Dustin Hoffman ha ganado también cinco Globos de Oro por «El graduado», «Kramer contra Kramer», «Tootsie», «Muerte de un viajante» y «Rain Man», además de un Cecil B. De Mille Award a su carrera. A los numerosos premios que ha obtenido por sus diversas interpretaciones, se suman los galardones honoríficos a toda su trayectoria, entre ellos el Oso de Oro del Festival de Berlín, el León de Oro del Festival de Venecia, el Premio César y los Life Achievement Awards del Hollywood Film Festival, el American Film Institute y el Premio donostia del Festival de San Sebastián.

    En la amplia filmografía de Hoffman encontramos colaboraciones con importantes directores como Steven Spielberg en «Hook» (1991), Robert Benton en «Billy Bathgate» (1991), Stephen Frears en «Héroe por accidente» (1992), Wolfgang Petersen en «Estallido» (1995), Costa-Gavras en «Mad City» (1997) o, de nuevo, con Barry Levinson en «Sleepers» (1996) y «Esfera» (1998).
    Ya en el siglo XXI ha protagonizado «Descubriendo Nunca Jamás» (2004), «Extrañas coincidencias» (2004), «Los padres de él» (2004), «El perfume, historia de una asesino» (2006), «Mr. Magorium y su tienda mágica» (2007) o «Ahora los padres son ellos» (2010). También ha prestado su voz a varias películas de animación como «Kung Fu Panda» (2008) –que le valió un premio Annie a la mejor interpretación–, «El valiente Despereaux» (2008) o «Kung Fu Panda 2» (2011).

    En 2012 debuta como director con «Cuarteto» un film en el que el actor se coloca al otro lado de la cámara para dirigir a un espléndido reparto encabezado por Maggie Smith, Michael Gambon, Billy Connolly, Sheridan Smith, Pauline Collins, Tom Courtenay, Trevor Peacock, David Ryall y Luke Newberry.
    Hoffman se casó por primera vez en 1969 y el matrimonio duró once años. Volvió a casarse en 1980. Tiene cuatro hijos de su actual matrimonio, y una hija de su primera esposa.