DEBORAH KERR

    Deborah Jane Kerr-Trimmer (Deborah Kerr) nació en Helensburg, un pequeña población escocesa, el 30 de septiembre de 1921.Su padre era un militar que sufría las consecuencias de las heridas ocasionadas durante la Primera Guerra Mundial. Siendo una joven tímida, descubrió la interpretación como un medio para expresarse. Su tía, que era profesora de actuación, le consiguió algunos papeles en obras teatrales mientras era aún adolescente.
    Kerr comenzó su carrera en teatros regionales británicos y entreteniendo a las tropas durante la Segunda Guerra Mundial. Durante una de estas interpretaciones Kerr fue descubierta por un productor de cine británico, quien la contrató para dos películas en 1941 (una de ellas el clásico de Gabriel Pascal «Mayor Barbara» junto a Rex Harrison, sobre la obra teatral de George Bernard Shaw). Kerr tuvo éxito y se convirtió rápidamente en una incipiente estrella del cine británico de la mano de la mítica productora Rank, interviniendo en títulos como «Hatter´s castle» (1942, Lance Comfort), adaptación de una novela de A. J. Cronin, en compañía de James Mason, Robert Newton o Emlyn Williams; «El coronel Blimp» (1943, Michael Powell y Emeric Pressburger) junto a Anton Walbrook, considerada por la crítica como una de las diez mejores películas de la historia del cine británico; «Separación peligrosa» (1945, de Alexander Korda) al lado de Robert Donat, «I see a dark stranger» (1946, de Frank Launder) emparejada junto al notable actor Trevor Howard; o «Narciso negro» (1947, de Michael Powell), junto a Jean Simmons, Flora Robson y Sabu.

    Poco después, la Metro-Goldwyn-Mayer la contrata y Kerr se traslada a Hollywood donde comienza una exitosa etapa de imborrable recuerdo. Así, por citar algunos títulos, destacan «If winter comes» (1947, de Victor Saville), interesante drama donde Kerr formaba parte de un reparto que completan Walter Pidgeon, Angela Lansbury y Janet Leigh; «The hucksters» (1947, de Jack Conway), thriller donde compartía protagonismo con Clark Gable, Adolphe Menjou y Ava Gardner; «Edward, hijo mío» (1949, de George Cukor) con Spencer Tracy; «Las minas del rey Salomón» (1950, de Andrew Marton y Compton Bennett) compartiendo cartel con Stewart Granger y Richard Carlson; la célebre superproducción basada en la novela de Henryk Sienkiewicz «¿Quo Vadis?» (1951, de Mervyn LeRoy) junto a Robert Taylor o la versión de «El prisionero de Zenda» que Richard Thorpe dirigió en 1952 de nuevo con Stewart Granger y con James Mason y Jane Greer.
    Kerr se sintió, no obstante, encasillada en cierto tipo de personajes femeninos un poco estereotipados, por lo que aceptó en 1953 trabajar para la Columbia en «De aquí a la eternidad», encarnando a un personaje más libre e independiente -pese a estar casada con un mando del ejército y formar un avenido matrimonio-, y con una escena pasional y, para la época, bastante erótica con Burt Lancaster, que rozó el escándalo y con la que rompió su imagen de heroína virginal e ingenua. La película tuvo gran éxito por su guión (basado en la novela de James Jones), calidad artística y reparto (Frank Sinatra, Montgomery Clift, Donna Reed, Ernest Borgnine,…) y Kerr fue candidata al Óscar como mejor actriz principal. El tórrido beso entre Kerr y Burt Lancaster en una escena en la que las dos estrellas están abrazadas en una playa de Hawai estimuló sueños eróticos en generaciones enteras de adolescentes. Esa playa de Oahu, bautizada posteriormente como «Eternity Cove» en honor de la película, se convirtió en un lugar de peregrinación y hasta el día de hoy es visitada por turistas de todo el mundo.

    A partir de entonces, la actriz empezó a demostrar su enorme talento para papeles dramáticos ricos en matices y con sugerentes implicaciones emocionales y/o psicológicas, aplicando la solidez adquirida en sus experiencias teatrales como base de un método que va abriéndose paso en su manera de interpretar para el cine. Alternó toda clase de papeles en películas tan destacadas como «Julio César» (1953, de Joseph L. Mankiewicz) compartiendo cartel con Marlon Brando, James Mason, Greer Carson o Louis Calhern; «Vivir un gran amor» (1954, de Edward Dmytryk) al lado de Van Johnson en una historia sobre una novela autobiográfica de Graham Greene; «El rey y yo» (1956, Walter Lang) con Yul Brynner y Rita Moreno; «Té y simpatía» (1957, de Vincente Minnelli) junto a Leif Ericson y John Kerr en una comedia de alta sociedad sacada de una exitosa obra de teatro; «Sólo Dios lo sabe» (1957, de John Huston), en una de sus mejores interpretaciones al lado de Robert Mitchum; la inolvidable «Tú y yo» (1957, de Leo McCarey) en compañía de un Cary Grant inmenso, con el que formó una de las mejores parejas cinematográficas que se recuerdan.

    el exitoso drama de origen teatral «Mesas separadas» (1958, de Delbert Mann) con Burt Lancaster, David Niven, Rita Hayworth y Wendy Hiller logrando un Óscar; «Buenos días, tristeza» (1958, de Otto Preminger), sobre la famosísima novela de Françoise Sagan; y la excelente «Días sin vida» (1959, de Henry King), donde la actriz realizó su última gran interpretación de los años 50 como esposa del escritor Francis Scott Fitzgerald (Gregory Peck). Además con títulos como «Tempestad en Oriente» (1951, de Charles Vidor) con Charles Boyer y Alan Ladd; «La esposa soñada» (1953, de Sidney Sheldon) al lado de Cary Grant y Walter Pidgeon; «La reina virgen» (1953, de George Sidney), entre Charles Laughton, Jean Simmons y Stewart Granger; «Los héroes también lloran» (1956, de George Seaton), en un reparto que completan William Holden y Thelma Ritter; o «Rojo atardecer» (1959, de Anatole Litvak en medio de Anouk Aimée y Yul Brynner, logró unas interpretaciones llenas de matices.
    Algunos de sus mejores trabajos aparecen los años 60 con títulos como «Tres vidas errantes» (1960, de Fred Zinnemann), de nuevo con Robert Mitchum pero ahora en un soberbio drama de aventuras; «Página en blanco» (1960, de Stanley Donen) en un duelo interpretativo con Cary Grant, Jean Simmons y Robert Mitchum; «¡Suspense!» (1961, de Jack Clayton) que fue la mejor versión de la célebre novela de Henry James «Otra vuelta de tuerca», en el papel de madura institutriz en una mansión donde se esconde un oscuro secreto, junto al gran Michael Redgrave y Pamela Franklin; «Sombras de sospecha» (1961, de Michael Anderson), acompañando a Gary Cooper en su última aparición en la pantalla; o «La noche de la iguana» (1964, de John Huston), sobre la obra teatral de Tennessee Williams, con Richard Burton, Ava Gardner y Sue Lyon.

    También destacan, en menor medida, obras como «Mujer sin pasado» (1964, de Ronald Neame), con John Mills y su hija Hayley; «El ojo del diablo» (1966, de J. Lee Thompson), la superproducción paródica «Casino Royale» (1967, codirigida por John Huston, Robert Parrish o Val Guest), «Temerarios del aire» (1969, de John Frankenheimer), junto a Burt Lancaster y Gene Hackman; y «El compromiso» (1969, de Elia Kazan) con Kirk Douglas, Faye Dunaway y Hume Cronyn, siendo este el año en que se retiró.
    A lo largo de su carrera fue candidata seis veces al Óscar -«Edward, hijo mío», en 1942; «De aquí a la eternidad» (1953); «El rey y yo» (1956), «Sólo Dios lo sabe» (1967) y «Mesas separadas» (1958)-, pero no lo ganó en ninguna ocasión. Por ello, la Academia de Cine le concedió en 1994 un Oscar en reconocimiento a toda su carrera. Fiel a un tipo de personaje que ponía de relieve su belleza, algo fría, su gran distinción y su inteligencia, cualidades que contribuyeron a hacerla muy popular, sobre todo entre el público femenino, Deborah Kerr siempre separó su vida profesional de la privada. «Mi secreto es ser yo misma. La actriz se queda en el estudio, en casa sólo soy esposa y madre”, reconocía.

    A mediados de los años 80, reapareció en la TV británica, con dos notables papeles en el telefilm «Reunión en Fairborough» (su último trabajo junto a Robert Mitchum) y en la recordada miniserie «A Woman of Substance» («Toda una mujer»), basada en el Bestseller de 1979 escrito por Barbara Taylor Bradford que lleva el mismo nombre que narra la vida de Emma Harte.
    Kerr estuvo casada por primera vez entre 1945 y 1959, y tuvo dos hijas de este matrimonio. Se volvió a casar en 1962 con el escritor y guionista de Hollywood Peter Viertel. Viertel fue autor del guión de «La reina de África» de John Huston así como de «Cazador blanco, corazón negro» de Clint Eastwood. El matrimonio vivió durante su última etapa en Suiza, aunque desde los años 70 solían pasar largas estancias en Marbella.
    Deborah Kerr murió el martes 16 de octubre de 2007 a los 86 años de edad en su casa de Suffolk, Inglaterra. Padecía la enfermedad de Parkinson desde hacía varios años. Peter Viertel murió en Marbella apenas 22 días después. «Me gustaría que me recordaran como una buena actriz, pero, sobre todo, como una buena persona”, contestó Deborah Kerr cuando le preguntaron cómo le gustaría que le evocaran sus admiradores.