DAVID NIVEN

    James David Graham Niven, conocido artísticamente como David Niven, nació en Londres el 1 de marzo de 1910. Era hijo de un general y su madre pertenecía a la aristocracia. Estudió en el Rowe College y en la Real Academia de Sandhurst, e ingresó en el Ejército siguiendo la tradición familiar, aunque lo abandonó para irse a Canadá, a trabajar como periodista.

    Su aspecto de inglés atildado le dio acceso al cine de Hollywood en 1935. Sus papeles eran cada vez más importantes; hay que destacar las películas «Rebelión a bordo», en la versión de 1935, y «Cumbres borrascosas» dirigida por William Wyler.

    Después de un romance de dos semanas en 1940, Niven se casó con Primula Susan Rollo (Londres, 18 de febrero de 1918 – Beverly Hills, California, 21 de mayo de 1946), la aristocrática hija de un abogado británico. La pareja tuvo dos hijos, David Junior (también actor) y Jamie. Cuando Primula —a quien Niven llamaba Primmie— tenía 28 años, sólo seis semanas después de mudarse ambos a Beverly Hills (California), sucedió un desgraciado accidente: durante una fiesta en casa de Tyrone Power, los invitados estaban jugando al escondite; ella abrió una puerta y saltó dentro creyendo que era un armario, cayendo por una escalera de piedra hacia el sótano. Se fracturó el cráneo y falleció. David Niven tuvo después dos hijas adoptivas, Kristina y Fiona, durante su infortunado segundo matrimonio con una modelo sueca, Hjördis Paulina Tersmeden (1919–1997).
    Durante la Segunda Guerra Mundial, David Niven regresó al Reino Unido para combatir contra Alemania y para realizar algunas películas de propaganda bélica. Alcanzó el grado de coronel. En 1944 localizó a un actor, el teniente Clifton James, sorprendentemente parecido al general Montgomery y lo reclutó para una misión de engaño, la Operación Copperhead, enmarcada en la Operación Fortitude.

    Una vez terminada la guerra volvió al cine, destacando sus interpretaciones en comedias y dramas como: «La luna es azul» de Otto Preminger (1953), «La vuelta al mundo en 80 días», de Michael Anderson (1956) y sobre todo «Mesas separadas», de Delbert Mann (1958), con la que David Niven obtuvo el Óscar al mejor actor.

    Intervino además en diversas superproducciones como «55 días en Pekín», producción de Samuel Bronston que se rodó en España, «Los cañones de Navarone», «Casino Royale», «Muerte en el Nilo» y «La pantera rosa», dirigida por Blake Edwards, en la que encarnó al villano Charles Lytton «El Fantasma».

    David Niven fue uno de los mayores seductores de Hollywood, hasta el punto de perjudicar sus relaciones estables, tal como él mismo reconoció en sus memorias. Aunque se prometía ser fiel a sus parejas, «mis erecciones tenían más fuerza que mis convicciones». Se declaró insaciable y adicto al sexo. Reconoció los errores que había cometido por su afán de conquista, pero nada ni nadie pudo frenarle.

    Entre sus conquistas amorosas, se contaron Marilyn Monroe y Grace Kelly. Su actitud desinhibida rayana a veces en la falta de tino le acarreó ocasionales problemas; así, durante una fiesta en Mónaco contestó que su «mayor conquista fue Grace», lo que provocó el estupor del príncipe Raniero III de Mónaco, ya por entonces esposo de la actriz. Aunque Niven intentó solventar el entuerto aclarando que la tal Grace era otra mujer, nunca más fue invitado a Mónaco.

    De todas formas, el apetito sexual de Niven tenía sus límites, y no exploró la bisexualidad como muchos astros de Hollywood. Esto le acarreó la enemistad con Errol Flynn. Durante una temporada ambos compartían piso y en una ocasión Flynn se le insinuó sexualmente: «Me agarró por donde un hombre no espera». Niven le rechazó y Errol protestó preguntándole: «En Hollywood, todos se acuestan con todos, ¿qué te hace a ti diferente?». Lo que lo hacía diferente era una infancia marcada por los abusos sexuales que había sufrido en los internados en los que sus padres le encerraron

    En 1980 Niven empezó a experimentar fatiga, debilidad muscular y pérdida de voz. En 1981 una entrevista en el show de Michael Parkinson alarmó a su familia y amigos, e incluso los televidentes llegaron a cuestionarse si Niven había estado bebiendo. A raíz de todo ello,a fines de ese año le fue diagnosticada una esclerosis lateral amiotrófica. Todavía en 1981 fue el presentador del «Homenaje a Fred Astaire», organizado por el American Film Institute, que fue su última aparición pública en Hollywood.

    Tras ello, se retiró a su residencia en Chateau d’Oex en Suiza. En febrero de 1983 Niven fue hospitalizado durante diez días, aparentemente por un problema digestivo, utilizando un nombre falso para evitar la publicidad. Al salir regresó a su domicilio, donde su situación continuó deteriorándose, pero él rehusó reingresar en el hospital, y su familia apoyó su decisión. Falleció el 29 de julio de 1983 a la edad de 73 años en Chateau d’Oex (cantón de Vaud, Suiza), y sus restos reposan en el pequeño cementerio local.