CARRIE FISHER

    Carrie Fisher, actriz, escritora y guionista estadounidense de cine y televisión fue conocida principalmente por interpretar a la Princesa Leia Organa en la saga de Star Wars (películas IV a VIII). En 1987 publicó una novela semiautobiográfica titulada «Postales desde el filo» llevada al cine tres años más tarde por el director Mike Nichols con título homónimo e interpretada por Meryl Streep en el papel de Carrie y Shirley MacLaine en el de su madre, Debbie Reynolds.

    Carrie Frances Fisher nació en Los Ángeles el 21 de octubre de 1956. Sus padres fueron el cantante Eddie Fisher y de la actriz Debbie Reynolds. Tenía un hermano menor, el actor Todd Fisher, y sus abuelos paternos fueron inmigrantes judíos procedentes de Rusia; por parte materna, sus ancestros procedían de Inglaterra y Escocia, de religión evangélica.
    Apareció en algunas producciones con su madre antes de empezar su primer trabajo de cine, cuando interpretó a la seductora joven de Warren Beatty en «Shampoo» (1975), de Hal Ashby. Dos años después surgió el papel por el que sería ampliamente reconocida, la princesa Leia Organa, en la inicialmente conocida como «La guerra de las galaxias» (1977), una interpretación que repitió en las continuaciones «El Imperio contraataca» (1980), «El retorno del Jedi» (1983) y, 32 años más tarde, en «El Despertar de la Fuerza» (2015). Entre medias, en 1980, apareció en «Granujas a todo ritmo». Durante el rodaje de «La guerra de las galaxias» mantuvo un romance con el protagonista masculino, Harrison Ford.

    Después de estos éxitos luchó contra la dependencia de las drogas y el alcohol y vivió un breve matrimonio con el cantante Paul Simon. Su carrera cinematográfica se resintió considerablemente lo que se reflejaría en la poca calidad de las películas que interpretaba, como «Under the Rainbow» (1981) y «Hollywood Vice Squad» (1986), exceptuando a la ganadora de tres premios Óscar de 1986, «Hannah y sus hermanas», dirigida por Woody Allen. A partir de entonces trabajó como actriz secundaria, en comedias tales como «Cuando Harry encontró a Sally» (1989), «Sibling Rivalry» (1990) y «Soapdish» (1991).
    Ejerció también de escritora, publicando en 1987 la novela semiautobiográfica «Postales desde el filo», que fue llevada al cine en 1990 por el director Mike Nichols, que le encargó el guion para la adaptación al cine, con Meryl Streep en el papel de Carrie y Shirley MacLaine en el papel de su madre en una época de su vida. Fisher siguió escribiendo y publicó otras novelas como «Surrender the Pink» y «Delusions of Grandma». En 2001 se llevó a la pantalla otro guion suyo en el telefilme «These Old Broads», con un cuarteto protagonista de lujo formado por su madre Debbie Reynolds, su antigua enemiga Elizabeth Taylor, Shirley MacLaine y Joan Collins.
    Fisher contó públicamente los problemas que había tenido con las drogas, su batalla con el trastorno bipolar y la adicción a los antidepresivos en el programa 20/20 del canal de televisión de la ABC. En septiembre de 2009 publicó una biografía llamada «Wishful Drinking», donde narraba sus experiencias en clave de humor, riéndose de su tendencia al alcoholismo y sus fracasos sentimentales.
    En una de sus entrevistas más reveladoras en octubre de 2010, mientras se encontraba en Sídney, Australia, confesó su fuerte adicción a la cocaína durante el rodaje de «Star Wars: El Imperio contraataca» (1980) y que sobrevivió a una sobredosis. «Poco a poco me di cuenta de que estaba usando las drogas un poco más que otras personas y que estaba perdiendo mi control sobre ellas.(…) Le di tanto a la cocaína en «Star Wars» que incluso John Belushi me dijo que tenía un problema».

    El 23 de diciembre de 2016, sufrió un infarto masivo mientras se encontraba en un vuelo que la trasladaba de Londres a Los Ángeles, aplicándose inmediatamente medidas de reanimación. Fue trasladada a un centro médico de la ciudad en grave estado. La popular actriz estadounidense se encontraba realizando la gira de promoción de su nuevo libro, «La princesa diarista».
    Finalmente, el 27 de diciembre de 2016, falleció en el centro médico de la UCLA. Un comunicado de su hija Billie Lourd, también actriz, confirmó el deceso. Al día siguiente, 28 de diciembre de 2016, su madre, la también actriz Debbie Reynolds, mientras preparaba las honras fúnebres de su hija, falleció de un accidente cerebrovascular fulminante.