CARMEN MIRANDA

    María do Carmo Miranda da Cunha, más conocida como Carmen Miranda nació en Marco de Canaveses, un pueblo en el norte de municipio portugués de Marco de Canaveses, el 9 de febrero de 1909. Fue una cantante de samba y actriz luso-brasileña famosa durante los años 1930, 1940 y 1950. En 1909 cuando tenía diez meses de edad, su padre emigró solo a Brasil y se estableció en Río de Janeiro, donde abrió una barbería. Su madre lo siguió en 1910 con sus hijas Olinda (1907-1931) y Maria do Carmo. Maria do Carmo, más tarde Carmen, nunca regresó a Portugal, pero conservó su nacionalidad portuguesa. En Brasil, sus padres tuvieron cuatro hijos más: Amaro (1911), Cecilia (1913), Aurora (1915-2005) y Oscar (1916).

    Fue bautizada Carmen por su padre a causa de su amor por la ópera, en honor a la obra de Georges Bizet, Carmen. Esta pasión por la ópera influyó en sus hijos, especialmente en Miranda, quien se interesó por el canto y el baile a una edad temprana. Cuando su hermana mayor enfermó de tuberculosis, Carmen se puso a trabajar en una tienda a los 14 años para ayudar a pagar los gastos médicos de su hermana. También trabajó en una boutique, donde aprendió a hacer sombreros y posteriormente abrió su propio negocio. Su padre no aprobaba sus planes para entrar en el espectáculo, pero su madre la apoyó. Miranda había cantado anteriormente en fiestas y festivales en Río.
    Carmen Miranda comenzó su carrera como cantante a finales de 1920. El primer gran éxito vino con «Pra Você Gostar De Mim (Ta-hi!)», escrita por Joubert de Carvalho, lanzado en 1930 y que fue récord de ventas, superando la marca de 36 000 copias. La canción alcanzó una popularidad tan grande que, en menos de seis meses, Carmen Miranda ya era la más famosa cantante en Brasil. El año siguiente viajó al extranjero por primera vez como una artista de renombre, cuando se fue a Argentina con los cantantes Francisco Alves, Mário Reis y el mandolina Luperce Miranda. Miranda regresó a Argentina en más de ocho ocasiones, entre los años 1933 y 1938. Pronto se convirtió en el primer artista en firmar un contrato de trabajo con una emisora de radio en Brasil.
    En 1939, en la comedia musical «Banana da Terra», Carmen Miranda apareció por primera vez caracterizada de «baiana», personaje que la lanzó internacionalmente a la fama. La película contó con clásicos como «O que é que a baiana tem?». En febrero de 1939, mientras estaba en el Casino da Urca, Carmen fue vista por el magnate de show business Lee Shubert que la contrató para ser una de las atracciones de su espectáculo «The Streets of Paris», que estrenaría en Broadway. Este fue el episodio que transformó la vida de quien más tarde sería conocida como «La bomba brasileña».

    Su debut en el cine fue en 1932 con la película O Carnaval Cantado de 1932, y al año siguiente participó en A Voz do Carnaval. Actuó en otras producciones, como Alô, Alô, Brasil (1935), Estudantes (1935), Alô, Alô, Carnaval (1936) y Banana da Terra (1939), su última película en Brasil. En 1940, Miranda hizo su debut en el cine estadounidense en la película «Down Argentine Way», con Don Ameche y Betty Grable; sus ropas exóticas y acento latino se convirtieron en su marca registrada. Ese mismo año fue elegida la tercera personalidad más popular en Estados Unidos y fue invitada a actuar con su grupo, el Bando da Lua, para el presidente Franklin Roosevelt en la Casa Blanca.
    En 1941 protagonizó junto con Alice Faye y Don Ameche la película «That Night in Rio», dirigida por Irving Cummings. La película recibió críticas positivas de la prensa estadounidense; Su siguiente película, «A La Habana me voy», le dio un papel aún mayor junto a Alice Faye, John Payne y Cesar Romero. En 1942 protagonizó junto con Betty Grable «Secretaria brasileña», película que recaudó 2 millones de dólares solamente en los Estados Unidos. «The Gang’s All Here» de 1943 es considerado por muchos el trabajo principal de su carrera y la obra máxima del director musical Busbey Burkley. La película recibió críticas positivas tras su debut y recibió una nominación al Oscar a la mejor dirección artística. Miranda también participó de una serie de películas publicitarias sobre la Segunda Guerra Mundial, como «Four Jills in a Jeep» y «Something for the Boys».
    En 1945, Carmen Miranda era la mujer mejor pagada en los Estados Unidos, de acuerdo con el Departamento del Tesoro del país, ganando más de 200 000 dólares al año. La Política de buena vecindad, implementada por el gobierno estadounidense en busca de aliados en la guerra, alentó la inmigración de artistas latinoamericanos. Aunque había obtenido éxito en los Estados Unidos mucho antes de la implementación de esta política (el personaje Zé Carioca de Walt Disney esta mucho más asociado a ella), Carmen Miranda se convirtió en el modelo más exitoso del proyecto.

    La imagen de la cantante fabricada por las películas de 20th Century Fox acabó creando un inconveniente para sí misma, ya que se dio cuenta de que estaría asociada siempre a la imagen de «La bomba brasileña». En los proyectos del estudio Miranda estaba obligada a forzar un acento latino caricaturesco, a pesar de que podía hablar inglés perfectamente. Su inglés era visto como una demostración de su ignorancia, noción que fue inmortalizada en canciones como «Bananas is my business». Sin desanimarse, la cantante compró su contrato con Fox en 1946. Carmen Miranda estaba dispuesta a romper con el estereotipo con el fin de cambiar su imagen y asumir diferentes personajes en el cine.

    Carmen Miranda hizo un total de catorce películas en Hollywood entre 1940 y 1953. Aunque aclamada como una artista con talento, su popularidad disminuyó desde el final de la Segunda Guerra Mundial. Este talento como cantante e intérprete, sin embargo, muchas veces fue ensombrecido por el carácter exótico de sus presentaciones. Carmen trató de reconstruir su identidad y escapar de los personajes folclóricos que sus productores y la industria le imponían, pero sin conseguir grandes avances. De hecho, pese a todos los estereotipos a los que se enfrentó a lo largo de su carrera, sus performances hicieron grandes avances en la popularización de la música brasileña, y al mismo tiempo abrió el camino para una mayor conciencia de la cultura latina.
    Durante el rodaje de «Copacabana», Carmen había conocido al estadounidense David Sebastian, director de los estudios de cine Columbia Pictures. La pareja contrajo matrimonio el 17 de marzo de 1947, en una ceremonia sencilla. Al año siguiente de su matrimonio Carmen quedó embarazada. Cuando viajó a Nueva York se sintió enferma y tuvo un aborto involuntario. Debido a los medicamentos que estaba tomando, tanto para dormir (barbitúricos) como para mantenerse despierta (anfetaminas), a su vez mezclados con alcohol, comenzó a tener problemas de salud. El 3 de diciembre de 1954, Carmen volvió a Brasil después de una ausencia de 14 años para cuidar de su salud. La cantante permaneció durante cuatro meses en una suite del hotel Copacabana Palace.

    Carmen Miranda fue la primera «estrella» latinoamericana en ser invitada a imprimir sus manos y pies en el patio del Grauman’s Chinese Theatre en 1941. También se convirtió en la primera persona sudamericana en ser honrada con una estrella en el Paseo de la Fama y es considera la precursora del Tropicalismo en Brasil, el movimiento cultural de la década de 1960.
    En 20 años de carrera dejó a su voz grabada en 279 grabaciones en Brasil y más 34 en los Estados Unidos, con un total de 313 grabaciones. Un museo se construyó más tarde, en Río de Janeiro, en su homenaje. En 1995, ella fue tema del documental premiado Carmen Miranda: Bananas is my Business, dirigida por Helena Solberg.12? Una intersección entre la Hollywood Boulevard y Orange Drive frente al Chinese Theatre en Hollywood fue oficialmente nombrada «Carmen Miranda Square» en septiembre de 1998. Hasta hoy, ningún artista brasileño tuvo tanto reconocimiento internacional como ella.

    El famoso sombrero de frutas de Carmen se popularizó en todo el mundo. Su imagen fue satirizada, y su estilo es popular entre drag queens. Su imagen además fue utilizada en dibujos animados como Tom y Jerry, Popeye y Looney Tunes. El estudio de animación de Warner Brothers parecía estar bastante centrado en la imagen de la actriz; el animador Virgil Ross la usó en el cortometraje «Slick Hare», protagonizado por Bugs Bunny, quien escapa de Elmer Gruñón escondiéndose en el sombrero. La MGM también apeló a su figura en otro dibujo animado, «Magical Maestro», de Tex Avery, donde el perro Spike queda por un momento vestido como Carmen, cantando «Mamá eu quero».

    La cantante y acriz falleció en Beverly Hills, el 5 de agosto de 1955 como consecuencia de un infarto cardíaco tras una aparición en el programa de televisión The Jimmy Durante Show: Tras completar un número artístico, la cantante sufrió un pequeño infarto. Jimmy Durante estaba a su lado y la ayudó a mantenerse en pie. Miranda sonrió, saludó al público y salió del escenario por última vez. Murió a la mañana siguiente, a la edad de 46 años