ARLETTY

    Léonie Marie Julie Bathiat, más conocida como Arletty nació en Courbevoie (Francia), el 15 de mayo de 1898, fue una modelo, cantante y actriz francesa, conocida por sus actuaciones en las películas «Hôtel du Nord» y «Les Enfants du paradis».
    Léonie Marie Julie Bathiat nació en el suburbio de Courbevoie (cerca de París) en una familia de clase trabajadora, hija de Michel Bathiat, un jefe de tranvía, y de Marie Dautreix, una lavandera. Su primer amor, apodado «Ciel», murió en la Primera Guerra Mundial, por lo que Arletty decidió no casarse nunca ni tener hijos. Su padre murió en un accidente de tranvía cuando ella tenía 18 años, por lo que tuvo trabajar en una fábrica de armamentos. Poco después, inició una relación amorosa con el banquero Jacques-Georges Lévy, con quien se mudó a Garches. Allí fue vecina de Coco Chanel, el cantante y comediante André Brulé y su esposa Ghislaine Dommanget. Ellos la introdujeron en el medio artístico de París, donde comenzó a tomar lecciones de canto y piano con Suzanne Jardin, quien a su vez fue alumna del pianista Alfred Cortot.

    Hacia 1918 conoció a varios personajes del medio artístico parisino como el pintor y coleccionista Paul Guillaume (marchand de Amedeo Modigliani y Picasso). En 1918, empezó a usar el seudónimo de «Arletty» (el nombre de una heroína de un cuento de Guy de Maupassant). Durante este periodo también posó para varios pintores como Marie Laurencin, Kees Van Dongen y Moïse Kisling quien la retrató en un desnudo en 1933, que se conserva actualmente en el Museo del Petit Palais de Ginebra. Asimismo, mantuvo una relación con Pierre de Régnier, hijo del poeta belga Pierre Louÿs y en 1928 conoció a Jean-Pierre Dubost, quien permaneció a su lado hasta su muerte en 1966.
    Los inicios de su carrera estuvieron dominados por el Music hall, apareciendo más tarde en obras de teatro y cabaret. Arletty cobró notoriedad en la opereta «Ô mon bel inconnu» de Sacha Guitry y Reynaldo Hahn, la cual fue presentada en el Teatro de las Bouffes Parisiens. Su carrera tomó impulso hacia 1936, cuando apareció en «L’École des veuves» de Jean Cocteau y en las obras «Les Joies du Capitole» y «Fric-Frac».

    Su debut cinematográfico se produjo en 1930 en «La Douceur d’aimer» de René Hervil y posteriormente apareció como la Reina de Abisinia en «Les Perles de la couronne» de Sacha Guitry en 1937.

    En 1938 saltó a la fama por su interpretación de la prostituta Raymonde junto a Louis Jouvet en la película «Hôtel du Nord» dirigida por Marcel Carné y basada en la novela homónima de Eugene Dabit. Gracias a «Hotel du Nord», en 1943, Arletty obtuvo el papel de Garance en la película de Carné «Les enfants du paradis», escrita por Jacques Prévert y coprotagonizada por Pierre Brasseur, Jean Louis Barrault y María Casares. Posteriormente, actuó en otras películas de Carné tales como «Le jour se lève» y «Les Visiteurs du soir» (1942).
    El 20 de octubre de 1944, después del final de la Segunda Guerra Mundial, fue arrestada por haber mantenido un amorío con el oficial alemán Hans Jürgen Soehring (1908-1960), asesor del consejo de guerra de la Luftwaffe, a quien conoció en 1941 durante la ocupación nazi de Francia. Fue internada primero en el campo de concentración de Drancy y luego en la prisión de Fresnes durante 120 días. Al quedar en libertad no se le permitió volver a París por dos años, durante los que residió bajo arresto domiciliario en el castillo de unos amigos en La Houssaye-en-Brie, a 50 km de París. Cuando se la acusó se defendió irónicamente diciendo «Mi corazón es francés pero mi culo es internacional». Tras la guerra, Hans J. Soehring se casó con otra mujer y fue enviado al Congo Belga como cónsul donde murió tras ser atacado por un cocodrilo.

    Su regreso a la pantalla fue un fracaso. Actuó en la película de Carné-Prevert L»a Fleur de l’âge» y en «Madame et ses peaux-rouges» (la cual nunca fue estrenada) en 1948.
    En 1949 regresó al teatro parisino, interpretando a Blanche DuBois en el estreno francés de «Un tranvía llamado Deseo», de Tennessee Williams bajo la dirección de Jean Cocteau, con la condición de que, para evitar asociaciones con su pasado, se reemplazara la última frase del personaje, «J’ai toujours suivi les étrangers» («Siempre dependí de los extraños» o «extranjeros»), por «J’ai toujours suivi les inconnus» («Siempre dependí de los desconocidos»).

    Después de un periodo moderadamente exitoso como actriz de teatro, perdió la vista en el ojo izquierdo en un accidente en 1952. A partir de entonces, vivió Belle-Ile en mer en la costa de Bretaña. En 1956, formó parte del jurado del Festival de Cannes. Allí, Henri Matisse aprovecho para retratarla.

    Sus últimas actuaciones en cine fueron en un pequeño papel como una anciana francesa en la película épica de 1962 «El día más largo» y en «Le voyage à Biarritz» en 1963, en donde apareció junto a Fernandel. Anteriormente había participado en la versión cinematográfica de la pieza de Jean Paul Sartre «A puerta cerrada». En 1966, casi ciega, realizó su última aparición teatral en «Les Monstres sacrés» de Jean Cocteau, dirigida por André Brulé en el Théâtre des Ambassadeurs.
    Durante su vida, Arletty publicó dos libros de memorias: «La défense» («La defensa», 1971) y «Je suis comme je suis» («Soy como soy», 1989). Tras su muerte el 24 de julio de 1992 en París, Arletty fue incinerada y sus cenizas fueron enterradas en su pueblo natal en el Nouveau Cimetière de Courbevoie.

    En 1995, el gobierno francés emitió una serie limitada de monedas para conmemorar el centenario del cine, entre la que se incluía una moneda de 100 francos con la imagen de Arletty.