ANOUK AIMÉE

    Anouk Aimée, cuyo nombre real es Françoise Sorya Dreyfus, nació en París el 27 de abril de 1932. Hija de la también actriz Geneviève Sorya, su padre era judío y su madre católica, aunque se crió bajo el catolicismo luego siendo adulta se convirtió al judaísmo. Comenzó su carrera en películas francesas a la edad de catorce años.

    Su educación transcurrió entre Francia e Inglaterra. Se formó en el l’École de la rue Milton, en París, en el École de Barbezieux, en el Pensionnat de Bandol y estudió danza en la Ópera de Marsella. Estudió teatro en Inglaterra, y después arte dramático y danza con Andrée Bauer-Thérond.
    En París estudió danza y arte dramático con René Simon. Su debut en la pantalla se produjo con 14 años de la mano del director Henri Calef, que se fijó en ella cuando la vio por la calle paseando con su madre Geneviève. Esa jovencita le llamó la atención hasta el punto de ofrecerle un papel en «La maison sur la mer» (1947), una cinta que pintaba la dura vida de los mineros. Su personaje se llamaba Anouk, y de ahí tomó su nombre artístico, que completaría con el apellido Aimée, debido a Jacques Prévert, guionista de otra película de la incipiente actriz rodada ese mismo año, «La fleur de l’âge», (Marcel Carné , 1947) que no se terminará. De todos modos, Jaques Prévert le ofrece una nueva oportunidad con «Les amants de Vérone» (A. Cayatte, 1949) que hace de ella una primera estrella.

    Trabaja en «Le rideau cramoisi» (A. Astruc, 1953), «Les mauvaises rencontres» (id. 1955), «Los amantes de Montparnasse» («Montparnasse 19», J. Becker, 1958), «La cabeza contra la pared» («La tete contre les murs», G. Franju, 1959) y «Les dragueurs» (J. P. Mocky, id.) mostrando una imagen casi inmaterial.
    1960 es el año de «La dolce vita», de Federico Fellini, que la consagra internacionalmente. A continuación rueda «Lola» de Jacques Demy que es otro gran éxito. Vuelve a Italia y a Federico Fellini con quien rueda «Fellini 8 y 1/2» (1963), y es nominada al Oscar a la mejor actriz en 1966 por su papel en la película que le revalidó su fama internacional, «Un hombre y una mujer».

    Interpreta un enigmático personaje en «Una noche, un tren» («Un soir, un train», André Delvaux, 1968), y viaja a los Estados Unidos, donde aparecerá en «Una cita» (Sidney Lumet 1969), «Justine» («Justine», George Cukor, 1969) y «Estudio de modelos» («Model Shop», de nuevo con Jacques Demy, 1969.), en la que vuelve a interpretar a Lola, ahora un personaje envejecido y desencantado. Después de esta aparición, se mantuvo durante siete años en el anonimato. Con su reaparición, cambia de nuevo de imagen para «Salto en el vacío» (Marco Bellochio, 1979). En 1983, interpreta «Il general dell’armata morta» (L. Tovoli), y convertida en musa de Claude Lelouch hace en 1984 «Viva la vie» y en 1985 «Un hombre y una mujer, veinte años después» («Un homme et une femme, vingt ans déja2 en donde retomaba su personaje que la llevó a las puertas del Oscar en 1966.
    En 1995 es elegida por la revista Empire como una de las 100 estrellas de cine más sexy de la historia, específicamente el lugar 56. En 2003 recibió el Oso de Oro de Honor del Festival de Cine de Berlín, que le dedicó ese año una retrospectiva de sus películas.
    Anouk Aimée ha estado casada en cuatro ocasiones. Se casó con Edouard Zimmermann en febrero 1949 y se divorciaron en octubre de 1950; después estuvo casada con el director de cine Nico Papatakis desde agosto de 1951 hasta octubre de 1955; en tercer lugar contrajo matrimonio con el actor y productor musical Pierre Barouh en abril de 1966, se divorciaron de marzo de 1969. Su cuarto marido fue el actor Albert Finney desde agosto de 1970 hasta 1978). Tuvo a su hija, Manuela en 1951, durante su segundo matrimonio.