ANDRZEJ WAJDA

    Andrzej Wajda, uno de los directores polacos más relevantes del siglo XX, nacio en Suwałki (Polonia) el 6 de marzo de 1926.

    Hijo de un oficial de caballería polaco que fue asesinado a comienzos de la Segunda Guerra Mundial en la Masacre de Katyn (que años después el director la recrearía en una película), Wajda combatió en el ejército polaco frente a los nazis cuando todavía era un adolescente. Tras la guerra, estudió pintura en la Academia de Bellas Artes de Cracovia antes de entrar en la Escuela Nacional de Cine en Łódź.
    Figura mayor del cine mundial y de Europa del Este tras la Segunda Guerra Mundial, la reputación de Wajda se basa en su carácter de cronista sensible y comprometido de la evolución política y social de su país. Considerado en su momento el símbolo de un país ocupado, Wajda es conocido por su capacidad para dibujar la historia de Polonia con sensibilidad trágica, realizando una obra artesanal que conmueve al tiempo que informa.

    Siguiendo la estela de su admirado Aleksander Ford, Wajda tuvo la oportunidad de dirigir su propia película. Con «A Generation» (1955), el director primerizo expresó su desilusión sobre el jingoísmo, usando como su alter ego a un joven héroe al estilo de James Dean interpretado por Zbigniew Cybulski, que se convertiría en el actor más popular de polonia hasta su prematura muerte. Sus dos siguientes películas, más elaboradas, desarrollaron el tema antibélico de «A Generation»: «Kanal» (1956) y «Cenizas y diamantes» (1958), interpretadas por el mismo actor que la primera. Desde entonces, Wajda se fue interesando cada vez más por obras de contenido alegórico y simbólico, y ciertos símbolos (tales como el fuego encendido en copas de licor, representando la llama del idealismo juvenil que fue extinguido por la guerra) son recurrentes en sus películas. En 1962 firma «Varsovia», un episodio del filme colectivo «El amor a los 20 años» en el que Shintarô Ishihara, Marcel Ophüls, Renzo Rossellini y François Truffaut firmaban el resto de episodios.
    En 1967, Cybulski murió en un accidente de tren, y sobre ese hecho el director articuló su pena con la que es considerada su película más personal, «Todo está a la venta» (1969). Películas como «Las puertas del Paraíso» («Bramy Raju», 1968), «Caza de moscas» («Polowanie na muchy», 1969), «El bosque de abedules» («Brzezina», 1970), «Paisaje después de la batalla» («Krajobraz po bitwie», 1970), «Pilatos y los demás» («Pilatus und andere», 1971), «La boda» («Wesele», 1973) o «La Tierra Prometida» («Ziemia obiecana», 1974) traspasan fronteras y le convierten en un director muy popular en toda Europa.
    La devoción de Wajda por el movimiento polaco del sindicato Solidaridad se manifestó en «El hombre de mármol» (1976) y «El hombre de hierro» (1981), con el líder de Solidaridad Lech Wałęsa haciendo de sí mismo en la segunda. La implicación del director en este movimiento llevó al gobierno polaco a ilegalizar la productora de Wajda. Wajda rueda en Francia y Alemania: «Danton» (1983), «Un amor en Alemania» («Eine Liebe in Deutschland», 1983), «La Crónica de los incidentes amorosos» («Kronika wypadków miłosnych», 1985); «Proust contra la confiscación…» («Proust contre la déchéance», 1988); «Los poseídos» («Les possédes», 1988)…

    A comienzos de los noventa, fue elegido como senador y como director artístico del Teatro Powszchny de Varsovia. Continuó dirigiendo películas ahora centrándose en el tema de la Segunda Guerra Mundial, como en «El anillo del águila coronada» («Pierścionek z orłem w koronie», 1992) y en «Holy Week» de 1996. En 1997, Wajda tomó una nueva dirección con «Miss Nobody» («Panna Nikt»), un drama que explora los aspectos más oscuros y más espirituales de la relación entre tres adolescentes. Tres años después, en los premios Óscar del 2000, Wajda fue galardonado con un Óscar Honorífico por sus numerosas contribuciones al mundo del cine; Wajda donó el premio a la Universidad Jaguelónica de Cracovia. En febrero de 2006, Wajda recibió un Oso de Oro honorífico por toda su carrera en el Festival Internacional de Cine de Berlín.
    Sus últimas películas han sido «La venganza» de 2002, «Katyn», de 2007, «El junco» («Tatarak»), 2009, y «Walesa, el hombre de la esperanza» («Wałęsa, a Man of Hope», 2013)

    Andrzej Wajda se ha casado tres veces. Su segunda mujer fue la popular actriz polaca Beata Tyszkiewicz con quien tuvo una hija nacida en 1967. Su tercera mujer fue la actriz y diseñadora de vestuario Krystyna Zachwatowicz.

    Andrzej Wajda falleció en Varsovia el 9 de octubre de 2016 a consecuencia de una insuficiencia pulmonar.