ZALACAÍN, EL AVENTURERO (1955)

    Titulo original: Zalacaín el aventurero
    Año: 1955
    País: España
    Duración: 95 min.
    Dirección: Juan de Orduña
    Guión: Manuel Tamayo, basado en la novela homónima de Pío Baroja
    Música: Juan Quintero

    Intérpretes

    Virgilio Teixeira, Elena Espejo, Margarita Andrey, Jesús Tordesillas, Carlos Muñoz, María Dolores Pradera, Humberto Madeira, Rosario León, José Sepúlveda, Josefina Serratosa, Manuel Arbó, Ramón Martori, Mariana Larrabeiti, Roberto Samsó, María Cañete, Joan Capri, José Bergia, Lolo García, Modesto Cid, José Vidal, María Rosa Burgués, Luis Induni, José María Cossío, Olga Batalla, Harry Bell, Pío Baroja, Arthur Duarte, María Francés, José Moreno y Juan de Orduña.

    Sinopsis

    Sobre la tumba de Martín Zalacaín de Urbía, tres viejecitas cuentan a Pío Baroja (Pío Baroja) la historia de Zalacaín, que, siendo un chicuelo, ya andaba complicándose la vida con peligros y aventuras. Zalacaín (Virgilio Teixeira) es un joven enamorado de Catalina (Elena Espejo), pelo la diferencia de clase social hace imposible esta relación. Desengañado, se convierte en contrabandista y luego es guerrillero, participando en el bando liberal durante la tercera guerra carlista, Por su parte, Catalina ha sido recluida en un convento por órdenes de su hermano don Carlos (Carlos Muñoz). Zalacaín, disfrazado de general carlista, se hace pasar por don Carlos y rescata a la muchacha del convento, pero precisamente por su disfraz es apresado por los liberales. Zalacaín les cuenta su historia y es al fin liberado. Pero de nuevo ha perdido a su amada y decide partir en su busca, siendo ahora apresado por los carlistas. Don Carlos, finalmente, decide acabar con la vida de Zalacaín en venganza de sus agravios.

    Comentario

    Película de aventuras dirigida por el español Juan de Orduña, basada en la famosa novela de Pío Baroja en la que el propio autor se interpreta a sí mismo. Es la segunda adaptación de la obra, la primera se realizó en 1929 de la mano de Francisco Camacho y fue interpretada por Pedro Larrañaga, Mari Luz Calejo y Ricardo Baroja. Cuenta la historia de tres mujeres que cada día depositan tres rosas rojas en la tumba de Zalacaín. Película rodada con un gran presupuesto y abundantes medios técnicos que fue una de las grandes superproducciones del cine español de principios de los años 50.