YO, MI MUJER Y MI MUJER MUERTA (2019)

    12
    Titulo original: Yo, mi mujer y mi mujer muerta
    Año: 2019
    País: España - Argentina
    Duración: 97 min.
    Dirección: Santiago Amodeo
    Guión: Santiago Amodeo y Rafael Cobos
    Música: Enrique de Justo y Miguel Rivera

    Intérpretes

    Óscar Martínez, Carlos Areces, Ingrid García Jonsson, Malena Solda, Cris Nollet, José Luis Adserías, Carolina Bassecourt, German Baudino y Jorge Booth .

    Premios

    Biznaga de Plata al Mejor Actor (Óscar Martínez) en el Festival de Málaga de cine en español

    Sinopsis

    Bernardo (Oscar Martínez), de 63 años, arquitecto y catedrático de la Universidad de Buenos Aires, acaba de enterrar a su mujer. Hombre tradicional y de fuertes convicciones, se niega cumplir el deseo de su difunta esposa española, ya que lo considera un delirio: esparcir sus cenizas en la Costa del Sol donde ella nació y solía ir todos los años a visitar a su hermana. Según él, aquello no era sino una enajenación de última hora. Pero tras varios días de duelo, en los que Bernardo se muestra desorientado y paranoico y después de que delincuentes profanen su tumba, decidirá tomar un avión y cumplir su deseo. Sin embargo, una vez en Málaga descubre que su esposa era una mujer muy diferente a la que él creía y en España llevaba una doble vida. Será entonces cuando Bernardo decida investigar entre las amistades de su esposa sin desvelar quien es. Piensa que ya nada podrá sorprenderle, pero la vida le demuestra lo contrario, que aún le quedan muchas lecciones por aprender. Por esta razón su capacidad de aceptación permanece latente hasta que sale a relucir de forma progresiva conforme avanza la trama. Poco a poco terminará por ser más comprensivo y reconciliarse con el mundo.

    Comentario

    Una comedia dramática hispano argentina de Santiago Amodeo (“El factor Pilgrim”, “Cabeza de perro”, “Quién mató a Bambi”), que firma también el guion junto a Rafael Cobos, que muestra el cambio de un catedrático de Buenos Aires cuando en la Costa del Sol descubre que su mujer fallecida llevaba una doble vida. Su periplo a España simboliza también el viaje del protagonista hacia la compleja superación personal y aceptación del duelo. Está narrado como una hazaña del héroe clásico empeñado en culminar con éxito su misión salvadora. El retrato del personaje quiere reflejar a un viudo decepcionado con el mundo que cree estar seguro de que nada ni nadie podrá sorprenderle, al que la vida le demostrará lo contrario. La película comienza de forma brillante pero se va desinflando conforme avanza.