WHALE RIDER

    10
    Titulo original: Whale Rider / Te kaieke tohora
    Año: 2002
    País: Nueva Zelanda - Alemania
    Duración: 101 min.
    Dirección: Niki Caro
    Guión: Niki Caro, basado en una novela de Witi Ihimaera
    Música: Lisa Gerrard. Temas musicales: “Bar One”, interpretado por International Observer; “Kaikoura Dub”, interpretado por Pitch Black; “U Want Beef”, interpretado por Deceptikonz; “Voice / Percussion Loop”; y “Jast Passing Through”, interpretado por Nick Theobald

    Intérpretes

    Keisha Castle-Hughes, Rawiri Paratene, Vicky Haughton, Cliff Curtis, Grant Roa, Mana Taumaunu, Rachel House, Taungaroa Emile, Tammy Davis, Mabel Wharekawa-Burt, Rawinia Clarke, Tahei Simpson, Roimata Tamana, Elizabeth Skeen, Tyrone White, Taupua Whakataka-Brightwell, Tenia McClutchie-Mita, Peter Patuwai, Rutene Spooner, Riccardo Davis y Apiata Whangaparita-Apanui.

    Premios

    Nominada al Oscar a la Mejor Actriz Principal (Keisha Castle-Hughes). Premio Bafta de la Academia de Cine Británico a la Mejor Película. Seleccionada para la competición del Festival Internacional de Cine de San Sebastián.

    Sinopsis

    En una pequeña población costera de Nueva Zelanda, los maoríes afirman ser descendientes de Paikea, el Jinete de Ballenas. En cada generación desde ya hace más de 1000 años, un varón heredero del jefe le sucede en el título. Ese momento ha llegado. El hijo mayor del jefe, Porourangi (Cliff Curtis), es padre de gemelos: un niño y una niña. Sin embargo, la madre y el pequeño mueren en el transcurso del parto. La niña superviviente recibirá por nombre Pai. Abatido por el dolor, su padre la abandona al cuidado de sus abuelos. Koro (Rawiri Paratene), su abuelo y Jefe de la tribu, no la reconoce como heredera de la tradición y la rechaza. Sin embargo, su abuela Flowers (Vicky Haughton) ve más allá: es una niña desesperada por ser querida; y Koro, poco a poco, aprende a quererla. Cuando el padre de Pai, Porourangi, ahora un artista reconocido internacionalmente, vuelve a casa tras una ausencia de doce años en Alemania, Koro espera que todo ya haya sido resuelto y que Porourangi acepte su destino y se convierta en su sucesor. Sin embargo Porourangi no tiene la intención de convertirse en Jefe; su larga ausencia le ha separado tanto física como emocionalmente de su gente. Tras una amarga discusión con Koro, se va y se lleva consigo a Pai (Keisha Castle-Hughes), que tiene ya 12 años. Ella inicia el viaje pero vuelve rápidamente, afirmando que su abuelo la necesita. Cegado por los prejuicios, incluso Flowers no puede convencer a Koro de que Pai es su heredera natural. El anciano jefe está convencido que los problemas de su tribu empezaron en el momento en que Pai nació y pide a su pueblo que le traigan a sus hijos de 12 años para iniciar su entrenamiento. Koro cree que, a través de un proceso de aprendizaje de los cantos antiguos, los ritos tribales y las técnicas guerreras, el futuro líder se le revelará. Mientras, en la profundidad del océano, un gran banco de ballenas responde atraído hacia Pai y sus destinos compartidos. Cuando las ballenas embarrancan en la arena de las playas, Koro se convence de que es una señal del final apocalíptico de la tribu. pero una persona se prepara para hacer el gran sacrificio que salve a la gente de la aldea: el Jinete de Ballenas. Pero Pai, que, sí desea ocupar el puesto de su abuelo aunque para ello tenga que luchar contra muchos años de poder ejercido sólo por hombres y que, a escondidas, ha ido aprendiendo los ritos de iniciación, logrará que las ballenas regresen mar adentro convirtiéndose en la auténtica Jinete de Ballenas.

    Comentario

    Emotiva historia contemporánea de amor, rechazo y triunfo en una tribu actual de maories de Nueva Zelanda, con una niña que lucha por alcanzar su destino. Dirigida por Niki Caro (“En tierra de hombres”, “Memoria y deseo”), la película es una adaptación para la gran pantalla de una novela de la escritora neozelandesa Witi Ihimaera. Esta historia de una muchacha que desafía las tradiciones para servir a su pueblo, fue un éxito sin precedentes en su país de origen, Nueva Zelanda, y posteriormente fue galardonada con numerosos premios por todo el mundo. El filme une mensaje tolerante, igualdad de sexos, defensa de los animales (las ballenas) e historia de iniciación.