VISIONARIOS (2001)

    19
    Titulo original: Visionarios
    Año:
    Fecha de estreno en España: 2001
    País: España
    Duración: 108 min.
    Dirección: Manuel Gutiérrez Aragón
    Guión: Manuel Gutiérrez Aragón, inspirado en hechos reales.
    Música:

    Bingen Mendizábal.


    Intérpretes

    Manuel Gutiérrez Aragón ("Todos estamos invitados", "La mitad del cielo") se inspira en un hecho real, el mismo que aprovecho Pío Baroja para escribir el relato "Los visionarios", para esta película, muy bien rodada y muy compleja, en la que no se toma partido ni a favor ni en contra de las supuestas apariciones marianas.

    Premios

    Festival Internacional de Cine de San Sebastián: Seleccionada para la Sección Oficial en competición.


    Sinopsis

    Década de los 30 del siglo XX, época convulsa en España con la llegada de la II República. En el pueblo vasco de Ezkioga, en Guipúzcoa se aparece la imagen de la Virgen, con un manto negro y una espada en la mano, a unos niños, que predice una horrible guerra al grupo de jóvenes que asegura verla. Desde ese momento los valles de Guipúzcoa se llenan de creyentes, curiososy escépticos. En ese entorno, Joshe (Eduardo Noriega) es un escéptico aspirante a maestro que se enamora perdidamente de la camarera Usúa (Ingrid Rubio), una niña del pueblo, que también se convierte en visionaria tras asistir a la proyección de una película de mártires cristianos. El problema es que Joshe deberá luchar por su amor contra un obstáculo aparentemente invencible: las visiones de Usúa mientras sustituye provisionalmente al maestro del pueblo y ayuda al jsuita padre Laburu (Karra Elejalde) a hacer una película dcumental sobre las visiones, siendo testigo de las presiones a que son sometidos los visionarios por la católica Carmen Molina (Emma Suárez), que llega a encarcelarlos, mientras que con inicio de la guerra civil son internados en el manicomio de Mondragón.

    Comentario

    Manuel Gutiérrez Aragón ("Todos estamos invitados", "La mitad del cielo") se inspira en un hecho real, el mismo que aprovecho Pío Baroja para escribir el relato "Los visionarios", para esta película, muy bien rodada y muy compleja, en la que no se toma partido ni a favor ni en contra de las supuestas apariciones marianas.