VIDA DE UN ESTUDIANTE

    Titulo original: The Paper Chase
    Año: 1973
    País: EE.UU.
    Duración: 112 min.
    Dirección: James Bridges.
    Guión: James Bridges, basado en una novela de John Jay Osborn Jr.
    Música: John Williams.

    Intérpretes

    Timothy Bottoms, Lindsay Wagner, John Houseman, Graham Beckel, James Naughton, Edward Herrmann, Craig Richard Nelson, Robert Lydiard, Lenny Baker, David Clennon, Regina Baff, Irma Hurley, Bill Moher, Blair Brown, Richard Whelan, Alan Kwinter, Nicholas Olah, David B. Johns, Tony Silverthorne, John Bethune, Jan Campbell y Dora Dainton.

    Sinopsis

    James T. Hart (Timothy Bottoms), es un joven estudiante de primero de derecho que, en su primer día de curso en Harvard, es humillado por Charles W. Kingsfield Jr. (John Houseman), el profesor más temido de la universidad, que tortura psicológicamente a sus alumnos con los matices e interpretaciones que pueden tener las leyes, llegando incluso al sadismo. Hart desea convertirse en el mejor alumno de la clase, pero el profesor Kingsfield sigue haciéndole la vida imposible. Una noche conoce a una atractiva joven llamada Susan (Lindsay Wagner), que resulta ser la hija de Kingsfield. El joven Hart se enamora de Susan, pero teme la reacción del padre de la chica cuando se entere. Pero será Susan quién le ayudará a superar sus temores y a lograr el éxito en sus estudios.

    Comentario

    Varios años antes de que Desmadre a la americana, de John Landis, pusiera de moda las comedias de ambiente estudiantil, el guionista y realizador James Bridges (El síndrome de China, Urban cowboy) abordó con absoluta seriedad y gran sentido de la percepción la vida cotidiana de una universidad norteamericana a través de vivencias de uno de sus estudiantes, a partir de una novela de John Jay Osborn Jr. La perfecta recreación ambiental de la película debe mucho a la espléndida fotografía de Gordon Willis y a la banda sonora de John Williams. James Bridges ilustra los avatares de un estudiante durante su primer curso en la universidad de Harvard. A los propios méritos de la adaptación de la novela de John Jay Osborn Jr. en la que se inspira el filme hay que sumar su impecable factura formal como consecuencia de la presencia en el equipo técnico de profesionales de la talla del operador Gordon Willis y del compositor John Williams.