VAN GOGH

    Titulo original: Van Gogh
    Año: 1991
    País: Francia
    Duración: 158 min
    Dirección: Maurice Pialat
    Guión: Maurice Pialat.
    Música: Léo Delibes (Bell Song de la ópera Lakmé), Georges Bizet (Habanera de la ópera Carmen) y Jacques Offenbach (Can Can de la ópera-bouffe Orphée aux Enfers).

    Intérpretes

    Jacques Dutronc, Alexandra London, Bernard Le Coq, Gérard Séty, Corinne Bourdon, Elsa Zylberstein, Jacques Vidal, Chantal Barbarit, Claudine Ducret, Frédéric Bonpart, Maurice Coussonneau, Didier Barbier, Gilbert Pignol, André Bernot, Lise Lamétrie.

    Sinopsis

    En el verano de 1890, Vincent Van Gogh (Jacques Dutronc) permanece en un modesto hostal, en Auvers (localidad cercana a París), bajo el amable cuidado del doctor Gachet (Gérard Séty), un amante del arte y protector de diversos pintores, en cuyo hogar encuentra cariño y cuidados. Aunque aparentemente ha logrado recobrar la tranquilidad, el pintor es atormentado por ataques de locura. En Auvers, Vincent retrata a Marguerite (Alexandra London), la hija del doctor, con la que mantiene relaciones. A orillas del río Oise se reencuentra con algunas amigas prostitutas, como la dicharachera Cathy (Elsa Zylberstein), que se sorprende al verle tan envejecido con apenas treinta y siete años. Tras su regreso de un corto viaje a París, después de una fuerte discusión con su hermano Theo (Bernard Le Coq), la única persona que valora su talento, Vincent no logra recuperar la paz interior y ,atormentado por una tristeza infinita que le carcome poco a poco el cuerpo, finalmente decide liberarse.

    Comentario

    Larga recreación de los últimos meses de vida del pintor Vincent Van Gogh realizada con ocasión del centenario de su muerte. El francés Maurice Pialat (No envejeceremos juntos, Loulou, A nuestros amores, Police, Bajo el sol de Satán...) se aleja de tópicos de artista atormentado, con una puesta en escena muy seca y poco cromática, a diferencia de otras versiones cinematográficas de la vida del pintor. Huye del sensacionalismo (no muestra ni el famoso corte de su oreja ni la forma en que se disparó llevándole a la muerte tras una larga agonía) y más que mostrar las actividades de Vincent Van Gogh en sí, nos enseña todo un cuadro costumbrista. Pialat se recrea en los detalles que definen una época (los bailes, las excursiones al campo, las barcas que surcan el río...) y con estas estampas naturalistas entronca la película con una brillante tradición costumbrista del cine francés que viene desde la época de Jean Renoir.