UNO, DOS, TRES (1961)

    Titulo original: One, Two, Three
    Año: 1961
    País: EE.UU.
    Duración: 115 min.
    Dirección: Billy Wilder
    Guión: Billy Wilder y I.A.L. Diamond, basado en la obra "Egy, Ketto, Harom", de Ferenc Molnar.
    Música: André Previn. Temas musicales: "La danza del sable", de Aram Khachaturian; "La cabalgata de las walkirias", de Richard Wagner; y "Itsy-Bitsy Teeny-Weeny Yellow Polka-Dot Bikini", de Brian Hyland.

    Intérpretes

    James Cagney, Horst Buchholz, Pamela Tiffin, Arlene Francis, Howard St. John, Hanns Lothar, Leon Askin, Ralf Wolter, Karl Lieffen, Hubert von Meyerinck, Loïs Bolton, Peter Capell, Til Kiwe, Henning Schlüter, Karl Ludwig Lindt, Liselotte Pulver, Christine Allen, John Allen, Ivan Arnold, Klaus Becker, Paul Bös, Max Buchsbaum, Werner Buttler y Red Buttons.

    Sinopsis

    C. R. McNamara (James Gagney), representante de la Coca Cola en la Alemania Occidental con la sede en el lado occidental del Berlín dividido de 1961, donde vive con su mujer y sus dos hijos, acaricia desde hace tiempo un gran proyecto que, a su juicio, le puede valer un ascenso y ser enviado a la casa central de Londres, introducir la Coca Cola en la Unión Soviética, el símbolo del capitalismo en la cuna del comunismo. Para ello está en tratos con un trío de delegados comerciales soviéticos. Sin embargo, su jefe, Hazeltine (Howard St.John), le dice que no interesa el proyecto y que, por el contrario, lo que debe hacer es ocuparse de su hija Scarlett (Pamela Tiffin), que llega a Berlín esa misma tarde. Se trata de una joven alocada, típico ejemplo de la burguesía norteamericana que, a sus 18 años de edad, ya ha estado prometida cuatro veces. Scarlett pasa en Berlín dos semanas, durante las que, evadiendo la vigilancia de McNamara, se enamora de un joven comunista, Otto Pifft (Horst Buchholz), con el que se casa en secreto. Asustado por la reacción que pueda tener su jefe cuando se entere de lo que ha sido capaz de hacer su hija en tan poco tiempo, McNamara idea un nuevo plan de los suyos. Su primer paso es lograr que el muchacho sea detenido por los comunistas, para lo cual sujeta en su moto un globo con el slogan Rusos go home. Piensa que con él detenido podrá robar el acta de matrimonio y destruirla, creyendo que esto lo resuelve todo. Pero la chica está en cinta, por lo que, ante el peligro de que Scarlett sea madre soltera, deberá rescatar de la cárcel a Otto.. Para enredarlo todo un poco más, los padres de Scarlett anuncian de improviso que llegarán de Atlanta al día siguiente. MacNamara, que es de los que no se rinden fácilmente, urdirá una estratagema que le saque del atolladero: Fabricar a Otto un pasado falso, y convertirle en un aristócrata alemán.

    Comentario

    Una de las comedias más frenéticas de la historia del cine. Al grito de Uno, dos, tres James Cagney, que interpreta al adrenalítico jefe de la Coca Cola en el Berlín dividido de posguerra, consigue hacer pasar a un obrero revolucionario y comunista por un conde cuando se anuncia la visita inesperada del gran jefe. Al mismo tiempo se verá mezclado en un tremendo conflicto cuando descubra que la hija de su jefe se ha casado con un activista de la Alemania Oriental. Toda una sátira política que hoy sigue estando hoy vigente a pesar de la caída de importantes símbolos de la Guerra Fría, una de las mejores comedias de la historia del cine. La vitalidad de James Cagney contribuyó al éxito de esta inteligente y mordaz sátira sobre el imperialismo, el comunismo, la guerra fría, la aristocracia, el pasado nazi de algunos alemanes, las secretarias para todo y el choque de culturas que, pese al tiempo transcurrido y a la caída del muro, sigue siendo tan mordaz como el primer día. Y además es muy divertida.