UNDERWORLD. LA REBELIÓN DE LOS LICÁNTROPOS

    18
    Titulo original: Underworld: Rise of the Lycans
    Año: 2009
    País: EE.UU. - Nueva Zelanda
    Duración: 92 min.
    Dirección: Patrick Tatopoulos
    Guión: Danny McBride, Dirk Blackman y Howard McCain, basado en un argumento Len Wiseman, Robert Orr y Danny McBride, según caracteres creados por Kevin Grevioux, Len Wiseman y Danny McBride.
    Música: Paul Haslinger. Tema musical: "Steal My Romance", interpretado por Ghosts On The Radio

    Intérpretes

    Michael Sheen, Rhona Mitra, Bill Nighy, Steven Mackintosh, Kevin Grevioux, David Ashton, Geraldine Brophy, Leighton Cardno, Alexander Carroll, Elizabeth Hawthorne, Jared Turner, Jason Hood, Mark Mitchinson, Tania Nolan, Craig Parker, Timothy Raby, Larry Rew, Peter Tait, Olivia Taylforth, Eleanor Williams, Edwin Wright, Brian Steele, Kate Beckinsale, Shane Brolly, Kurt Carley, Richard Knowles y Dale Pavinski.

    Sinopsis

    Más de mil años atrás, dos razas de seres sobrenaturales comenzaron a existir, cada una surgida de la estirpe de dos hijos diferentes del inmortal original, Alexander Corvinus. Los vampiros, provenientes de la línea de Markus, se convirtieron en elegantes, aristocráticos y astutos bebedores de sangre. Los hombres lobos, de la línea de William, se convirtieron en bestias salvajes, sin rastro de humanidad y con un insaciable apetito por la violencia. Los vampiros dominaron toda la región local –las salvajes tierras de lo que ahora es el oeste de Hungría- gracias a su inteligencia superior, su fuerza y sus habilidades políticas. Pero incluso ellos les temían a los hombres lobos, quienes, a pesar de su incapacidad de organización e inteligencia, eran poseedores de una inmensa fuerza y salvajismo. Entonces, otro accidente genético rompió nuevamente el equilibrio de poder: una mujer lobo, cautiva en una fortaleza de los vampiros, dio a luz a un niño, aparentemente, humano. Su nombre era Lucian (Michael Sheen), el primer licántropo nacido en cautiverio en la casa de Viktor (Bill Nighy), el supremo y poderoso líder de los vampiros. A diferencia de los originales hombres lobos, de la estirpe de William, este licántropo era capaz de tomar la forma de hombre o de bestia a voluntad. La estirpe de Lucian fue utilizada por Viktor para crear una raza entera de esclavos, utilizados por los vampiros como trabajadores y guardias durante las vulnerables horas de luz, y evitando que se transformaran gracias a unos grilletes de plata colocados alrededor de sus cuellos. Viktor reina sobre sus esclavos, su corte y sus dominios, con mano de hierro. Él sólo ama dos cosas: al poder y a su bella pero terca hija, Sonja (Rhona Mitra). Cada noche, Sonja cabalga con los “Death Dealers”, una elite de soldados vampiros que protege los dominios de Viktor de los merodeadores hombres lobos. Pero sin que lo sepa su padre ni ninguno de sus pares, Sonja se enamora de Lucian, que ahora es un diestro herrero que fabrica armas en el castillo vampiro. Su romance tiene que permanecer totalmente en secreto, porque si es descubierto, significaría la muerte segura para ambos. Cuando Lucian revela que ha encontrado la manera de deshacerse del grillete que lo esclaviza y ser libre, Viktor decide destruirlo como si fuera un animal insumiso. En una emocionante secuencia, Lucian se las arregla para reunir a todos los licántropos esclavizados y escapar de las mazmorras de los vampiros con la ayuda de Sonja. Rehusando abandonar a su amada, Lucian reúne un heterogéneo ejército de licántropos liberados, esclavos y hombres lobos, que vuelven a desafiar el dominio de los vampiros y rescatar a Sonja. El ataque y las secuelas de esta guerra que estalló sin tregua y que arderá entre las dos razas durante siglos. Escenas de batallas increíbles, asombrosas escenas de acción y efectos especiales de criaturas de última generación hacen de Underworld: La rebelión de los Licántropos una aventura épica que se destaca por méritos propios.

    Comentario

    Tercera entrega de la trilogía “Underworld”, inspirada en el videojuego de igual título, que en realidad es una precuela que explica los orígenes entre vampiros y lobos que se vieron en las dos entregas precedentes. El filme está producido por Len Wiseman y protagonizado por Bill Nighy y Rhona Mitra, que hereda el personaje que en las dos entregas precedentes había hecho Kate Beckinsale. Dirige el francés Patrick Tatipoulos, que debuta en el largometraje con este trabajo.