UNA MUJER CUALQUIERA (1949)

    25

    Tras la muerte de su hijo, Nieves Blanco (María Félix) se separa de su marido. Pretende salir adelante por sí misma, pero tropieza con un gran problema: es extraordinariamente atractiva y todos los hombres la ven como un instrumento de placer. A pesar de sus esfuerzos, no encuentra trabajo y no puede ni siquiera pagar la pensión. Desesperada, decide «hacer la calle». Conoce entonces a Luis (Antonio Vilar), un personaje, que la lleva a un chalet apartado del barrio de Ciudad Lineal, que la va a meter en un gran lío, convirtiendo su vida en una frenética carrera de obstáculos.