UNA HISTORIA INMORTAL

    Titulo original: The immortal story / Une histoire immortelle
    Año: 1968
    País: Francia
    Duración: 58 min.
    Dirección: Orson Welles.
    Guión: Orson Welles y Louise de Vilmorin, basado en una novela de Isak Dinesen.
    Música: Erik Satie.

    Intérpretes

    Jeanne Moreau, Orson Welles, Roger Coggio, Norman Eshley y Fernando Rey.

    Sinopsis

    Mister Charles Clay (Orson Welles), un rico comerciante del Macao de finales del siglo XIX, cuando el lugar era una colonia portuguesa, no se resigna a morir sin tener un heredero al que dejar su fortuna. Vive solo desde la muerte de Ducrot, su antiguo socio, al que le provocó la bancarrota y el suicidio por una suma de tan solo 300 guineas. Un día, cuando su contable Elishama Levinsky (Roger Coggio) le ha hecho, como es habitual, la lectura de las cuentas, Clay le relata una vieja leyenda de marineros, en la que un viejo rico ofrece a un joven marino cinco guineas para que le haga un hijo a su joven esposa. Levinsky le indica a Clay que esta historia circula de barco en barco, aunque nadie puede afirmar que sea cierta. Sorprendido, Clay decide transformar la ficción en realidad y ordena a Levinsky que le busque una mujer para ello. Levinsky ofrece cien guineas a Virginia (Jeanne Moreau), la sirvienta de uno de sus amigos. Pero Virginia es la hija del fallecido Ducrot, y exige 300 guineas. Por su parte, Clay recoge de la calle a Paul (Norman Eshley), un joven marino que ha sobrevivido a un naufragio. Paul y Virginia hacen el amor, pero el desenlace no será el que Mister Clay espera.

    Comentario

    La historia de un anciano que quiere convertir una leyenda en realidad, un trabajo de menor renombre de Orson Welles, rodado, en principio, para la televisión francesa. Destinada en un principio a ser un largometraje compuesto de tres historias, quedó reducido a una, basada en la novela de Isak Dinesen. Es la primera película en color de Orson Welles como director, con espectaculares exteriores rodados en España, en localizaciones como la Plaza Mayor de Chinchón o el pueblo de Pedraza (Madrid), que en relato pasan por Macao. Es una película realizada con una gran austeridad presupuestaria, de una hora de duración y con un espléndido trabajo de Jeanne Moreau como protagonista, en la que Welles logra penetrar con acierto en el misterio de la obra de Dinesen.