UNA CHICA CASI FORMAL

    Titulo original: Una chica casi formal
    Año: 1963
    País: España - Alemania
    Duración: 90 min.
    Dirección: Ladislao Vajda
    Guión: Bekefi, Jacobi y Luis de Diego.
    Música: Manuel Parada.

    Intérpretes

    Liselotte Pulver, Alberto Mendoza, Venancio Muro, Juanjo Menéndez, Miguel Gila, Mariano Azaña, Manolo Morán, Alicia Altabella, Ángel Álvarez, María Cabo, Ana María Custodio, Martin Held y Goyo Lebrero.

    Sinopsis

    La simpática joven Lili Steiner (Liselotte Pulver), empleada de la empresa alemana Zump Werke, acompaña a Robert Stechler (Martin Held), director general de la empresa, durante los quince días que dura un viaje de negocios a Madrid. Sus compañeras la envidian, piensan que Robert Stechler, aunque está casado y tiene dos hijos, la convertirá en algo más que su secretaria. Pero Lili Steiner conoce en Madrid a Carlos García Manzanares (Alberto de Mendoza), un presentador de televisión, que se enamora de ella y le propone que se casen. La muchacha duda entre aceptar el bien remunerado puesto de secretaria personal que le ofrece Robert Stechler y la vida con Carlos García Manzanares y su gran familia española, pero se decide a despedirse de su jefe y casarse con el español tras acertar los 14 resultados de una quiniela que ha hecho con sus amigos del Café granada, el taxista Álvarez (Manolo Morán), que se compra un taxi nuevo, el fotógrafo ambulante José (Juanjo Menéndez), que paga una operación estética a su hermana, y el vendedor ambulante de corbatas Manolo (Mariano Azaña), que comienza a vivir como un hombre rico. Cuando descubren que esa semana los acertantes de la quiniela son muchos y tocan a muy poco dinero cada uno, se dan cuenta de que creerse ricos durante unas horas les ha permitido tomar unas decisiones que no hubiesen tomado en otras circunstancias, y que les ayudan a ser más felices.

    Comentario

    Penúltima película dirigida por el húngaro Ladislao Vajda, que moriría en pleno rodaje de la siguiente, "La dama de Beirut". La comedia se basa en la oposión entre las mentalidades alemana y española, con un eficaz protagonismo de la actriz alemana Liselotte Pulver, que dos años antes había triunfado como protagonista de la película de Billy Wilder "Uno, dos, tres".