UNA BODA DE MUERTE

    Titulo original: A Few Best Men
    Año: 2011
    País: Australia - Gran Bretaña
    Duración: 97 min.
    Dirección: Stephan Elliott
    Guión: Dean Craig
    Música: Guy Gross

    Intérpretes

    Xavier Samuel, Kris Marshall, Rebel Wilson, Olivia Newton-John, Kevin Bishop, Elizabeth Debicki, Laura Brent, Steve Le Marquand, Tim Draxl, Margaux Harris, Guy Gross, Geordie Robinson, Jonathan Biggins, Alan Cinis, Matt Butcher, Charlotte Krinks, Phillip Scott, Oliver Torr y Tom Usher.

    Sinopsis

    David (Xavier Samuel) es un joven británico que viaja a Australia para casarse al fín con Mia (Laura Brent), el amor de su vida a la que ha conocido durante unas vacaciones en una paradisiaca playa. La chica es la hija de Jim (Jonathan Biggins), un importante político conservador y terrateniente, que espera que un día su hija herede todos sus negocios, y de su esposa Barbara (Olivia Newton-John). David regresa de Inglaterra en compañía de sus tres mejores amigos, unos jóvenes descerebrados que van a ser sus padrinos: el inocente Graham (Kevin Bishop), el sensible Tom (Kris Marshall) y el deprimido Luje (Tim Draxl). El viaje no será fácil y una vez que pisan suelo australiano, los tres padrinos deciden no viajar con el novio en el coche que la familia de su prometida ha puesto a su disposición, sino hacer la ruta por su cuenta en un coche alquilado, incluyendo una visita a un camello con el que han contactado por internet, que vive rodeado de seguridad en un recóndito lugar. La boda se prepara con todo detalle en la impresionante granja de los padres de la chica y a ella acuden las más altas autoridades de la zona. Pero sus padrinos harán que su boda sea un auténtico caos cuando uno de ellos, por equivocación, se lleva el maletín lleno de drogas del camello al que han visitado. Durante su ceremonia y todos los preparativos, se hará patente la diferencia de culturas de sus amigos y la familia de su novia que crearan algunas situaciones completamente absurdas.

    Comentario

    El guionista Dean Craig, es el verdadero artífice de esta película, que se puede ver como una continuación de la versión americana de “Un funeral de muerte”. Craig fue quién impuso al director, Stephan Elliott (el recordado realizador de “Las aventuras de Priscilla, reina del desierto”). La película es la típica comedia gamberra, en este caso de producción australiana, que habla del choque de culturas entre la rigidez de la tradición y las buenas maneras, y la espontaneidad y el desmadre.