UN TRABAJO EN ITALIA (1969)

    Titulo original: The Italian Job
    Año: 1969
    País: Gran Bretaña
    Duración: 96 m.
    Dirección: Peter Collinson
    Guión: Troy Kennedy-Martin.
    Música:

    Quincy Jones.


    Intérpretes

    Michael Caine, Noel Coward, Benny Hill, Raf Vallone, Tony Becley, Margaret Blye, Rossano Brazzi, Irene Handl, John Le Mesurier, Fred Emney, John Clive, Graham Payn, Michael Standing, Stanley Caine, Barry Cox y Harry Baird.

    Sinopsis

    Charlie Croker (Michael Caine) tiene un trabajo que hacer. Es un delincuente británico que acaba de salir de la cárcel y que se entera que uno de sus amigos, Mr. Bridger (Noel Coward), está preparando un arriesgado robo en Italia, justo delante de las narices de la mafia de Turín. Mister Bridger, un cerebro criminal que lo ha planeado todo desde la cárcel, no ha llegado demasiado lejos, por lo que Charlie se hace cargo del trabajo. Utilizando tres pequeños coches utilitarios, un par de Jaguars y un autobús, espera paralizar el centro de la ciudad, robar una gran cantidad de oro, y escapar limpiamente. El botín va a ascender a más de cuatro millones de dólares en oro y para lograr su trabajo el grupo deberá despistar previamente a la mafia, y provocar el mayor atasco circulatorio de la historia con la ayuda de un grupo de hinchas del fútbol. Para ello organiza una banda, ensaya los detalles y se prepara para el gran golpe. Pero desde el primer momento las cosas no empiezan a salir como desearía.

    Comentario

    Una comedia del subgénero de atracos perfectos en los que siempre la actividad delictiva de los protagonistas es un desastre. El director Peter Collinson acentuó los elementos más humorísticos del relato contando para ello con la complicidad de un reparto muy internacional en donde destaca un estupendo Michael Caine y los italianos Raf Vallone y Rossano Brazzi. Se trata de una comedia muy agradable con un final abierto bastante sorprendente que combina humor y acción con unas persecuciones muy espectaculares, por las calles y por los tejados de la ciudad, en donde Peter Collinson cuida los elementos propios de la intriga hasta el menor detalle. Durante el rodaje sucedieron anécdotas muy divertidas como la del atasco de tráfico, que resultó real por el interés de los conductores en ver como se estaba rodando la película o el del autobús colgado a punto de despeñarse, secuencia en la que no quiso participar ningún especialista por el riesgo que comportaba y que tuvo que ser sujetado por los propios miembros del equipo del filme. Esta comedia de acción se ha convertido en una auténtica película de culto de los años 60, con la persecución más loca de la historia del cine y un final tan inesperado como asombroso. La película conoció remake debidamente actualizado, "The italian job", dirigido por F. Gary Gray.