UN REY PARA CUATRO REINAS (1956)

    22
    Titulo original: The King and Four Queens
    Año: 1956
    País: EE.UU.
    Duración: 84 min.
    Dirección: Raoul Walsh
    Guión: Richard Alan Simmons y Margaret Fitts, basado en una novela de Margaret Fitts.
    Música: Alex North

    Intérpretes

    Clark Gable, Eleanor Parker, Jean Willes, Barbara Nichols, Sara Shane, Roy Roberts, Arthur Shields, Jay C. Flippen, Jo Van Fleet, Florenz Ames y Chuck Roberson. Guion: Richard Alan Simmons y Margaret Fitts, basado en una novela de Margaret Fitts.

    Sinopsis

    Dan Kehoe (Clark Gable), un fascinante bribón un fugitivo, se entera del trágico fin de la banda de los cuatro hermanos McDade de la existencia de un tesoro en lingotes de oro enterrado en el rancho de sus esposas. Tres de ellos han muerto en un encuentro con los agentes de la ley, y el cuarto ha desaparecido gravemente herido por la explosión de un depósito de dinamita. Nadie conoce el nombre del último, ni si finalmente se salvó. Dan Kehoe se esconde en el rancho perdido en el desierto en el que vive la temperamental viuda, la señora McDads (Jovan Fleet), y las cuatro esposas de sus hijos, Sabina (Eleanor Parker), Ruby (Jean Willes), Birdie (Barbara Nichols) y Oralie (Sara Shane).La madre le acoge a tiros, hiriéndole, paro las cuatro muchachas quedan fascinadas y seducidas por el apuesto y desaprensivo Dan, al que prodigan sus cuidados hasta reponerlo de sus heridas. En justa correspondencia él les prodiga sus gentilezas y atenciones, pero muy especialmente a Sabina. Mediante un hábil engaño que tiende a la madre, consigue saber donde se encuentra el tesoro fruto del asalto a una diligencia e intenta convencer a Sabina para cogerlo y escapar juntos. El sheriff Larrabe (Roy Roberts) y sus agentes también están tras la pista del dinero, lo que complica la operación hasta unos límites insospechados. La solución de este embrollo presenta dificultades insuperables, pues la posesión del botín convierte a Dan en un poscrito, cosa que bo entraba en los cálculos del desahogado sujeto, que le obliga a tomar unas genial decisión que le permita disfrutar del beneficio que buscaba sin situarse fuera de la ley, al tiempo que sale del jaque mate que le habían dado las cuatro reinas.

    Comentario

    Raoul Walsh, director de películas como “Murieron con las botas puestas”, “Objetivo: Birmania” o “Tambores lejanos”, realizó aquí uno de sus westerns llamados psicológicos, iniciados en 1947 con “Pursued”. Para ello contó con la colaboración de un otoñal Clarke Gable, que se resistía al ocaso asociándose a directores de la vieja escuela de los estudios de Hollywood, entre los que se encontraba Walsh. Gable ya había participado en un western el año anterior, “Los implacables”, que había logrado bastante éxito, tanto crítico como comercial, y volvería a hacer lo mismo un año después con “La esclava libre”, el último western interpretado por el actor estadounidense.