UN RAYO DE LUZ (1960)

    Titulo original: Un rayo de luz
    Año: 1960
    País: España
    Duración: 107 min.
    Dirección: Luis Lucia
    Guión: Félix Atalaya, Manuel Atalaya y Jaime García Herranz, según un argumento de Félix Atalaya, Manuel Atalaya
    Música: Gregorio García Segura y Augusto Algueró. Temas musicales interpretados por Marisol.

    Intérpretes

    Marisol, Anselmo Duarte, María Mahor, Julio San Juan, María del Valle, Félix Fernández, Rafaela Rodríguez, María Isbert, Joaquín Roa, Pilar Sanclemente, Pilar Sala, Antonio Molino Rojo, José Cuenca, Juan Cortés, Joaquín Burgos, Pedro Rodríguez de Quevedo, Ricardo G. Lilló, Amalia Rodríguez, Antonio Taño, Manuel Guitián, María José Goyanes y Elías Rodríguez.

    Sinopsis

    En su breve estancia en España, Carlos D’Angelo (Antonio Molino Rojo), el primogénito del conde D’Angelo (Anselmo Duarte), pudiente familia italiana, se casa en secreto con Elena (María Mahor), una modesta artista del género cómico. Cuando Carlos regresa a Italia y muere en un accidente de aviación. De este matrimonio nace una niña: Marisol (Marisol). El conde D’Angelo rehusa aceptar como hija a la que legítimamente lo es. Elena corresponde con dignidad, negándose a aceptar ayuda, excepto la educación de su hija. Así pasan unos años, hasta que, gracias a la intercesión de su tío Pablo D’Angelo (Julio San Juan), Elena y el conde D’Angelo aceptan que Marisol deje su colegio de Málaga para ir a pasar las vacaciones a la mansión de su abuelo, en Roma. La simpática Marisol no tarda en conquistar al viejo cascarrabias de su abuelo, logra que haga las paces con su vecina María Victoria Continenza (Pilar Sala) y que las clases de inglés con su profesora Elizabeth (María Isbert) cada vez sean más breves, mientras el conde D’Angelo cada día interviene más en sus juegos. Al final Marisol consigue que su abuelo y su madre se encuentren en Madrid, hagan las paces y el conde D’Angelo les regale un piso donde vivirán con el tío Pablo D’Angelo, que se ha enamorado de su madre.

    Comentario

    Primera película de Marisol, la película que la consagró como la gran estrella infantil de los primeros años 60 y la llevaron a posar como curioso fenómeno sociológico. Entretenimiento ameno para todos los públicos, sin complicaciones y firmado por la eficacia de un competente director, Luis Lucia, especializado en descubrir niños prodigios y que hubiera merecido mejores encargos.