UN DOMINGO CUALQUIERA

    Titulo original: Any Given Sunday
    Año: 1999
    País: EE.UU.
    Duración: 144 min.
    Dirección: Oliver Stone
    Guión: John Logan y Oliver Stone, basado una historia de John Logan y Daniel Pyne
    Música: Bill Brown, Swizz Beat, Richard Horowitz, Camara Kambon, Paul Kelly, Michael A. Levine, Tony McAnaney, Michael A. Reagan y Robbie Robertson. Temas musicales: Find My Baby, interpretado por Moby, Flying Foxes, interpretado por Moby, My Weakness, interpretado por Moby, Everloving, interpretado por Moby, Como Ves, interpretado por Ozomatli, My Niggas, interpretado por DMX, Ultramarine, interpretado por Michael Brook, Right Here, Right Now, interpretado por Fat Boy Slim, Use Me, interpretado por Bill Withers, Take California, interpretado por Propellerheads, Twilight Zone, interpretado por 2 Unlimited, Bawitdaba, interpretado por Kid Rock, Be A Man, interpretado por Hole, Whatever It Takes, interpretado por P.O.D., Fuck That, interpretado por Kid Rock y Why, interpretado por Godsmack.

    Intérpretes

    Al Pacino, Cameron Diaz, Dennos Quaid, James Wood, Matthew Modine, Jamie Foxx, LL Cool J, Charlton Heston, Ann-Magret, Aaron Eckhart, John C. McGinley, Bill Bellamy, Lauren Holly, Lela Rochon, Elizabeth Berkley, Andrew Bryniarski, Jim Brown y Lawrence Taylor

    Sinopsis

    Cuatro años atrás, Los Tiburones de Miami, un equipo de fútbol americano, entrenados por Tony D’Amato (Al Pacino) ganaron dos campeonatos consecutivos, pero ahora, se encuentran en apuros con varias derrotas consecutivas, falta de público y jugadores llegando ya al ocaso de sus carreras, particularmente su jefe de equipo de 39 años de edad Jack Cap Rooney (Dennis Quaid), quien desesperadamente se aferra a lo poco que le queda como jugador profesional. Fuera del estadio, D’Amato tiene problemas con un fallido matrimonio y con sus hijos, y a menudo se encuentra en conflicto con Christina Pagniacci (Cameron Diaz), la joven presidente y co-propietria de los Tiburones. A diferencia de su difunto padre, un protector de la vieja guardia que creía en la honestidad del deporte, Christina maneja al club con un estilo agresivo. Ella sabe que la dura realidad del deporte de hoy en día significa que el pastel se tiene que dividir entre la prensa, el mercadeo y la mercadería… y un equipo perdedor equivale a una inversión perdedora. Y aunque ella no puede imponerse a Tony D’Amato en sus confrontaciones, está empeñada en sus propias batallas sin ceder un centímetro. Cuando un devastador golpe saca del juego a Cap Rooney, el tercer base de los Tiburones, Willie Beamen (Jamie Foxx), que se pasa los partidos en el banquillo, es llamado por el entrenador para que se convierta en el nuevo base titular. Después de un incierto inicio, y en contra de todas las expectativas, Beamen comienza a asombrar tanto a los aficionados como a la gerencia del club con su espectacular desenvolvimiento, poniendo en duda el futuro del gran Cap Rooney y forzando a D’Amato a volver a evaluar sus ideales de lealtad personal y profesional. Pues mientras que D’Amato cree firmemente que el deporte tiene que ser algo más que una victoria, la única meta que Beamen tiene es la de ganar…con todos los premios materiales que él pueda adquirir durante la corta carrera de un atleta profesional. Con Beamen empujando por un lado y Christina Pagniacci presionando

    Comentario

    El director Oliver Stone (Platoon, Nacido el cuatro de julio) vuelve a mostrar el lado más oscuro de la sociedad norteamericana vista a través del dinámico prisma del deporte profesional. Aunque el fútbol americano proporciona el agitado telón de fondo de la historia, la película examina de manera épica e íntima simultáneamente a estos modernos gladiadores, así como a sus entrenadores y a sus a menudo acosadas familias, a los adinerados propietarios de los equipos y a las empresas que tratan de controlar el juego como un gran negocio, a la ávida prensa deportiva y a los parásitos que intentan disfrutar de su glamour.