UN DIAMANTE AL ROJO VIVO

    Titulo original: The Hot Rock
    Año: 1972
    País: EE.UU.
    Duración: 105 m.
    Dirección: Peter Yates
    Guión: William Goldman, basado en una novela de Donald E. Westlake.
    Música: Quincy Jones.

    Intérpretes

    Robert Redford, George Segal, Zero Mostel, Ron Leibman, Paul Sand, Moses Gunn, William Redfield, Topo Swope, Charlotte Rae, Graham Jarvis, Harry Bellaver, Robert Levine, Lee Wallace, Seth Allen, Robert Weil, Lynne Gordon, Grania O'Malley, Fred Cooke, Mark Dawson, Gilbert Lewis, George Bartenieff, Ed Bernard, Charles White, Christopher Guest y Burt Richards.

    Sinopsis

    Nada más salir de la cárcel, John Archibald Dortmunder (Robert Redford) recibe una oferta de trabajo de su cuñado Andrew Kelp (George Seagal): Se trata de robar un diamante reclamado por el representante en las Naciones Unidas del pequeño país de Batabi Central, para el que tiene un gran significado, que les fue arrebatado en la época colonial, y que ahora está expuesto en el museo de Brooklyn. Dortmunder reúne a un equipo de ladrones y elabora un minucioso plan para apoderarse del diamante. Sin embargo, pese a la meticulosidad de toda la preparación, las circunstancias y la mala suerte provocan que las sosas se encadenen y todo comience a salir mal.

    Comentario

    Una divertida comedia de intriga policíaca con Robert Redford y George Segal en la piel de dos incompetentes ladrones. Peter Yates, creador de la memorable persecución automovilística por las calles de San Francisco en Bullit, repite la fórmula, siendo ahora una huída en helicóptero a través de los rascacielos de Manhattan completamente espectacular la que pone un ritmo trepidante a la historia. Rodada íntegramente en Nueva York, es una historia del subgénero de atracos perfectos, que cuenta con un humor corrosivo y unas imágenes muy espectaculares. Robert Redford, tras algunos leves escarceos con el género, se lanza aquí de cabeza a la comedia, quedando su personaje de John Archibald Dortmunder como una de sus más inolvidables y emblemáticas creaciones. A su ladro George Segal, un sólido actor que se mueve por el género como pez en el agua y un Zero Mostel simplemente grandioso, también con uno de sus grandes trabajos cinematográficos. El director Peter Yates volvió aquí a un tipo de cine que ya había desarrollado en El gran robo sobre el atraco al tren de Glasgow, demostrando que es de los escasos cineastas en combinar acción y espectacularidad con una solvente y muy precisa dirección de actores.