UN BURGUÉS PEQUEÑO, MUY PEQUEÑO

    85
    Titulo original: Un boghese piccolo piccolo
    Año: 1976
    País: Italia
    Duración: 122 min.
    Dirección: Mario Monicelli
    Guión: Sergio Amidei y Mario Monicelli, basado en una novela de Vincenzo Cerami
    Música: Giancarlo Chiaramello.

    Intérpretes

    Alberto Sordi, Shelley Winters, Vincenzo Crocitti, Romolo Valli, Renzo Carboni, Enrico Beruschi, Marcello Di Martire, Francesca D'Adda Salvaterra, Edoardo Florio, Ettore Garofolo, Roberto Antonelli, Giancarlo Chiaramello, Mario Maffei, Renato Malavasi, Antonio Meschini, Aldo Miranda, Paolo Paoloni, Valeria Perilli, Renato Scarpa y Pietro Tordi

    Premios

    Premio David di Donatello de la Academia de Cine Italiano a la Mejor Película, al Mejor Actor (Alberto Sordi) y al Mejor Director. Premios Especiales David di Donatello a Vincenzo Crocitti y a Shelley Winters por sus interpretaciones. Seleccionada para la competición del Festival Internacional de Cine de Cannes.

    Sinopsis

    Giovanni Vivaldi (Alberto Sordi) es funcionario en un ministerio, en Roma. Tras una vida gris, dedicada a su trabajo como funcionario, está a punto de jubilarse y su mayor preocupación es poder dejar colocado a su hijo Mario (Vincenzo Crocitti) con un trabajo fijo. Un superior le sugiere la conveniencia de que se haga masón para poderle ayudar y así asegurar la elección de su hijo por lo que no duda en renunciar a sus propias convicciones con tal de satisfacer los más mínimos deseos de sus superiores. Mario aprueba el examen, pero un trágico suceso acaba con los sueños de Giovanni. Mario es asesinado por un delincuente durante el robo a un banco el mismo día que se presentaba a la oposición estatal. A partir de ese momento Giovanni sólo vivirá para poder saborear su venganza. Y al localizar al asesino, no lo denuncia sino que lo secuestra, lo tortura y lo deja morir. Transformado ya en su más profundo ser por los trágicos acontecimientos, y al quedarse solo por la muerte de su esposa Amalia (Shelley Winters), Giovanni parece estar dispuesto a transformarse en una suerte de justiciero.

    Comentario

    Mario Monicelli (“Rufufú”, “Queremos los coroneles”) retrata al pequeño burgués como un ser cerrado, egoísta y absolutamente privado de dimensiones sociales. Alberto Sordi da vida aquí a una de esas personas más o menos acomodadas, sin conciencia de clase, que se siente integrada totalmente en la sociedad y se muestra reacia a una transformación radical de la misma, cuyo único empeño es que su hijo siga su mismo camino y que, tras un trágico suceso se transformará en un justiciero que se toma la justicia por su mano.