UN BUEN DOCTOR (2019)

    164

    Es Nochebuena. Los parisinos más afortunados están a punto de abrir sus regalos, rodeados de sus familiares. Otros miran la tele, en solitario. Y otros, como Serge Mamou-Mane (Michael Blanc), trabajan. Serge Mamou-Mane es el único médico de guardia de SOS Médicos esa noche. Todos su compañeros se han largado. De todas maneras, no le quedaba más remedio, ya que se había tomado demasiadas libertades y estaba a punto de ser expulsado. La lista de visitas es enorme, Serge intenta seguir el ritmo, con mal genio, cuando le llega la dirección del próximo paciente. Se trata de Rose (Solène Rigot), una conocida de la familia, que necesita ayuda. Mamou llega a casa de Rose al mismo tiempo que Malek (Hakim Jemili), un repartidor de comida a domicilio, también de servicio esa noche. Mamou-Mani sufre un accidente de espalda que complica todavía más su ajetreado turno, que le obliga a permanecer en su coche. Desesperado y abatido, sin poder moverse, se verá obligado a recurrir al repartidor para la visita de sus pacientes durante esa noche mientras que Mamou le va aconsejando por teléfono.